04:16. SáBADO 19 DE OCTUBRE DE 2019

«Mi máxima aspiración es que Oviedo vuelva a la Feria»

Asturias
1 agosto, 2014
Álvaro Muñíz lleva 38 ferias a sus espaldas, desde que en 1975 comenzó a trabajar entre stands y pabellones. Después le ofrecieron quedarse dos semanas más, un mes, le hicieron un contrato de 10 horas semanales…y al final, acabó dirigiendo una pequeña ciudad que, durante dos semanas, recibe 700.000 visitantes, habla todos los idiomas del mundo, y donde se puede comprar casi de todo. Y siempre habrá algo nuevo, que la FIDMA ponga de moda, asegura Álvaro Muñíz, su incansable director, que también encabeza el Club de Empresas de Turismo del Principado, y el Ateneo Jovellanos.

.-La FIDMA, un año más, va a salvar las cuentas de la Cámara de Comercio de Gijón.
Contribuye de forma muy especial a la Cámara, con una facturación que ronda los 3 millones, entre alquileres y entradas, pero es mucho más que eso.
.-1 millón de euros, en taquilla, reflejan que no todo el mundo entra gratis a la Feria.
Detrás de cada persona invitada, hay una empresa o institución que invita, y paga por cada entrada. Nadie entra gratis, aunque si hay varios precios y formatos.
.-¿Cuántas invitaciones se reparten?
1250.000. Se utilizan, sobre todo, el Día del Banco Herrero, el Día de la Caja de Ahorros, y en las jornadas que dedicamos a los concejos.
.-El Sporting y el Real Oviedo, ya quisieran recaudar en toda la temporada 166 millones de las difuntas pesetas.
Sí, muchas instituciones querrían tener nuestro tirón, pero las entradas tampoco dicen mucho del resultado de una feria. Yo tengo más en cuenta los excedentes, y otras variables de negocio. Los números son volubles, y cada uno los puede interpretar como quiera.
.-Supongo que en otras comunidades y provincias, la FIDMA es un ejemplo difícil de imitar, para sus cámaras de comercio.
Cada feria es diferente, y está influida por el entorno y sus circunstancias. No hay ninguna que se parezca a la FIDMA, y es envidiada. Así me lo han dicho otros directores, en las reuniones de la Federación de Ferias.
.-En Asturias, ¿no se valora lo suficiente?
Tengo que reconocer que la FIDMA se valora más fuera del Principado. Es un defecto de los asturianos.
.-La FIDMA dura 16 días, pero su organización y venta de espacios se prolonga durante todo el año.
Una edición comienza cuando aún se está desmontando la anterior. La labor dura doce meses, y se intensifica en enero, al abrir los plazos para alquilar los espacios.
.-La planificación de nuevos proyectos, en ocasiones, supera los doce meses.
Las ideas más ambiciosas tardan 2 o 3 años en madurar, y después aún queda ejecutarlas. Nunca nos detenemos.
.-58 años después, ¿qué novedades va a ofrecer la Feria este año?
Muchas, todas las que traigan los expositores. Ni siquiera yo estoy al día de cada una de ellas. Han guardado sus nuevos productos con celo, hasta la inauguración.
.-La Feria de Muestras de Gijón es, además, la única feria comercial del mundo en la que se puede contemplar un Picasso o un Greco.
La feria en sí misma es producto de todo lo que la rodea. Tenemos una industria de cabecera, como la siderurgia, cada vez más industrias transformadoras, y también un gran componente cultural, que se traduce en exposiciones muy importantes.
.-Bocadillos de calamares, máquinas para triturar verduras, coches, leche, cafés y cultura. Vaya mezcla.
Ahí está el atractivo de la FIDMA, en ofrecer a cada persona lo que busca y le interesa.
.-En la FIDMA siempre hay lo mismo, como se dice en la calle, pero sigue siendo una visita obligada.
Es un error. Al entrar en la feria, tenemos Cajastur a la izquierda y el Sabadell a la derecha. Los productos y servicios que ofrecen, son diferentes a los de hace 10 años. Los modelos de coche, también cambian. Aunque las marcas permanezcan, los productos se renuevan. La feria nunca se repite.
.-¿No tiene la impresión de que la FIDMA es como Georgie Dann, una canción del verano?
Es una cita imprescindible para unos, y para otros, es solo un entretenimiento. Hay personas que vienen a Asturias para asistir a la FIDMA, y otras que aprovechan para darse una vuelta.
.-La mayoría del público sigue siendo asturiano.
Un 25% procede de Gijón, un 50% del resto de Asturias, y el resto de fuera de la comunidad. La mitad de quienes vienen a Asturias, a la FIDMA, son extranjeros.
.-Por cierto, ¿Qué volumen de negocio cree que se mueve durante las dos semanas de Feria?
Es un error reducir la feria a un dato, como si se tratase de un mercado.
.-Pero tendrá estimaciones, una aproximación…
Aunque la gente no lo crea, a la feria no se viene solo a vender. Las empresas se promocionan, conocen a la competencia, y establecen contactos, que en el futuro podrán llevar a una compra. Quien le quiera poner un valor monetario a los 16 días de feria, no sabe lo que dice.
.-¿Cuáles son los nuevos ‘fichajes’ de este año?
No hay muchas novedades. El 80% de los expositores se mantienen. La fidelidad de quienes se quedan, es más importante que quien llega.
.-¿Y el ‘cliente’ que se le resiste?
El Ayuntamiento de Oviedo. Mi máxima aspiración es que la capital de Asturias vuelva a estar representada en la feria.
.-¿Se ha puesto en contacto con el consistorio?
He enviado varias propuestas para adjudicarle un stand, o crear el Día de Oviedo. Pero por ahora no ha tenido ningún resultado.
.-El año pasado año tuvo ‘pleno’ de políticos. No faltó ninguno a la cita…
La feria es un foco de atención en el verano asturiano. No solo por la compra y la venta, sino por la promoción. Aquí cualquiera puede transmitir su mensaje y ser escuchado, incluyendo a los políticos.
.-Otra de las singularidades de la FIDMA, es el ‘traslado’ del gobierno del Principado, al recinto ferial.
A todo el mundo le interesa estar aquí. Y el gobierno no es ajeno al altavoz de la feria. Nadie lo es.
Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter