21:56. JUEVES 02 DE ABRIL DE 2020

1991-2015

Oviedo
11 junio, 2011

Gabino de Lorenzo lleva 20 años y cinco legislaturas al frente del Ayuntamiento de Oviedo. Su sexto ciclo municipal, sobre el papel, prolongará su mandato otros 4 años más

Hoy, a la una de la tarde, comenzará el pleno en el que Gabino de Lorenzo renovará, por sexta vez, su condición de alcalde de Oviedo. El veterano regidor acumula siete legislaturas -la primera como concejal en la oposición-, aunque comenzará esta nueva etapa con la sombra de una moción de censura sobre su cabeza. Por primera vez, De Lorenzo estará en franca minoría en el pleno municipal (en 1991 contó con el apoyo de los 2 ediles de CDS), tras encadenar cuatro mayorías absolutas.
La sesión de constitución del Ayuntamiento, comenzará con la formación de la llamada ‘mesa de edad’, formada por el edil más joven, en este caso Alejandro Suárez, de IU (39 años) y el de mayor edad, el propio Gabino de Lorenzo (68 años), quienes serán los responsables de dirigir la sesión, como secretario y presidente, respectivamente. A continuación, cada grupo municipal tendrá derecho a una intervención de diez minutos, en orden ‘ascendente’ según el número de concejales. Primero intervendrá el candidato de IU, luego el PSOE, a continuación Foro Asturias y por último el PP. Los discursos darán las primeras claves sobre la actitud que tomará la oposición, que se encontrará en ‘mayoría’ frente al alcalde de Oviedo. Después, los grupos anunciarán si presentan o no candidato a la alcaldía (se presentarán Gabino de Lorenzo, Arturo González de Mesa y Roberto Sánchez Ramos), y se procederá a la votación también en orden inverso al número de concejales obtenidos. Si no hay mayoría absoluta, -que no la habrá- será alcalde el candidato de la lista más votada, es decir, Gabino De Lorenzo.
La impugnación del convenio con la empresa constructora COMAMSA y la situación económica del consistorio, centrarán hoy el primer pronunciamiento de la novena legislatura democrática en Oviedo por parte de la oposición, en un pleno que volverá a contar con la presencia de cuatro fuerzas políticas, una situación que no se daba desde 1991, cuando De Lorenzo se ‘estrenó’ al frente del Ayuntamiento. De aquella primera etapa del regidor ovetense, solo quedan en el consistorio otros dos concejales, que han conservado su acta a lo largo de dos décadas. El más longevo de los ‘supervivientes’ es Jaime Reinares, que entró en el Ayuntamiento en 1987, junto a Gabino De Lorenzo, en el último mandato de Antonio Masip. En 1991, llegaba al consistorio Roberto Sánchez Ramos, quien ya acumula 20 años en la oposición, primero bajo las siglas de IU, luego con Asciz y actualmente integrado en Oviedo por la Izquierda. Es, junto a De Lorenzo, el único portavoz que repite respecto a la ‘primera alineación’ del pleno de 2007. Tras la dimisión de Paloma Sainz, Alfredo Carreño tendrá que asumir la portavocía del PSOE, mientras que Arturo González de Mesa estará al frente de Foro. Paradojas de la vida, el abogado ovetense formó parte de la primera candidatura de Gabino de Lorenzo en el Ayuntamiento, en 1987, aunque no entró a formar parte de la corporación al ocupar el decimoquinto puesto (el PP obtuvo, por entonces era AP, 10 ediles). En total, hoy tomarán posesión de su cargo 14 concejales ‘noveles’, frente a 13 veteranos.
Hace ahora 20 años, en su primer discurso como alcalde, Gabino de Lorenzo, prometió cambiar la ciudad a base de los ya célebres ‘planes de choque’. El 1991, llegó el primero, y un año después ya estaba en marcha la construcción de la fuente de la Plaza de América, bautizada como ‘la gabinona’. También ‘levantó’ las plazas del Ayuntamiento y Trascorrales, pavimentó el Oviedo Antiguo, renovó las aceras de los barrios y ensanchó las de la calle Uría. Entonces, Gabino prometía y cumplía. Aseguró que iba a revisar el plan de Urbanismo, y a “privatizar algunos servicios”. Dicho y hecho. Un día después de su nombramiento, anunciaba su primera decisión como alcalde planteando la construcción de un ‘metro’ en Oviedo, cubriendo las vías de tren. Fue, su primer incumplimiento municipal.
Su discurso de investidura en 2007 fue igual de ambicioso, pero los resultados no son ni mucho menos los mismos. “Vamos a hacer ya los proyectos de las losas, y luego buscaremos financiación”. En estos últimos cuatro años, las prometidas y anunciadas losas no han pasado de ser simples infografías. De Lorenzo comenzó su quinto mandato como alcalde afirmando que “tras 16 años, la sociedad ovetense sabe quién soy y cómo soy, para bien y para mal”. Entre la excusa y la promesa, el regidor continuó. “No hay engaño. Soy como soy y no voy a cambiar”. Frases lapidarias acompañadas de promesas que no han cristalizado. El 16 de junio de 2007, De Lorenzo, exultante tras su cuarta mayoría absoluta, prometió un nuevo acceso para Ciudad Naranco, la ampliación del puente de Nicolás Soria, un centro de producción artística en Olloniego, y un proyecto de Santiago Calatrava para El Vasco. También recordó la puesta en marcha de los cinco spas (solo sobrevive el de Montecerrao) y la construcción de equipamientos sociales en todos los barrios (guarderías, centros sociales, polideportivos), que solo se han hecho realidad a medias a través del ‘plan E’ y el ‘plan A’. Pero por encima de todo estaban las losas, la de la Ronda Sur y Santullano. “Vamos a humanizar la ciudad, fabricar tierra y crear nuevos espacios. Las heridas dejadas por las viejas carreteras son cosas del pasado. Será el mandato de las losas”. Pero han pasado 4 años, y no hay losas, atrás ha quedado toda una legislatura en blanco para la ciudad y el Ayuntamiento. Ni siquiera las promesas más nimias, como la “modernización” de las fiestas de San Mateo, o el ‘mimo’ institucional a la lengua asturiana, han resistido el paso del tiempo -la única presencia del bable en el consistorio, fue la promesa de José Suárez Arias-Cachero, al recoger su acta de concejal-. Aquel ya lejano sábado de 2007, en un abarrotado Salón de Plenos, estaban presentes Ovidio Sánchez, el presidente del PP asturiano, el senador Isidro Fernández Rozada, el ex rector de la Universidad Juan Vázquez, Graciano García, entonces director de la Fundación Príncipe, el Arzobispo emérito Gabino Díaz Merchán, el filósofo Gustavo Bueno, los presidentes del Centro Asturiano y de la Ópera de Oviedo, Alfredo Canteli y Jaime Martínez, y otras personalidades políticas y sociales de la ciudad. En previsión de que el salón vuelva a quedarse pequeño, el Ayuntamiento habilitará hoy el Salón Príncipe (utilizado en las bodas), para que el público pueda seguir la sesión.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter