15:50. LUNES 24 DE FEBRERO DE 2020

La hora de una nueva Asturias

Editorial
23 mayo, 2011

Francisco Álvarez Cascos ha ganado las elecciones autonómicas aunque necesitará el apoyo del Partido Popular para gobernar. Los resultados de las elecciones dibujan un mapa inédito en Asturias, con el fin del bipartidismo, y con la victoria de un partido (Foro Asturias) que tan solo tiene 100 días de vida; un hecho insólito, a nivel nacional, en 34 años de historia democrática.

La victoria de Álvarez Cascos contrasta con la derrota del PSOE y el PP, que han obtenido sus peores resultados desde las primeras elecciones de 1983. En el caso del Partido Popular la derrota, además de histórica –ha perdido la mitad de sus votos con respecto a los comicios de 2007-, merece pasar por el diván del psicoanalista. Mientras que en toda España, el PP ha barrido a sus oponentes, en Asturias, Francisco Álvarez Cascos ha ganado por goleada a su expartido y a la candidata popular Isabel Pérez Espinosa. Sin duda, en Asturias, el Partido Popular es el gran perdedor de las elecciones, teniendo en cuenta, además, el apoyo que Pérez Espinosa había recibido de la plana mayor de los dirigentes del PP. El cainismo interno, liderado por el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, dividió en dos al Partido Popular y provocó el nacimiento de Foro Asturias. A estas alturas, se puede llegar a concluir, que De Lorenzo ha conducido al PP a la derrota en Asturias.

Por su parte, el PSOE, como era previsible, ha pagado una elevada factura por la crisis, el desempleo y los recortes de Zapatero. Es difícil evaluar, si hay otros factores que han colocado a los socialistas ante sus peores resultados electorales desde que Asturias alcanzó la democracia. En cualquier caso, el ‘caso Marea’, y el cambio de cartel electoral apostando por un candidato (Javier Fernández) con un menor grado de conocimiento entre los asturianos, posiblemente, también hayan incidido, en mayor o menor medida, en el desplome de los socialistas.

De lo que no hay ninguna duda, es de qué el mensaje de regeneración de la vida política asturiana, enarbolado por Francisco Álvarez Cascos, ha calado entre los asturianos. A la fuga de votos del PP, Cascos ha sumado el voto del reformismo, el voto de castigo y buena parte del voto del desencanto. En estas elecciones, Foro Asturias ha representado la alternativa, la ilusión y el cambio. Y justo es reconocerlo. Tras la resaca electoral, a partir de mañana, llegará la hora de la responsabilidad. Ganadores y perdedores, tienen que administrar sus resultados con generosidad y con madurez democrática. Es la hora de una nueva Asturias.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter