20:00. LUNES 21 DE OCTUBRE DE 2019

‘Corralito’ a la asturiana

Oviedo
23 marzo, 2013

Cajastur-Liberbank ha convertido a 15.000 pequeños ahorradores en inversores de alto riesgo. ‘Brokers’ que, contra su voluntad, verán reciclado el dinero que ingresaron en la entidad (productos híbridos), en acciones de un consorcio de cajas, que comenzará a cotizar en Bolsa el próximo mes de mayo. La ‘recapitalización’ de la entidad, impuesta por Bruselas, está golpeando directamente en el bolsillo de miles de clientes de Cajastur, que confiaron su dinero a la antigua caja asturiana, a través de los llamados ‘productos híbridos’: participaciones preferentes y deuda subordinada. Manuel Menéndez, doble presidente de Cajastur-Liberbank, no solo debe hacer ‘caja’ (1.384 millones de euros) para tapar los agujeros del banco, además capitanea una temeraria salida a Bolsa que puede tener imprevisibles consecuencias, según ha alertado ya el Banco de España. Por lo pronto, el capital social de la entidad financiera perderá valor y quedará reducidos a mínimos históricos. En muy poco tiempo, Cajastur ha pasado de las plusvalías a las minusvalías, ha descapitalizado una entidad que siempre fue solvente, y su desplome ha arrastrado a miles de pequeños clientes, que nunca se plantearon arriesgar sus ahorros en los especulativos mercados financieros. Y sin saberlo, ahora son copropietarios de activos tóxicos.

Hace tres semanas, Cajastur-Liberbank comenzó a llamar a los titulares de participaciones preferentes y deuda subordinada. 15.000 clientes, solo en Asturias, -la entidad financiera rebaja hasta los 4.000 esta cifra- que en su mayoría adquirieron estos perversos productos financieros en 2009. Los clientes pensaban que estaban realizando un depósito (inversión), pero en la práctica la entidad estaba ‘secuestrando’ su dinero. Las participaciones preferentes son un depósito cautivo y a ‘perpetuidad’, que a cambio de mantener de por vida el dinero en una cuenta, ofrece altos intereses. La deuda subordinada es similar, pero tiene ‘fecha de caducidad’ (en este caso, 10 años). Dos productos financieros (‘híbridos’), sujetos -además- a la letra pequeña que los banqueros ocultan a sus clientes.

Cuando a lo largo del año pasado, en plena polémica por las ‘preferentes’, algunos ahorradores intentaron recuperar sus fondos, Cajastur-Liberbank les informó que debían esperar, como poco, hasta 2019. Un ‘corralito’ a la asturiana. Pero a principios de este mes, la situación cambió. El banco nunca les devolverá el dinero. Se lo cambiará por acciones.

“Se sienten engañados. Les ofrecieron un depósito a plazo fijo, y ahora Cajastur-Liberbank les fuerza a ser accionistas”, afirma María Prado, la coordinadora de Adicae (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros) en Asturias. El pasado martes convocó una asamblea para ofrecer información sobre el ‘canje’. Y sus previsiones de asistencia quedaron desbordadas. Participaron más de 500 afectados. “Cajastur-Liberbank pretende imponer el cambio de participaciones por acciones. Y ninguno de sus 15.000 clientes, solo en Asturias, pretendía convertirse en un inversor de riesgo”. La ‘oferta’ de Liberbank es transformar el 20% de sus ahorros en acciones de forma directa (1,11 euros por acción), y el 80% restante en ‘cocos’, bonos convertibles por títulos del banco. Los temibles ‘cocos’, otro producto financiero desconocido para la mayoría de los clientes, deberían convertirse en acciones, como máximo, dentro de 5 años. Si los inversores de Cajastur no aceptan el canje, quedarán en manos de la decisión que tome el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). “El FROB impondrá una quita del 10% a los ahorros, y obligará a convertir el 90% restante, en títulos. Están atrapados”. Para Cajastur-Liberbank, todo son ventajas. No solo dejará de pagar los intereses por las participaciones preferentes y la deuda subordinada, además reforzará su salida a Bolsa con 200 millones de euros ‘extra’, el valor de estos productos ‘híbridos’ contratados en Asturias. En toda España, el ‘botín’ de Cajastur-Liberbank (preferentes y deuda subordinada) asciende a 866 millones de euros, 549 en manos de pequeños inversores, y el resto a cuenta de otros inversores.

“La mayoría son pequeños inversores, gente que metió 1.000 o 2.000 euros, o que confió el dinero de una herencia a Cajastur. Apenas hay afectados por encima de los 100.000 euros”. Quienes confiaron sus ahorros en estos depósitos especulativos, no tienen formación financiera ni un perfil de ‘tiburón de las finanzas’. Invirtieron en preferentes, porque ofrecía las garantías de un depósito, y una alta rentabilidad. María Prado reconoce que en las reuniones celebradas hasta ahora, han tenido que explicar a los participantes qué es un ‘coco’, una preferente o qué implica la salida a Bolsa. “Al menos, quién contrató con Cajastur, está en mejores condiciones. Los clientes de Caja Cantabria o Caja Extremadura, podría perder hasta el 80% de los ahorros”.

Mentar la palabra ‘Bolsa’ produce angustia en los clientes atrapados por el canje de Cajastur-Liberbank. En julio de 2011, Bankia salió al parqué, con títulos a 3,75 euros. El pasado mes de febrero, Bankia tocó fondo, con 0,33 euros por acción. Y los organismos financieros de Bruselas, impondrán una depreciación, hasta que cada título cueste solo un céntimo, el precio mínimo fijado por el regulador español. Simplemente, el valor de las acciones no podrá caer más. Si Liberbank sale a a Bolsa a 1,11 euros, ¿cómo se comportará el mercado? ¿Liberbank acabará desplomándose como Bankia? Nadie puede responder por el momento a estas preguntas, pero el futuro se adivina muy poco halagüeño. Cajastur-Liberbank ha intentado tranquilizar a sus clientes, asegurándo que quienes conserven las acciones durante al menos dos años, recibirán una prima anual del 6%. Y quien no canjee los ‘cocos’ durante el mismo periodo, ingresarán un 7% de su valor, como ‘recompensa’. En ambos casos, se trata de incentivos para que los tenedores de preferentes no vendan inmediatamente las acciones que van a recibir a cambio. Si venden en ‘bloque’, Liberbank se desplomaría en su debut bursátil. En el folleto explicativo del canje, en la letra pequeña, el conglomerado de cajas de ahorros, se reserva el derecho a no repartir dividendos o primas. La decisión quedaría en manos del Consejo de Administración de Liberbank, que actuaría de acuerdo con las necesidades de ‘tesorería’. Según fuentes de Cajastur-Liberbank, las acciones del banco no serán rentables hasta, al menos, dentro de tres años, aunque son previsiones muy optimistas. En cualquier caso, si la entidad no obtiene beneficios hasta 2016, ¿por qué anuncia Cajastur-Liberbank una prima para sus accionistas en 2015? Para Adicae es solo una estrategia para calmar los ánimos de sus inversores, a poco más de un mes del inicio de la aventura bursátil de Liberbank, con el fin de retener el mayor número de títulos posible. Para quienes no quieran ‘jugar’ en la Bolsa, lo más sensato sería vender inmediatamente sus acciones. Pero inundar el parqué con 200 millones de euros en títulos en las primeras sesiones, provocaría el hundimiento de la cotización.

Para defender sus intereses, y que Cajastur-Liberbank no imponga sus condiciones, los clientes minoristas se plantean presentar una demanda colectiva contra los directivos de la entidad, por estafa. No solo son propietarios de ‘activos de riesgo’ sin saberlo, sino que además es muy probable que nunca puedan recuperar el 100% de su inversión. Adicae critica la “formula engañosa” del canje. La asociación, que emprendió acciones judiciales contra las ‘cláusulas suelo’ de las hipotecas, y contra varios bancos y cajas por engañar a sus clientes (Sabadell, BBVA, CAM, La Caixa, Caixa Cataluña, Nova Galicia, Banca Cívica y Banco Santander), se apoyará en una sentencia del juzgado de Primera Instancia nº6 de Oviedo, que acaba de declarar nula la venta de deuda subordinada a un matrimonio asturiano. El tribunal considera que “no se les facilitó toda la información relevante”, y que Cajastur “vistió” el producto financiero de alto riesgo, como si fuera un depósito a plazo fijo. Y hay otras sentencias, en Galicia y Cataluña, que apuntan en la misma dirección.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter