15:55. LUNES 24 DE FEBRERO DE 2020

“La UE debe combinar el control de gasto con las políticas de crecimiento”

Entrevistas
2 mayo, 2014
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

Francisco Sosa Wagner (Alhuce­mas, Melilla, 1946), es la voz de UPyD en el parlamento europeo desde 2009. Jurista, catedrático y escritor, regresó a la política junto a Rosa Díez, después de militar en su juventud en el Partido Socialis­ta Popular, de ideología marxista, que acabó integrado en el PSOE. Durante este quinquenio europeo, Sosa Wagner ha estado ‘solo’ en Europa, formando parte de la Co­misión de Industria, Investigación y Energía, y llegando a empuñar un pepino en la Eurocámara para defender los intereses de los agri­cultores españoles durante la crisis del ‘e-coli’. Sosa Wagner, europeista hasta las cejas, apela al voto recor­dando que “las leyes de la UE nos influyen desde que nacemos, y has­ta que morimos”.

.-Las encuestas anticipan que UPyD va camino de multiplicar por cuatro su número de diputados en el parlamento europeo.

Confío en que esas previsiones pue­dan hacerse realidad. Durante los últimos cinco años he estado muy solo en el parlamento. Aumentar el número de representantes de UPyD reflejará el afianzamiento del partido a nivel nacional.

.-En las anteriores elecciones (2009), usted pronosticó que roza­rían el millón de votos, pero obtu­vieron 449.499.

Entonces logramos el respaldo del 2,8% de los votantes, un gran resul­tado para un partido nuevo. Conse­guí el escaño con unos 300.000 vo­tos, y si hubiéramos logrado otras 90.000 papeletas, tendríamos un segundo eurodiputado. Ahora las encuestas nos dan un 8 o hasta un 10% de votos. En esta ocasión, su­peraremos ampliamente el millón de respaldos.

.-¿No tiene la impresión de que el desencanto y la indignación, han dado alas a su partido?

Es posible. Pero espero que los ciudadanos nos voten por nuestro mensaje, no por el cabreo con los demás.

.-Según las encuestas, lo que pier­den PP y PSOE, lo suman UPyD, IU y Ciudadanos. Tres partidos que se van a disputar el voto de la España cabreada.

El votante debe ser reflexivo y sa­ber que su decisión es importante. Debe escuchar lo que dicen todos los partidos, y luego ver lo que ha­cen, y tomar una decisión. Tiene que elegir, no actuar por el desencanto.

.-¿Estamos ante el principio del fin del bipartidismo?

No lo creo. PP y PSOE, a pesar de que cada día nos sorprenden con sus decisiones, y de las noticias que les salpican, seguirán cosechan­do muchos votos, aunque pierdan buena parte del apoyo ciudada­no. En otros países, los socialistas y los democristianos liberales se desploman de verdad, pero en Es­paña no.

.-Parece que no confía en que na­da cambie.

Deben cambiar las combinaciones de poder, y los partidos que escoltan a PSOE y PP, que son IU y los nacio­nalismos vasco y catalán.

.-Usted es un europeísta conven­cido, ¿qué le diría a la creciente le­gión de ‘euroescépticos’?

Que lean mi libro, ‘Cartas a un euroescéptico’, que escribí junto a Mercedes Fuertes.

.-Hágame un breve resumen…

La decisiones tomadas en la UE nos afectan en nuestro día a día. En el parlamento llegamos a acuerdos que nos influyen desde que nace­mos, y hasta que morimos.

.-En las últimas elecciones eu­ropeas la abstención alcanzó el 55,1%. En los próximos comicios 6 de cada 10 votantes podrían no ejercer su derecho a voto.

Es un riesgo. Por eso debemos ex­plicar lo que nos jugamos. España ha recibido de la UE el doble del di­nero que obtuvimos del Plan Mar­shall, y se lo debemos a la solidari­dad de los estados más potentes.

.-Para animar el voto de los indeci­sos, apelan ustedes a la importan­cia de las decisiones que se toman en el parlamento europeo, sin em­bargo, a pie de calle, la sensación es que Europa nos hace constan­temente la puñeta.

Pregúntele a los ganaderos, agri­cultores y pescadores. Ellos son quienes tienen más clara la impor­tancia de Europa. Dentro de Astu­rias, piense en las autovías, las lí­neas de ferrocarril o el patrimonio histórico recuperado con dinero europeo. ¿No es suficiente motivo para votar?

.-Una cosa es que Europa ponga un poco de orden en el ‘corralito’ europeo, y otra, bien distinta, es que tenga ‘intervenidas’ las deci­siones de todos los gobiernos comunitarios.

La UE da, pero también quita. Si im­pone la austeridad, es porque esta­mos en una situación económica desastrosa. Los estados no se pue­den endeudar indefinidamente.

.-¿Estamos en manos de los ‘mercados’?

Si, como cualquier familia que gas­ta sin control. Si tiene pocos ingre­sos y pide créditos para hacer un viaje y comprar un coche, luego el banco se lo reclama ¿no? El banco es el mercado, y con los países ocu­rre lo mismo. La UE debe combinar el control del gasto con las políticas de crecimiento.

.-Al final, gane quien gane las elec­ciones, quien va a mandar es Ánge­la Merkel y la troika.

Por mucho que se repita esa canti­nela, nunca será verdad. Alemania tiene más diputados, porque tiene más población, pero Alemania es el país que más votaciones pierde en los consejos de Ministros.

.-No me negará que la presidenta alemana ocupa un lugar de poder privilegiado.

Tal vez si el señor Durao Barroso ocupara su lugar, Merkel no tendría tanto protagonismo.

.-¿Europa está ‘opada’ por Alemania?

No. Como le decía, Alemania tiene su cuota, porque tiene más de 80 millones de habitantes.

.-El rescate a la banca española por ahora ha costado más de 100.000 millones con cargo a los bolsillos de los sufridos ciudadanos. La re­forma bancaria ha llegado mal y tarde.

La semana pasada aprobamos las normas que regirán a partir de ahora los rescates. Serán los pro­pios bancos quienes tengan que crear un fondo, para que en caso de quiebra, los ahorradores no pierdan su dinero.

.-Podrían haberlo hecho antes.

Ni siquiera hemos acabado. Quedan por delante más negociaciones. Le aseguro que estamos en ello.

.-¿No tiene la sensación de que al fi­nal, seguirán pagando los de siem­pre, los ciudadanos?

Lo que ocurre es que en España, ningún banquero se enfrenta a res­ponsabildades penales, y por eso tenemos esa sensación de que son impunes. En otros países, los direc­tores de bancos y cajas que actua­ron de forma desastrosa, pusieron tierra de por medio, aquí se suben el sueldo.

.-Donde no se ponen de acuerdos sus señorías comunitarias, es el pro­blema de la inmigración. En Fran­cia, el anterior gobierno emprendió una ‘campaña de deportación’.

La emigración se afronta con tres palabras: orden, organización e in­tegración. Orden para controlar el flujo migratorio a través de los vi­sados y el organismo Frontex. Or­ganización para firmar tratados bi­laterales, o a nivel europeo con los países que producen emigrantes. E integración para evitar la creación de guetos.

.-Esa teoría no hará que acaben los saltos a la valla de Melilla, ni des­aparezcan las pateras.

Si los demócratas no integramos a los emigrantes, los xenófobos inten­tarán expulsarlos. Y necesitamos a esas personas. La despoblación es una bomba de relojería que está co­locada en el corazón de Europa

.-Hablemos de Asturias y también de León. ¿Hay alguna ‘solución eu­ropea’ para que la Alta Velocidad discurra por su tierra y llegue has­ta Gijón?

Es un problema difícil de entender, porque se han invertido cientos de millones de la UE en el proyecto. Por tanto, los organismos corres­pondientes deben estudiar qué ha ocurrido, abrir expedientes, sancio­nar y exigir responsabilidades, en caso de que las haya. Ese es el papel que debe desempeñar la UE.

.-Europa como solución, pero tam­bién como problema. La UE ha de­cretado la muerte del sector minero…

La minería puede seguir viva más allá de 2018, estoy convencido de ello. Pero no puede seguir depen­diendo de ayudas públicas.

.-¿Por qué las minas de Alemania son rentables y no lo son las españolas?

La rentabilidad es un concepto vo­luble en cuestiones energéticas. Ma­ñana puede hacer un cambio geoes­tratégico en Europa, o cerca de sus fronteras, y de repente el carbón se podría convertir en una reserva esencial.

.-Estará pensando en Ucrania y en el gas ruso…

España es una isla energética, y de­be establecer nuevas rutas. Podría distribuir en Europa el gas que llega de África, por ejemplo.

.-El desarrollo del sector gasístico ha sido un fracaso. Solo hay que re­cordar el ‘cerrojazo’ a la regasifica­dora de El Musel.

Las políticas energéticas de la UE serán fundamentales para poner en marcha esa infraestructura.

.-La UE también fue portadora de malas noticias, cuando declaró ile­gal el ‘tax lease’.

Si la normativa española es inco­rrecta, la UE no tiene más remedio que corregirla.

.-¿Qué opina de la nueva Política Agraria Común?

La PAC ha sido un acierto de la UE, sin esas ayudas el campo no podría haber sobrevivido. Ha fijado pobla­ción y creado riqueza.

.-Pero, ¿qué opina del reparto?

La nueva PAC no es la mejor que podríamos haber acordado. Deja muchos cabos sueltos en manos de los estados.

.-¿Está a favor del fin de la cuota láctea?

No, hubiera preferido que continua­ra, aunque tuvieran que revisarse. Ya veremos cómo evoluciona el mercado cuando esté liberalizado.

.-El reparto de la cuota pesquera, genera protestas cada año.

Los pescadores saben muy bien como influye Europa en sus vidas y en su actividad. Todos los países y regiones tienen sus propios intere­ses. Si resulto de nuevo elegido, los pescadores asturianos deben saber que tendrán mi puerta abierta para recibirles, escucharles, y si tienen razón, llevaré sus reclamaciones al parlamento para defenderles.

.-En el fondo, los lobbies marcan el rumbo de las políticas europeas…

Hay grupos de presión en todos los sitios, y también en la UE. Si en cualquier ayuntamiento de As­turias se va a cambiar el PGOU, los vecinos, los constructores y los inte­resados, intentarán presionar a los concejales. Por presión se aprobó el Código de Comercio o la Ley del Fe­rrocarril hace siglos.

.-Pero de ahí, a que manden…

Los lobbies en Europa llevan una etiqueta que los identifica. Hay 6.000 o 7.000 grupos registrados, y todos los conocen.

.-¿Han llamado a su puerta?

Muchas veces han estado en mi despacho. Forma parte del sistema y es aceptable, siempre que no ven­gan con dávidas o regalos…

.-¿No cree que reunirse en el des­pacho con un eurodiputado, para tratar de influir en su voto, es una actitud un tanto sospechosa?

Tienen acceso a los centros de po­der, pero el político siempre debe ser honesto. Los lobbies tienen mucho que decir y cuentan con argumentos importantes que de­bemos escuchar. Después, cada uno actuará en función de crite­rios técnicos, políticos o ideológicos

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter