01:21. MIéRCOLES 03 DE SEPTIEMBRE DE 2014

Y ahora la devolución del ‘céntimo sanitario’…

Editorial
25 septiembre, 2013

Cuando Europa estornuda, España coge una neumonía. A la devolución de las ayudas que recibieron los astilleros españoles (126 millones), le puede suceder la devolución del ‘céntimo sanitario’. 13.000 millones en el conjunto de toda España, cerca de 370 millones en Asturias. Aunque el dictamen de la Unión Europea, no tiene -por ahora- carácter vinculante, ya sabemos como se las gastan las autoridades europeas, que suelen sentenciar causa al servicio de los poderosos ‘lobbies’ que manejan los hilos de la Europa comunitaria. A ello, añadasé, la manifiesta torpeza de los sucesivos gobiernos españoles, que atentan, una y otra vez, contra las leyes comunitarias, por muy injustas o arbitrarias que sean (‘doctrina Parot’).

El ‘céntimo sanitario’ lo puso en marcha José María Aznar en 2002, y José Luis Zapatero prorrogó este recargo sobre los carburantes, con el fin de contribuir a financiar los costes de la Sanidad. Asturias, fue una de las primeras comunidades en aplicar un recargo adicional en el tramo autonómico a la gasolina, autorizando uno de los gravámenes más elevados. A comienzos de este año, el gobierno de Javier Fernández incrementó aún más este impuesto, con el fin de recaudar entre 30 y 40 millones ‘extras’ a cuenta de la gasolina, según figura en el Plan Económico y Financiero (2012-2014), que el Principado presentó ante el ministerio de Hacienda.

A juicio del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, este recargo que aplican trece comunidades españolas, no cumple una “finalidad específica” y solo se utiliza con fines “presupuestarios”. Tampoco ha quedado demostrado que la aplicación del llamado ‘céntimo sanitario’, haya servido para aminorar el consumo de carburantes o, en su defecto, para utilizar otros combustibles menos perjudiciales para el Medio Ambiente. Y, finalmente, el gravamen no respeta el sistema general de los impuestos especiales. Las conclusiones del informe son demoledoras, y reflejan una realidad que palpita a pie de calle: el ‘céntimo sanitario’ solo sirve para tapar ‘agujeros’ y cuadrar las cuentas de las administraciones autonómicas. O lo que es lo mismo, se utiliza para fines distintos, que poco o nada tienen que ver, con la financiación de la Sanidad.

Ante el dictamen de un jurista de la UE, el inefable y vehemente ministro Montoro, tendrá que rendir cuentas, aunque el año pasado haya tratado de dar apariencia y cobertura legal a la aplicación de este impuesto, enmascarándolo en el impuesto general sobre hidrocarburos. Volviendo al principio, cuando Europa se resfría, España tiembla. El 80% de la imposiciones europeas y de los combates judiciales, los gana la UE aunque, en muchos casos, a la baja (devolución de las ayudas del sector naval). Cautelarmente, Asturias, y las otras doce comunidades que aplican el llamado ‘céntimo sanitario’, deberían de suspender la aplicación de este gravamen que encarece aún más el precio de los combustibles, y que está bajo sospecha por las autoridades europeas. La posible devolución de 13.000 millones de euros, de los que 370 millones le corresponden a Asturias, es una penalización muy grave que exige tomar medidas con carácter inmediato, además de poner en marcha cuantos mecanismos de defensa sean necesarios, para defender al país de un nuevo ‘ataque’ teledirigido por los ‘lobbies’ europeos.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter