04:17. SáBADO 19 DE OCTUBRE DE 2019

Nuevo cisma en el Partido Popular

Política
21 junio, 2014
LUCÍA GARCÍA

“El PP se recupera” tituló, con honores de portada, el periódico gubernamental. Sin embargo, los populares asturianos sufrieron un nuevo descalabro en las pasadas elecciones europeas donde, por primera vez desde 1977, el Partido Popular se desplomó por debajo de los 100.000 votos (90.687). Por eso, crece el malestar y la incertidumbre, en las principales juntas locales del PP. En Oviedo y Gijón, la derecha ya no oculta sus críticas hacía Mercedes Fernández y sus ramalazos caciquiles al frente de la dirección regional del partido, donde Fernando Goñi también ha quedado desplazado a un papel ‘terciario’. Y mientras que en la capital asturiana, el alcalde y ‘hombre fuerte’ del Partido Popular, tras haber heredado el mayor granero electoral de la derecha -64.237 votos en las elecciones municipales de 2007, y 39.763 en los comicios de 2011-; guarda un significativo silencio; en Gijón, el grupo municipal del PP ha solicitado -esta semana- la celebración de un congreso, que de forma urgente, devuelva la “normalidad” y la “legitimidad” a una Junta Local intervenida desde hace ya 16 meses. A menos de un año, para una nueva convocatoria electoral, los populares de Gijón van camino de un nuevo fracaso tras haber obtenido 22.007 votos en las elecciones europeas, y 28.253 en las últimas elecciones municipales, que se tradujeron en 5 ‘raquíticos’ concejales. Tras la defenestración de Pilar Fernández Pardo, que acabó arrojando la toalla, el Partido Popular en Gijón permanece ‘amordazado’ por la dirección regional del partido, y envuelto en una permanente situación de interinidad, que no contribuye a incrementar su famélica intención de voto. A diferencia de Oviedo, en Gijón el PP carece de liderazgo y de ‘referentes’, de cara a la ciudadanía, para afrontar las próximas elecciones municipales.

En Gijón bajan revueltas las aguas del Piles. Manuel Pecharromán que asumió, en marzo del año pasado, la condición de portavoz del grupo municipal del Partido Popular, se ha amotinado, junto a sus concejales, contra el ordeno y mando de Mercedes Fernández. Un nuevo pulso entre el PP de Gijón y el PP de ‘Cherines’, que no olvida que Pecharromán trató de plantarle batalla en el último congreso regional del partido. Como ya sucedió en ‘episodios’ internos anteriores, Mercedes Fernández se ampara en los “órganos de dirección” para anular la capacidad de maniobra, pero también la autonomía, de las juntas locales. A finales del año pasado, Fernando Goñi envió una carta a todas las juntas locales decretando que se abstuvieran de apoyar ningún presupuesto municipal, a menos que lo autorizasen los “órganos de dirección del partido”. Ahora, apelando a los mismos ‘órganos’, ‘Cherines’ trata de silenciar a todo el grupo municipal de su partido, que reclama la convocatoria de un congreso del Partido Popular en Gijón. No es la primera vez, ni será la última, que Mercedes Fernández firma ‘decretos’ para aislar y cercenar, a sus concejales en Gijón. El 14 de diciembre de 2012, envió una primera misiva a Pilar Fernández Pardo, en la que ordenaba que en los ayuntamientos donde el PP sea oposición, prácticamente en todos, sus concejales no “facilitasen ni apoyasen” los presupuestos municipales “sin la autorización expresa del comité ejecutivo regional”. Dos meses después, Fernández Pardo abandonaría el Ayuntamiento, ante las continuas injerencias de Mercedes Fernández.

A las bravas, y con la velada amenaza de los “órganos decisorios del partido”, siempre la misma cantinela, ‘Cherines’ ha cerrado en falso la enésima crisis interna del PP en Gijón. La misma dirigente que se las da de ser más ‘papista’ que Rajoy, apelando al sistema piramidal y jerárquico del Partido Popular; es quién está vulnerando de manera reiterada los estatutos del partido. Las gestoras ‘caducan’ a los seis meses, y en Gijón el PP lleva ya 16 meses intervenido, y en manos de los decretos que llegan desde la sede de Oviedo. El plantón, que el jueves le dieron los cinco concejales a Mercedes Fernández, certifica que la guerra no ha hecho más que comenzar. Y a diferencia de Pilar Fernández Pardo; Manuel Pecharromán cuenta con el apoyo y la ‘protección’ de Agustín Iglesias Caunedo, alcalde de Oviedo, y peso pesado del PP en la capital asturiana.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter