16:17. LUNES 24 DE FEBRERO DE 2020

Bárcenas ‘dependía’ de Rajoy

Política
2 septiembre, 2013
DAVID ASCASO

El juez, Pablo Ruz, se equivocó al citar a declarar -en calidad de testigos-, a los tres secretarios generales del PP en relación al ‘caso Bárcenas’, Javier Arenas, Francisco Álvarez-Cascos y María Dolores de Cospedal. Los estatutos del PP establecen que solo el presidente, y el Comité Ejecutivo, tienen la responsabilidad de tutelar y dirigir la gestión del Tesorero. Así se determinó en el IX Congreso del PP, celebrado en 1898, con Manuel Fraga aún al frente de los populares. Desde entonces, los estatutos se han mantenido prácticamente inalterables en los sucesivos congresos que se han ido convocando cada tres años, tanto en la etapa de José María Aznar, como desde 2004, cuando Mariano Rajoy tomó las riendas del PP.

Aunque los diarios El Mundo y El País, siguen atribuyendo la responsabilidad de ‘fiscalizar’ la labor del Tesorero (Luis Bárcenas) a los secretarios generales del partido, nunca tuvieron tal potestad. Los secretarios ni siquiera nombran a este cargo, que es elegido en una ‘lista cerrada’ en los congresos nacionales del PP, al igual que el resto de ‘pesos pesados’ del organigrama interno. En caso de un cambio de Tesorero fuera de un Congreso, la responsabilidad también recae en el Comité Ejecutivo. El artículo 28 de los Estatutos, ‘Competencias de los Comités Ejecutivos’, establece que éstas incluyen “nombrar a los Secretarios Generales, Vicesecretarios, (…), al Tesorero, y aprobar las modificaciones, supresiones o refundiciones que afecten al funcionamiento interno”.

El magistrado Ruz llamó como testigos a los secretarios generales del PP, pero no a Mariano Rajoy, aunque desde 1989, el partido establece que el Tesorero actuará “bajo la superior dirección del residente”, y que entre sus responsabilidades, está “el diseño, y ejecución de pagos e ingresos”, y “la ordenación, fiscalización y gestión de pagos e ingresos”, así como la aprobación y ejecución de la contratación de todo el personal del partido.

En ningún punto de los estatutos del PP, se recoge que los Secretarios Generales sean responsables directos de la ‘vigilancia’ del Tesorero, y las normas que rigen la organización interna, se han ido ‘clonando’, congreso tras congreso, desde 1989 (cuando el Alianza Popular se convirtió en Partido Popular). Un año antes de abandonar la presidencia del PP, Manuel Fraga intentó ‘blindar’ el partido para evitar que se produjera un ‘caso Filesa’ (PSOE) o un nuevo ‘caso Naseiro’ (PP), que acabaría por hacerse público a los pocos meses del nombramiento de José María Aznar como líder del partido. Los estatutos del ‘nuevo’ PP, ponían al Tesorero bajo la responsabilidad de Comité Ejecutivo, y la presidencia. De esta forma, en teoría, evitarían casos de financiación irregular, o que alguien metiera la mano en la ‘caja’. La investigación del ‘caso Bárcenas’ está demostrando que no logró sus objetivos.

Si quería interrogar a los ‘superiores’ de Luis Bárcenas, Pablo Ruz tendría que haber citado a Mariano Rajoy, o bien a la totalidad del Comité Ejecutivo del PP (Javier Arenas, Carlos Floriano, Jaime Mayor Oreja, Vicente Tirado, Alicia Sánchez-Camacho, Jesús Posada, Pío García-Escudero…). La actividad de los tesoreros siempre ha sido competencia del Comité, desde los estatutos de 1989 hasta los presentes, permaneciendo su redacción invariable. Solo entre 1990 y 1993, el ‘Tesorero’ pasó a ser considerado ‘ Coordinador Nacional de Administración y Finanzas’, pero incluso entonces, sus competencias y responsabilidades económicas eran las mismas.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter