11:05. MIéRCOLES 08 DE ABRIL DE 2020

«Queda muchísimo por descubrir en el yacimiento de Heracleópolis Magna»

Sin categoría
11 junio, 2011
Lorena Álvarez

Carmen Pérez Die, egiptóloga y conservadora jefe del Museo Nacional de Arqueología

Es, por veteranía y conocimientos, la faraona de la egiptología española. Marcada por sus orígenes (nació y creció frente al Museo Arqueológico Nacional), su relación con el antiguo Egipto se esencializa en un nombre: Heracleópolis Magna, uno de los yacimientos más importantes del mundo que dirige, ininterrumpidamente, desde 1984. Es ahí, entre viejas piedras colosales cubiertas de jeroglíficos, donde Carmen Pérez Die ha centrado su labor. El año pasado, la Medalla de Oro del Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias, reservada para un puñado de extranjeros, recompensó su trabajo en la mismísima meca de las momias. La egiptóloga acaba de incorporarse al jurado del Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales.

.- ¿Cuándo nació su interés por Egipto?
Me interesó desde pequeña porque mi madre era profesora de la Universidad Complutense de Madrid y siempre tuve libros de arqueología en mi casa. Nací, además, frente al Museo Nacional de Arqueología, así que siempre lo tuve muy claro.

.- ¿Fue difícil especializarse en una disciplina tan desconocida en España?
Fue difícil porque en España no había estudios de egiptología, así que tuve que irme al extranjero: primero, a Francia; y después, a Egipto. Tenía mi vocación clarísima, así que luché por ello. Cuando acabé la carrera de Arqueología, tuve la suerte de entrar en el Museo Arqueológico Nacional para hacer las prácticas, con el profesor Martín Almagro, del que aprendí muchísimo.

.- Se ha convertido en un referente para los jóvenes que han centrado sus estudios en el Antiguo Egipto…
Siempre digo que soy como la ‘decana’ de todos. Vienen a preguntarme o a pedirme consejo. España está formando a muy buenos egiptólogos.

.- Dirige desde hace años el yacimiento de Heracleópolis Magna, ¿cómo consiguió España su concesión?
En los años cincuenta, España participó en la ‘campaña Nubia’, un proyecto patrocinado por la UNESCO para salvar los monumentos y los templos de la Antigua Nubia, que iban a quedar sumergidos tras la construcción de la presa de Asuán. Como compensación, Egipto le ofreció a España la excavación en el yacimiento de Heracleópolis Magna, y más de 3.000 piezas que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional.

.- ¿Y cómo obtuvo la dirección de la excavación?
Cuando Martín Almagro y Jesús López, mis antecesores, abandonaron el yacimiento, nadie quiso hacerse cargo. En 1984, tras cinco años de inactividad, la Embajada de España en Egipto nos advirtió de que si no regresábamos inmediatamente perderíamos la concesión. El Ministerio de Cultura me confió, entonces, la dirección del yacimiento y viajé enseguida a Egipto.

.- Más de veinticinco años después, ¿queda algo por descubrir en Heracleópolis?
Queda muchísimo. Es uno de los yacimientos más grandes de Egipto. Es una ciudad inmensa, con templos, tumbas, necrópolis… Hay trabajo para muchas vidas.

.- De todos los hallazgos, ¿cuál ha sido el más satisfactorio?
Todos son importantes y emocionantes, desde el más espectacular hasta el más pequeño. Uno de los hallazgos más reveladores fue una estratigrafía de casi cinco metros de altura; todas las piezas del puzzle encajaron, de repente, y aparecieron ante mi más de 1.500 años de historia. El descubrimiento de las pinturas de la tumba de Hotep-Uadyet, un alto funcionario del faraón, es otro momento difícil de olvidar.

.- ¿Qué sector del yacimiento es el más importante?
La necrópolis del Primer Periodo Intermedio es, en teoría, más importante porque, en aquel momento, Heracleópolis era la capital de Egipto. De todas formas, las dos necrópolis que estamos investigando desde hace años, la del Primer Periodo y la del Tercero, están aportando constantemente nuevos datos que nos permiten escribir capítulos desconocidos de la historia de Egipto.

.- Este año, no ha podido viajar a Egipto…
Desde que tomé las riendas de la excavación, viajo todos los años un par de meses a Egipto para seguir, in situ, el yacimiento, pero este año no he podido ir a causa de las revueltas políticas y sociales. Nos ha retrasado un poco el trabajo, pero espero poder regresar a principios del próximo año.

.- También dirigió el Proyecto Champollion…
Fue un proyecto interesantísimo. Quince museos arqueológicos de toda Europa, entre los que se encuentran el de Liverpool, el de Dublín, el de Bruselas, el de Florencia, el de Viena o el de Amsterdam, entre otros, además del de España, por supuesto, ‘colgamos’ en la ‘red’ más de 1.500 piezas de las colecciones egipcias más importantes. Es una especie de museo ‘online’.

.- ¿Cómo compagina todo el trabajo ‘de campo’ con la rutina diaria del Museo Nacional de Arqueología?
Todos los proyectos en los que participo pertenecen al Museo, así que es fácil compaginarlo todo. Cuando estoy en Madrid, mi trabajo consiste en atender, desde la distancia, las investigaciones, estudiar las piezas, escribir artículos, limpiar vitrinas, preparar exposiciones… Hago un poco de todo.

.- ¿De dónde procede la colección de antigüedades egipcias del Museo?
Cuando se creó el Museo, en 1867, entraron a formar parte de la colección inicial algunas piezas conservadas hasta entonces en la Biblioteca Nacional y en el Gabinete de Historia Natural. Con el tiempo, la colección se ha ido incrementando mediante ventas y donaciones, y gracias a las excavaciones de Nubia y Heracleópolis Magna.

.- Las piezas conservadas en los fondos del Museo, ¿serán expuestas en el Museo?
Casi todas las piezas importantes están expuestas en la sala, aunque cuando finalicen las obras de ampliación del Museo, a finales de este año, esperamos poder contar con más espacio.

.- Para exhibir, por ejemplo, los objetos procedentes de Heracleópolis Magna…
Dependemos del espacio, aunque mi intención es organizar una exposición temporal con los hallazgos más importantes realizados por los españoles en el yacimiento.

.- ¿La crisis ha recortado las inversiones públicas, y privadas, para la investigación y el trabajo del Museo?
El presupuesto para las obras de ampliación hace tiempo que está separado, así que, en ese sentido, la crisis no nos ha afectado. En el resto de proyectos, se nota que las inversiones se han reducido notablemente. De todas formas, el Ministerio de Cultura ya me ha asegurado que no recortará la inversión en arqueología.

.- ¿En qué momento se encuentra la egiptología española?
Se encuentra en un momento fantástico. Las aulas de egiptología cada vez están más llenas, y muchos de mis alumnos ya han logrado becas para estudiar en el extranjero o para incorporarse, de inmediato, a algunos proyectos. Hay una buena ‘cantera’ y pronto España estará al nivel de otros países europeos, si es que no lo está ya.

.- Esta semana ha estado en Oviedo, ¿le dio tiempo a visitar al Museo Arqueológico de Asturias?
No tuve tiempo, pero tengo muy buenas referencias de él, y conozco a muchas de las personas que trabajan en el museo.

.- ¿Veremos pronto en Oviedo alguna exposición sobre Egipto?
Ojalá. Cuando terminen las obras de ampliación, estaré más liberada, y me gustaría hacer alguna exposición itinerante sobre los hallazgos del yacimiento de Heracleópolis

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter