21:53. SáBADO 21 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Europa despierta sus fantasmas del pasado

España
31 mayo, 2014
MARINA GARCÍA

Europa en estado de shock, España confusa, y la clase política aturdida y enmudecida. Pero solo en el PSOE hay ruido de sables. En el resto de partidos, aún están haciendo recuento de daños. El 25-M ha dejado tiritando a toda la Europa comunitaria. Y el paisaje después de la batalla, es desolador y ha desvastado la ‘cartografía’ política de la Unión Europea. Ha estallado la primavera del descontento. Se veía venir, y nadie hizo nada para contener el voto de la creciente ‘eurofobia’. ¿Dónde estaba la ‘troika’ europea?, ¿y la ‘dama de hierro’ alemana?, ¿y los ‘hombres de negro’ que controlan la caja de caudales de la UE? Ensimismada en su gigantesca burocracia parlamentaria, ciega ante la creciente rebelión social que palpita en una Europa de dos, tres, cuatro y hasta cinco velocidades; la UE ha fracasado en su intento de impone una tiranía europea que decapita la soberanía de los países, y que estrangula a los estados más débiles. El euroescépticismo se ha transformado en fobia hacía una Europa que penaliza a sus socios comunitarios, que impone severos peajes, y que carga sobre los ciudadanos las penalidades de sus gobiernos y los latrocinios de la banca. Por eso, millones de ciudadanos se han rebelado ante el sometimiento europeo. Por eso, están brotando como hongos partidos radicales, ultras, nazis, antisistema, xenófobos…, que han encontrado en el desconcierto y la confusión, el caldo de cultivo necesario para resucitar los viejos y sanguinarios demonios europeos. Por eso, Europa ha entrado en crisis, se ha ‘balcanizado’, y está sumida en una nueva ‘guerra fría’ de impredecibles consecuencias.

Europa ya tiene su ‘primavera árabe’, aunque aquí, civilizadamente, no ha habido ningún herido. El 25 de mayo de 2014, figurará en los libros de historia, como la fecha de un nuevo Holocausto europeo. Agonizan los dos grandes bloques políticos, se apaga Europa, y tiemblan los cimientos de la UE. La ultraderecha ha sido el partido más votado en Francia. En el Reino Unido pisan fuerte los antisistemas (UKIP). En Grecia se dispara el extremismo a la izquierda (Alexis Tsipras) y a la derecha (Aurora Dorada). Un ogro radical con réplicas en Dinamarca, Finlandia, Italia o Hungría. Hasta en Alemania ha irrumpido una Alternativa antisistema y antieuropea. Los ‘bolcheviques’ han irrumpido en la Eurocámara con una legión de 100 diputados, pertenecientes a 15 partidos abiertamente antieuropeos, y procedentes de 13 países. ¿Cabe mayor descrédito para la Unión Europea? Un centenar de eurodiputados insurrectos que, entre sus proclamas, llevan la destrucción del euro, el fin de los muros y vallas en las fronteras, pero también el fin de la libre circulación o salida de los países que componen la atrofiada Unión Europea. 57 años después, Europa se ha ido al carajo, y la canciller alemana, y más de 700 acomodados eurodiputados, no han hecho nada para evitarlo. Un laberinto político que está haciendo despertar las peores pasiones en la vieja y decimonónica Europa.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter