19:19. JUEVES 21 DE NOVIEMBRE DE 2019

Tenneco se echa a la calle

Gijón
12 octubre, 2013
ALEJANDRO CAICOYA

La multinacional presentará el lunes el ERE para el cierre de la fábrica gijonesa. Los trabajadores responderán con una manifestación el próximo jueves

Los 228 trabajadores de Tenneco no se rinden. Esta semana, el comité de empresa viajó a Estrasburgo para reunirse con el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Industria, Antonio Tajani. “Volvemos con la moral por las nubes”, aseguraban el miércoles los representantes de la plantilla, de regreso a Asturias. Pero al llegar recibieron un nuevo mazazo. La empresa presentará el lunes el ERE de extinción, el ‘finiquito’ de la plantilla. El comité está citado en Oviedo, en la sede del Sasec (Servicio de Resolución Extrajudicial de Conflictos), para recoger la documentación del expediente de regulación, y escuchar la propuesta de la multinacional sobre las condiciones de los despidos. Entonces se abrirá un plazo de 30 días, para las negociaciones. Aunque para los trabajadores, con el ERE sobre la mesa, no hay nada que ‘regatear’. Solo están dispuestos a consensuar un plan de viabilidad (prejubilaciones o bajas incentivadas), si se retira la amenaza del cierre. Por su parte, Agustín Arrieta, director de las fábricas de Gijón y Ermua, sostiene que la decisión es “inapelable”, y que lo mejor que se puede hacer, es bajar la persiana “con orden y sin traumas”. En enero, el propio Arrieta felicitó a los empleados por los resultados obtenidos, y les animó a continuar a la cabeza de las factorías de la compañía (fabrican más de 10.000 amortiguadores diarios).

En la última asamblea celebrada en Gijón, el pasado jueves, se encontraba Ana Castaño, una prejubilada que acudió a dar su apoyo a sus antiguos compañeros. “Me prejubilé después de trabajar aquí 39 años, desde que abrió la fábrica. Pasé por todos los talleres y departamentos, menos por las oficinas. No nos podemos rendir”. Junto a ella, otros dos obreros, recuerdan sus primeros días en Tenneco, la antigua Amortiguadores Monroe. Carlos, el más veterano, lleva los últimos 26 años en la empresa, “y a mis 58 años, se que no encontraré nada en otro sitio. Me voy al paro a cabeza”. José es de los ‘novatos’. “Aquí, cuando llevas solo 12 años, como yo, eres casi un eventual. La mayoría de la gente lleva varias décadas en plantilla”. Confían en el comité de empresa, para intentar frenar un cierre que, por momentos, parece inevitable. La mayoría del personal tiene entre 40 y 55 años, y solo hay 41 en condiciones de acogerse a una prejubilación. Hasta ahora, habían esquivado los EREs que se suceden desde hace varios años, y que supusieron el despido de unas 120 personas, un tercio de la plantilla.

En asamblea (nada se hace de espaldas al comité) los trabajadores decidieron no mantener más reuniones con la dirección, a menos que acepte que un experto independiente estudie la situación económica y los resultados de cada factoría, porque como recuerdan, “solo en Gijón cumplimos los objetivos de producción”. Tras la visita a las sedes de la UE, acompañados por el consejero de Industria, Graciano Torre, y con el eurodiputado Antonio Masip como guía, el comité se ha aprendido ‘al dedillo’ la normativa comunitaria. “Los sindicatos tenemos derecho a nombrar a un experto que nos asesore, y que valore los motivos de la dirección para el cierre. Y además, por ley, debe pagarlo la empresa”, apuntan. Pero Tenneco ya cuenta con su propio informe, encargado a un auditor, y con un resultado acorde a los intereses empresariales. Concluye que las fábricas de España (Gijón y Ermua) y Bélgica, son menos productivas que las de la República Checa y Polonia. Los trabajadores niegan la valoración ‘sesgada’ presentada por la compañía, como también niegan que la planta arroje pérdidas desde 2007, o que los costes estructurales sean demasiado elevados. La multinacional maquilla los resultados contables de Gijón, presentando las cuentas de sus tres fábricas en España de manera conjunta, impidiendo conocer, al detalle cuales son los ingresos y las pérdidas. “Quieren llevarse la tecnología que desarrollamos aquí desde hace años. Solo es una deslocalización más”, apunta el comité de empresa, presidido por Isaac Piñera. Y sus afirmaciones van más allá de las simples sospechas. Tenneco está a punto de montar una nueva fábrica en Rusia, y allí es adonde iría a parar la maquinaria de Gijón, tras la mudanza.

La baza de la UE

Las declaraciones institucionales y las buenas palabras de los políticos en el parlamento, o los ayuntamientos, han demostrado ser inútiles en otras ocasiones (Fábrica de Armas, Fábrica de Loza, Conservas Albo, Suzuki…). Pero en el caso de Tenneco, la plantilla cuenta con otra baza, la UE. Tenneco recibe subvenciones comunitarias, y Antonio Tajani, comisario de Industria, se comprometió ante los empleados a revisar las ayudas concedidas a la multinacional (es la primera vez que recibe a un grupo de trabajadores), y a reunirse con el director general de la compañía. La ‘huida’ de Tenneco a Rusia, es decir, su migración de la UE, podría chocar con la normativa europea. Si cierra en Gijón y Bélgica (otros 260 despidos), podría tener que devolver millones de euros en subvenciones. Tajani considera que “la decisión de Tenneco es difícilmente explicable”, cuando la UE tiene en marcha medidas de estímulo para el sector del automóvil y el mercado comienza a recuperarse. Además, el comité le trasladó los resultados de la fábrica, que muestran que hay pedidos suficientes para ‘sobrevivir’. Sin embargo, Tenneco se mantiene firme en sus cálculos, y estima que la demanda caerá a fin de año otro 10%. El ‘chantaje’ de Bruselas, es la principal esperanza para cientos de familias gijonesas. Mientras en Oviedo comienza la cuenta atrás para la negociación del ERE, el comité de empresa estará también pendiente de las sedes de la UE. Graciano Torre y Antonio Masip, se han comprometido a mantenerles informados sobre cualquier avance o reunión que se produzca. Saben que en vicepresidente de Comisión Europea, es el mejor aliado con el que poder contar, en su batalla contra la multinacional, aunque no les asegura la victoria.

El plan de Tenneco para ‘redimensionar’ sus instalaciones, golpeó a Gijón hace un mes, pero lleva fraguándose más de un año. En 2012 la dirección liquidó una fábrica en Suecia, y anunció que disponía de 120 millones de euros para la reestructuración. Es decir, para afrontar más cierres. Los trabajadores advierten que tras la intención de Tenneco de marcharse de Gijón, podrían llegar nuevos cerrojazos, en Ermua o Valencia (donde produce tubos de escape). En Rusia, la multinacional ha encontrado unas condiciones laborales mucho más rentables, con sueldos más baratos y menos garantías para los trabajadores.

Aunque la prioridad es tratar de evitar el cierre, y amortiguar los despidos, los sindicatos no descartan otras soluciones, como recolocaciones para la plantilla, o la llegada de un nuevo inversor a Gijón, que mantenga la fábrica a la cabeza de Europa en I+D+i. “Preferimos las recolocaciones a las indemnizaciones”. Pero mientras Tenneco se niegue a reconsiderar la deslocalización, anuncian que no habrá más diálogo. “Nos han engañado desde hace años”. El lunes, tendrán que pasar el mal trago de presentarse en el Sasec para escuchar la propuesta de ‘finiquito’, los días de compensación por año trabajado, y las condiciones de las prejubilaciones. A este ritmo, Tenneco se marchará de Gijón en enero o febrero.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter