08:18. LUNES 18 DE NOVIEMBRE DE 2019

Asturias transita hacía la ingobernabilidad

Política
2 agosto, 2014
DAVID ASCASO

A menos de diez meses para un nuevo ‘doblete’ electoral (municipales y autonómicas), el tablero político de Asturias está más abierto que nunca. El ‘efecto Podemos’, la fiebre de primarias que ya aqueja a todos los partidos, a excepción del PP; y el ocaso del bipartidismo, van a marcar las próximas elecciones en todos los ámbitos, desde el municipal, hasta el escenario nacional, donde la irrupción de Podemos está haciendo temblar a los dos partidos que se han alternado en el poder durante los últimos 40 años. En Asturias, el cuadro de situación, apenas difiere de lo que sucede en Madrid. A nivel regional, el presidente del ejecutivo, Javier Fernández, ha cambiado de ‘pareja de baile’, y ahora Mercedes Fernández (PP) se ha convertido en el andamiaje que sostiene a un gobierno decrépito y que no ha resuelto ninguno de los grandes problemas que tiene Asturias. Por eso, no hay ninguna razón, que lleve a pensar que el PSOE incrementará, en las próximas elecciones autonómicas, el número de diputados que tiene en la actual legislatura -obtuvo 16 en la noche electoral de 2012 y consiguió un diputado más en el proceloso recuento del voto del exterior-. El desgaste de un gobierno insolvente y un jefe del ejecutivo, completamente desaparecido en combate, es muy probable que le pase factura al PSOE en las próximas elecciones. Y los votos que pierda el PSOE, los sumará IU, UPyD y Podemos, fragmentando aún más la Junta General del Principado, que podría albergar, por primera vez, hasta a seis partidos en sus 45 escaños.

En la otra orilla, la del centro derecha, Foro Asturias y PP, siguen a la gresca, y la reconciliación sigue siendo una utopía entre dos partidos que uniendo sus votos, hoy podrían estar gobernando en el Principado. En las últimas elecciones, Foro obtuvo 13 diputados, aunque perdió uno en el recuento del voto emigrante, y 10 el PP. En total, sumaron 23 escaños, superando el listón que marca la mayoría en la cámara regional. A diferencia del voto de la izquierda, disperso y atomizado; el partido de Francisco Álvarez-Cascos y el PP de Mercedes Fernández, cuentan con el monopolio de un electorado que difícilmente votará a otras opciones políticas. La derecha, o el centro derecha, se debate entre votar a Foro o votar al PP, no hay otras alternativas, como quedó reflejado en las últimas elecciones europeas, donde buena parte de los votantes de ambos partidos se ‘quedaron en casa’, y no ‘cambiaron de camiseta’, a diferencia de otros electores que abandonaron, por primera vez, al PSOE.

Aún así, será difícil que Cascos y Mercedes Fernández, arreglen sus diferencias. Entre otras razones, porque el PP siempre acaba apoyando y saliendo al rescate del PSOE. Así sucedió en 2011, cuando Foro ganó las elecciones autonómicas, y el PP se unió a un ‘tripartito’ (PSOE-PP-IU) para derrocar al gobierno de Álvarez-Cascos. Más recientemente, el PP dio sus votos al PSOE -Gabino de Lorenzo terció desde la Delegación de Gobierno, “hay que arreglarse”-, para que Javier Fernández pueda gobernar a golpe de créditos extraordinarios, que solo sirven para incrementar la deuda y ‘tapar los agujeros’ de un gobierno en permanente estado vegetativo. Esta misma semana, PP y PSOE han vuelto a unir sus votos, para convertir en patrono de la desguazada Caja de Asturias, a Manuel Menéndez, su presidente, hoy ‘huido’ a Madrid. Las políticas de hechos consumados, reflejan que el pacto ‘PPSOE’, es una constante en nuestra comunidad, antes (Gabino-Areces) de manera clandestina, y ahora de forma pública y notoria. ¿Cómo se comportará el votante del PP en las próximas elecciones? Buena pregunta. ¿Castigará a ‘Cherines’ por su apoyo, sin condiciones, al PSOE? ¿Volverá Foro a recuperar terreno perdido tras su ‘gatillazo’ europeo? A falta de respuestas, siempre quedan las conjeturas. Ni Javier Fernández, ni Francisco Álvarez-Cascos, obtendrán la mayoría suficiente para gobernar sin sobresaltos. Mercedes Fernández, seguirá arruinando las expectativas de voto del PP. Y los partidos alternativos volverán a tener la llave de una comunidad que transita hacía la ingobernabilidad. A menos de diez meses, para una nueva batalla electoral, nada está decidido, ni a babor, ni a estribor.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter