20:13. JUEVES 21 DE NOVIEMBRE DE 2019

Liberbank acaba con la solvencia de Cajastur

Editorial
10 diciembre, 2013

Liberbank, el consorcio de cajas arruinadas que lidera Cajastur, podría haber cerrado el año en ‘números rojos’, aunque probablemente haya salvado sus cuenta de resultados y su estado contable, a golpe de argucias financieras. Por lo pronto, Liberbank trató de maquillar sus resultados correspondientes al tercer trimestre anunciando un beneficio de 14 millones de euros, cuando las perdidas en ese periodo alcanzaron los 37 millones, según da a conocer hoy AsturiasDiario. Este elevado deterioro, se ha comido el beneficio neto de 56 millones que registro la entidad en el primer semestre de 2013. Pese al maquillaje contable, los números que presenta Liberbank son ruinosos, 14 millones de beneficio a 30 de septiembre, cuando en el mismo periodo de 2009 y 2010, Cajastur ya acumulaba un beneficio de 137,5 millones y 146 millones, respectivamente. Los números, siempre tozudos, reflejan que a Cajastur, y a sus empleados, les iba mucho mejor cuando no formaban parte de un consorcio de cajas hoy ‘bancarizadas’. El ‘saldo’ que presenta Liberbank -cuatro cajas-, a 30 de septiembre, es diez veces inferior al beneficio que acumulaba Cajastur, en el mismo periodo, cuando mantenía su independencia en el sector financiero.

En muy poco tiempo, Cajastur (Liberbank) ha pasado de ser una entidad altamente rentable y saneada, a formar parte de un conglomerado de cajas deficitarias. Y para mayor inri, la ex caja asturiana se ha ‘deslocalizado’ a Madrid, y de su identidad asturiana no queda más que el ‘asturcón’ que sigue luciendo en sus rótulos comerciales. Volviendo a la deuda ‘oculta’ de Liberbank, durante el pasado año la entidad financiera siguió cebando sus balances de activos tóxicos e impagados. Pese a haber transferido una cartera de activos por valor de 2.918 millones al ‘banco malo’ (SAREB) y de haber destinado -en 2012- 3.101 millones a “saneamientos extraordinarios”; durante los primeros nueve meses del pasado año la entidad tuvo que provisionar otros 320 millones para “saneamientos” de deuda. En este sentido, los ‘riesgos dudosos’ de cobro, alcanzaron los 2.384 millones (1.800 millones en 2012), incrementando en 584 millones su volumen de riesgos, lo que podría hacer temblar las cuentas cuando el regulador fiscalice los resultados de Liberbank.

Liberbank despide empleados, cierra oficinas, recorta el sueldo a todos sus trabajadores, desmantela su Obra Social y Cultural, se desprende de su cartera industrial, y liquida sus activos a precio de saldo, aún así, sus cuenta de resultados no levantan cabeza y están en mínimos históricos. Durante el pasado año, la entidad vendió a fondos especulativos, los llamados ‘fondos buitre’, activos fallidos por valor de 1.237 millones. A cambio solo ingresó 44,3 millones, lo que supone una depreciación de 1.192,7 millones en tan solo dos operaciones. ¿Quién ‘vigila’ y fiscaliza estas operaciones donde intervienen intermediarios y sociedades interpuestas?

El ocaso de Cajastur, como ya hemos relatado en más de una ocasión, comenzó cuando Miguel Ángel Fernández Ordóñez, por entonces Gobernador del Banco de España, le endosó a Manuel Menéndez, presidente de Cajastur, el gigantesco ‘agujero’ (7.000 millones de euros) de Caja Castilla-La Mancha. Un ‘troyano’ que sigue devorando los recursos de Liberbank. Menéndez no ha conseguido sanear los malolientes balances de una caja que estuvo, durante más de veinte años, al servicio de los empresarios afines al PSOE en la comunidad castellano-manchega. Y de sus lodos, vienen hoy los barros que han acabado arruinando las cuentas de la ex caja de Asturias, que ahora patrocina actividades culturales en Toledo, y liquida sus impuestos en Madrid.

Lo adelantó OviedoDiario

De vez en cuando, hay que echar mano de las hemerotecas para sacar los colores a los políticos que, en un pasado aún reciente, trataron de amedrentar en los juzgados a este periódico. El 13 de febrero de 2010, OviedoDiario daba a conocer que “Gustavo Bueno adjudicó a la empresa de su hermana el montaje de ‘Oviedo Doce Siglos. La factura de la exposición alcanzó los 548.644 euros con cargo a las arcas municipales”. OviedoDiario no solo dio a conocer los tejemanejes de Gustavo Bueno ‘junior’, que encargó el montaje de la exposición a una empresa de Sevilla en la que trabajaba su hermana, también, con profusión de datos, pusimos en duda el elevado coste de la exposición. Casi cuatro años después, el Ayuntamiento se ha visto obligado a reclamar parte de la subvención a la Fundación Gustavo Bueno, y los informes municipales concluyen que no están justificados más de la mitad de los gastos. En plata, se engordaron los costes y se alteraron los precios. El asunto sigue oliendo tan mal, que ahora es necesario emprender la vía judicial para reclamar los ‘sobrecostes’ que Gustavo Bueno junior, le endilgó al Ayuntamiento de Oviedo. De no ser por la información que publicó este periódico -una más-, otro gallo estaría cantando ahora en el chiringuito de ‘los Bueno’.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter