23:37. VIERNES 20 DE SEPTIEMBRE DE 2019

740 millones ‘fundidos’ en formación

Política
28 abril, 2014
DAVID ASCASO

Los cuatro acuerdos de concertación social firmados por el Principado, sindicatos y patronal (PIE, ADECE, ACEBA y AEPA) han destinado, desde el año 2000, cerca de 740 millones a cursos de formación.

El Principado y la Unión Europea pa­gan los cursos de formación. Los sin­dicatos y la patronal los subcontra­tan, y sus fundaciones los imparten. Por el camino se consumen millones de euros que, en teoría, contribuyen a mejorar la preparación de trabaja­dores y parados. Pero la opacidad de las centrales sindicales, los ‘pun­tos ciegos’ que escapan al control de la administración, y las tramas co­rruptas que afloran en otras comu­nidades autónomas, ponen en duda la eficacia del sistema, y el correcto funcionamiento de los mecanismos de control que deberían auditar el destino del dinero público. Confiar en que cada euro que reciben los lla­mados ‘agentes sociales’, es correc­tamente gastado, es simplemente un acto de fe, ya que la administra­ción regional apenas les exige cuen­tas, y los sindicatos y la patronal de los empresarios, tampoco acreditan, factura a factura, el destino del dine­ro que reciben. Las advertencias de la Sindicatura de Cuentas, y los ex­pedientes abiertos a UGT y CCOO -obligados a devolver parte de los fondos-, solo sirven para aumentar las sospechas.

El Principado, desde hace tiem­po, ‘ceba’ a los sindicatos y a la patro­nal. Es el precio que el gobierno re­gional tiene que pagar por mantener, bajo control, la ‘paz social’. En 1999, el presidente asturiano, Vicente Álva­rez Areces, selló el Pacto Institucio­nal para el Empleo (PIE), con inver­siones por valor de 141 millones de euros entre los años 2000 y 2003, de los que 103,7 se destinaron a forma­ción y mejora de la seguridad laboral. Su sucesor, el Acuerdo para el Desa­rrollo Económico, la Competitividad y el Empleo (ADECE, 2004-2007), aumentó el presupuesto del PIE en 41 millones más, y posteriormente el acuerdo de concertación social (ACEBA) repartió 315 millones de euros en diferentes cursos y progra­mas de formación entre 2008 y 2011. Ahora, el ‘Acuerdo por el Empleo en Asturias’ (AEPA) sigue el mismo ca­mino, con idénticas cifras ya que los presupuestos de 2013 están prorro­gados a 2014. Una nueva ‘lluvia’ de millones, sin fiscalizar, que contribu­ye a mantener las costosas estructu­ras de las asociaciones de trabajado­res y empresarios, a pagar los suel­dos de sus dirigentes, y a mantener a cientos -o miles- de liberados sin­dicales en toda la región.

Europa paga, los sindicatos subcontratan

Vicente Álvarez Areces se felicitó por haber logrado un acuerdo de concertación social, convenciendo a UGT, CCOO y la FADE, a golpe de talonario, y con la gestión de cursos de formación que no han generado empleo neto. Asturias cerró 2000, el primer año de la concertación, con 54.347 parados, que se elevaron a 61.607 al cierre de 2007, y tras el impacto de la crisis, el desempleo se disparó hasta las 103.992 perso­nas al concluir 2013. 49.645 parados más, que reflejan que los acuerdos de concertación solo tienen efectividad en el ámbito político. En la etapa del ACEBA, las ‘políticas de empleo’ reci­bieron 315 millones en 4 años, repar­tidos en varios capítulos: fomento e igualdad de oportunidades (103 mi­llones), formación de empleo (101,5), fomento del desarrollo local (82), ca­lidad en el empleo (18), y orientación laboral (9,4). El 80% del dinero llegó a través del Fondo Social Europeo, y el resto salió de las arcas autonómi­cas. Tras la retórica habitual que uti­lizan sindicatos y patronal, con enun­ciados duplicados para ‘engordar’ la factura final, se puede concluir que los acuerdos de concertación social han transitado entre el despilfarro y la opacidad en su gestión.

La Sindicatura de Cuentas hizo público el año pasado un informe sobre los fondos repartidos por el Principado en 2009. En solo un año, la FADE recibió 2,3 millones, y UGT y CCOO casi un millón de euros ‘por cabeza’. Tras analizar los datos, la Sindicatura recomendó acabar con las aportaciones directas para la for­mación de trabajadores que reciben la patronal y los sindicatos, para evi­tar que “se disipen los objetivos de estas ayudas”. Es decir, reciben el dinero, y luego lo canalizan a ‘terce­ros’. Los agentes sociales actúan co­mo simples ‘intermediarios’, y trans­fieren los fondos de formación a fun­daciones o entidades paralelas. Una maraña de contratas y subcontratas, para que con tanto trasiego nadie se­pa, con certeza, el destino del dinero público que reciben.

CCOO y UGT derivan las subvenciones a sus fundaciones

En un año, CCOO recibió del Principado 990.206 euros, que justificó a través de los cursos que realiza a través de la Fundación Formación y Empleo de Asturias (FOREM), crea­da y dependiente de CCOO. Es decir, son dos caras de una misma mone­da. Fundación y sindicato mantie­nen un ‘convenio de colaboración’, pero cuando la Sindicatura lo recla­mó para estudiarlo, CCOO aseguró “no disponer del mismo”. Tuvo que devolver 63.373 euros tras la revisión de los gastos que realizó el Servicio Público de Empleo El 96% del dine­ro llegó al Forem, y el 4% restante se quedó por el camino. Son los “costes indirectos asociados al personal de apoyo”, según CCOO. El informe de la Sindicatura es tajante. “El bene­ficiario directo de la subvención (el sindicato) obtiene un porcentaje de los mismos”. O lo que es lo mismo, se queda con un ‘pellizco’ del dinero que recibe por actuar como ‘puente’ entre el Principado y su propia fundación.

UGT sigue el mismo modelo, subcontratando los cursos al Insti­tuto Formación y Estudios Sociales (perteneciente al sindicato) y a la Fundación Metal de Asturias (parti­cipada por Principado, los principa­les sindicatos y la patronal). De los 968.044 euros que recibió en 2009, el único año fiscalizado, tuvo que devolver 68.247. En el caso de UGT, la Sindicatura detectó que no había presentado los justificantes de gas­to de las nóminas, las cuotas de la Seguridad Social, la publicidad, el material de los cursos, y “los sumi­nistros para aulas y otros costes”.

La receta del PP

El año pasado, patronal y sindica­tos recibieron 4,76 millones para cursos de formación, que el PP pro­puso destinar a políticas activas de empleo, para realizar contratacio­nes a través del Principado, como alternativa a seguir derrochando millones en cursos con muy pocos resultados. Según la diputada po­pular, Susana López Ares, “Astu­rias ha destinado más de 150 millo­nes en cursos de formación en los últimos años, sin que se sepa muy bien para qué han servido”. Solo el Estado, aporta anualmente casi 13 millones. Según el PP, con ese dine­ro, podrían llevarse a cabo contrata­ciones en empresas, con deduccio­nes y bonificaciones de entre 3.000 y 7.000 euros al año por trabajador, una medida que podría contribuir a reducir el paro de forma efectiva. Sin embargo, el gobierno regional mantiene su modelo, regando con millones a los agentes sociales, quienes derivan los cursos a sus fundaciones, después de quedarse con una ‘comisión’ por los ‘gastos de gestión’, y negarse a rendir cuentas ante la Sindicatura.

El ‘aguinaldo’ para los sindica­tos y la patronal, sigue siendo una de las prioridades presupuestarias. Los créditos extraordinarios apro­bados ayer, incluyen otros 2,5 mi­llones para los agentes sociales.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter