07:48. LUNES 18 DE NOVIEMBRE DE 2019

La geometría variable

Asturias
12 octubre, 2013
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

De un 23-22 (pacto de gobierno), la correlación de fuerzas ha quedado invertida en la Cámara regional. El ejecutivo ya solo cuenta con 17 votos, frente a los 28 del resto de partidos

La ‘estabilidad’ que pregonaba Javier Fernández agoniza. El PSOE perdió el jueves 27 votaciones en el debate sobre el estado de la región (102 propuestas), cuando hace un año, los socialistas se quedaron en minoría en 22 ocasiones (de 105). Otro ‘revolcón’ para un presidente, que dirige un ejecutivo ya en minoría en la Junta General. El pacto de gobierno con IU y UPyD le permitió sumar 23 apoyos en la investidura, pero sus socios de legislatura están a un paso de darle la espalda, si no lo han hecho ya. A partir de ahora, solo contará con el respaldo de los 17 diputados el PSOE, frente a los 28 que suman el resto de fuerzas. Javier Fernández hacía alarde de contar con una sólida mayoría en el hemiciclo (23 votos), frente al aislamiento parlamentario al que fue sometido Francisco Álvarez-Cascos durante su etapa como presidente. Pero la aritmética política ha dado un vuelco, dejando al líder socialista en la misma situación en la que se encontraba quien hoy es el líder de la oposición. Álvarez-Cascos aguantó diez meses en el cargo con 16 diputados. Javier Fernández sólo tiene un escaño más. La única escapatoria para aprobar los presupuestos de 2014, pasa por un acuerdo a varias bandas, con la colaboración del PP. Si los populares se abstienen en la votación (un ‘sí’ encubierto), y el PSOE logra convencer a IU para que no vote en contra, los socialistas podrían salvar el obstáculo parlamentario, una jugada que tendría también ‘réplicas’ en otros tableros políticos.
Abandonado y desahuciado por sus socios de gobierno, a Javier Fernández solo le queda ponerse en manos del PP, aunque también tendrá que pagar un precio por ello. IU y UPyD le reclaman una reforma de la Ley Electoral, y Mercedes Fernández que recorte el parlamento hasta los 35 diputados. Y esa breva, tampoco caerá. Por eso, al andamiaje parlamentario del PSOE, apoyado en los cinco diputados de IU y el único voto de Ignacio Prendes, le quedan dos telediarios. El doble juego del PSOE en la reforma de la Ley Electoral (con una mano firmó el acuerdo, y con la otra votará en contra), se ha convertido en una refriega del tripartito, del que los socialistas no saldrán indemnes. El ‘guiño’ a los partidos minoritarios, se ha vuelto contra Javier Fernández, dejándole sin aliados y ante una oposición dividida, pero mayoritaria. Y el escenario solo puede empeorar.

Ignacio Prendes y Ángel González ya han dejado claro que se acabó la ‘carta blanca’ para Javier Fernández. El PSOE no ha cumplido los compromisos pactados con IU y UPyD, y sus portavoces no se fían de la palabra del presidente al que solo ven, de pasada, en los plenos, y que responde a la defensiva, con evasivas, a las preguntas que responde desde su escaño, una vez al mes. Durante el pasado debate, se mostró dispuesto a seguir gobernando con un presupuesto prorrogado y “desde el mismo lugar” en el que está, enrocándose en la posición en la que se encontraba Francisco Álvarez-Cascos, hace así dos años, y que tanto criticó. La historia vuelve a repetirse pero al revés. Con solo 17 diputados, la labor del ejecutivo dependerá en todo momento de pactos puntuales, y concesiones planteadas desde una extrema debilidad con el resto de grupos. Javier Fernández, por mucho que se empeñe en aguantar, podría acabar derrotado por la ‘inanición política’ que él mismo ha provocado. Tras hacer lo más difícil (conjugar los intereses contrapuestos de IU y UPyD), el presidente lo ha echado todo por la borda. Y ahora se ha quedado solo.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter