07:30. LUNES 18 DE NOVIEMBRE DE 2019

El ‘tira p’alante’ que libras’ de Belén Fernández

Política
12 octubre, 2013
LUCÍA GARCÍA

La incineradora paralizada, la regasificadora sin licencia, los planes de residuos, los accesos de El Musel o la situación de Sogepsa, son algunos de los ‘pufos’ de la consejera

Todo lo que toca Belén Fernández, le acaba explotando en las manos al PSOE. Desde la incineradora a la regasificadora, dos macroproyectos bendecidos por la consejería de Fomento, completamente parados, y con una inversión millonaria a fondo perdido. ¿Está gafada Belén Fernández?, ¿es una consejera temeraria?, ¿quebranta la ley, con conocimiento de causa, para meter a calzador obras ‘made in PSOE’?. Una suerte de ‘tira p’alante que libras’, pero en versión socialista.

Los continuos fraudes de Ley le están costando muy caros al ejecutivo socialista, unos con coste político (Cudillero, Pravia…), y otros con un alto coste económico (incineradora, regasificadora…), que al final pagaremos los asturianos en ‘diezmos’ encubiertos. Alegaciones ‘traspapeladas’, documentación que no aparece, fraccionamiento de contratos y nombramientos a ‘dedo’, engordan -aun más- el currículum de calamidades de la consejera de Fomento, que sigue los erráticos pasos de la consejera ‘reprobada’ de Bienestar Social, Esther Díaz, y de los cuestionados consejeros de Sanidad, y de Cultura, Faustino Blanco, y Ana González. Los ‘cuatro tenores’, que más chirrían, del desgobierno socialista.

Hace diez meses, la portavoz de Foro, Cristina Coto, denunció “la larga lista de irregularidades cometidas desde que tomó posesión de su cargo”, y acusó a Belén Fernández de “prevaricación, malversación y maquinación contable”. Por entonces (diciembre 2012), el Pleno de la Junta General del Principado se quedó a tan solo un voto de reprobar a la consejera de Fomento, tras una moción que presentó Foro Asturias por supuestas irregularidades en la gestión de la ZALIA, el plan de residuos y el soterramiento de las vías del ferrocarril en Langreo. A Belén Fernández le salvó la campana y la ‘flexibilidad’ del presidente de la Cámara, Pedro Sanjurjo, que no dio paso a la votación hasta que el jefe del ejecutivo, Javier Fernández, y la consejera de Economía, Dolores Carcedo, regresaron -fuera de tiempo- a sus escaños. Y hace dos semanas, la ausencia del diputado del PP y alcalde de Villaviciosa, José Manuel Felgueres, fue determinante para evitar que se constituyera una comisión de investigación -a instancias de Foro- sobre el Plan Territorial de Cogersa, anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). Otro ‘desliz’ en el haber de Belén Fernández.

La falta de conexiones a la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias, el nombramiento (a dedo) de un gerente con condición de alto cargo para la Zalia, el macropolígono industrial de Bobes, parado y empantanado; la caótica situación de Sogepsa, los retrasos en el pago de las expropiaciones, los argayos sin solución (Candás), o el bloqueo del nuevo cuartel de la Guardia Civil de Langreo (acabado pero vacío por los reparos de la administración del Estado); son otros desaguisados que han disparado la ‘prima de riesgo’ de la consejera de Fomento,

El agujero de Cogersa

Belén Fernández, durante el último gobierno de Vicente Álvarez Areces (entonces era viceconsejera) habría ‘escondido en un cajón’ el Plan de Residuos del Principado, según Foro y PP, adjudicado a la empresa Consulnima, a través de tres contratos fraccionados. El Plan Especial de Residuos que lo sustituyó no fue tramitado, y al mismo tiempo, los tribunales tumbaron la incineradora de Cogersa por irregularidades en la tramitación, una obra que, por otra parte, solo el PSOE defiende. El mes pasado, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias anuló el Plan Territorial Especial de Cogersa, al cometer el Principado “una infracción”, por ocultar una alegación vecinal. El texto entró en el Registro de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, aunque fue enviado -o eso dice la consejera- erróneamente a la Dirección General de Aguas y Calidad Ambiental. La dimisión de Paz Orviz, Directora General de Sostenibilidad, la semana pasada, ha sido calificada por la oposición como un “cortafuegos” para evitar que las responsabilidades por la ‘pérdida’ de la alegación que tumbó el Plan, alcanzasen a la consejera. La diputada Victoria Delgado (PP), aseguró que Fernández “ha sacrificado a la directora, antes de que su gestión del Plan de Residuos se la lleve por delante”.

La regasificadora ilegal

La semana pasada, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló la licencia para poner en marcha la regasificadora de El Musel, cuyas obras finalizaron en diciembre. Según Cristina Coto, “detrás de las trampas medioambientales, está siempre Belén Fernández”. En este caso, el Principado trató de bordear la ley, para levantar la regasificadora a menos de 2.000 metros de núcleos poblados. Junto a la regasificadora, dentro de ese radio, hay unos 70.000 vecinos (los barrios de Otero, Muselín, Arnao, Tocote, Les Cabañes, Pescadores…). De nuevo, el origen de los problemas está en la etapa de Belén Fernández como viceconsejera. El Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas, fue derogado a través de una ley de acompañamiento en los Presupuestos, creada ad hoc para la ‘validar’ la construcción de la regasificadora en el macropuerto de El Musel. Ante las denuncias de los ecologistas, el TSJM, dictó una sentencia ‘de manual’. Si no pueden levantarse este tipo de instalaciones a menos de dos kilómetros de zonas habitadas, la construccion es ilegal. Otra cosa es que, como solicitan los ecologistas, la regasificadora sea demolida. La sentencia no es firme, y Javier Fernández aseguró el pasado martes que el Ministerio de Industria “está dispuesto a recurrirla”. De todas formas, la anulación de la licencia supone un nuevo revolcón para Belén Fernández, ‘autora intelectual’ de la modificación que el gobierno de Álvarez Areces aprobó para dar ‘cobertura legal’ a uno de los mayores proyectos industriales de la región en las últimas décadas (370 millones).

Belén Fernández no puede ni con lo grande, ni con lo pequeño. Ni siquiera fue capaz resolver un asunto ‘doméstico’, como el bloqueo de las compuertas del puerto de Llanes, que mantuvo a 140 embarcaciones paradas durante tres meses.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter