20:00. LUNES 21 DE OCTUBRE DE 2019

“En mi pintura hay denuncia y protesta contra la devastación”

Cultura, Entrevistas
2 agosto, 2014

.-Como cada verano, ha vuelto a Asturias, desde Nueva York.

Asturias siempre será un lugar destacado para mis afectos y viajes, nunca dejaré de volver a mi tierra.

.-Este año, tuvo que cambiar sus planes, para recoger el Premio Príncipe de Gerona.

Una de las condiciones para recibir el galardón, es recogerlo en persona. Por supuesto, acepté. Habría hecho todo lo necesario para estar presente, cambiando mis planes para volar a España en junio.

.-En 2005, recogió el XX Premio BMW, de manos de la Reina Sofía, y ahora, del nuevo Rey.

Siempre es emotivo ser reconocido, y más aún por un jurado de expertos de una institución vinculada a la Corona. El fallo es un halago. Han tenido en cuenta mis pequeños proyectos, que conforman mi corta carrera.

.-El galardón reconoce a un “joven artista con una obra prometedora”, aunque usted ya está consagrado.

Desde el punto de vista de la edad, soy aún muy joven, aunque empecé muy pronto y avancé más que mi generación. El arte es una carrera de fondo, y lo más atractivo son los retos que quedan por delante, las obras que aún no he realizado. Por eso considero que encajo con el perfil de ‘artista prometedor’, según el criterio del jurado.

.-¿Su obra está comprometida con la defensa de la naturaleza? Así la definió el Rey.

Planteo una reflexión del entorno, del paisaje y la naturaleza, aunque esas cualidades quedan en segundo plano, detrás de la búsqueda estética. El agua y los bosques están presentes, y ayudan a crear un impacto visual. El objeto final pasa desapercibido.

.-Acostumbra a pintar paisajes devastados.

La imagen del árbol roto, quemado, es dura. Pero detrás de él está el bosque, el motivo. Hay denuncia y protesta contra la contaminación, aunque se puede perder la pista de esa intención, si solo se aprecia lo estético.

.-También calificó su pintura como “reflexiva y esencial”. ¿Cómo la define usted?

No es una pintura de moda, ni efectivista, ni de éxito comercial. Es más intuitiva, y requiere la predisposición del público, para penetrar en el mensaje. Tiene muchas lecturas, porque no atrae las miradas en un segundo. Por eso es inagotable.

.-¿Figuración, o pintura abstracta?

Solo hay dos clases de pintura. La buena y la mala.

.-Aunque le pese, su obra también es analizada, y clasificada.

La pintura abstracta es un ‘zoom’ que se fija en partes concretas de la realidad, y la figurativa aleja el punto de vista, lo hace más visible. Mi obra no es abstracta, al tener componentes figurativos, ni figurativa, por ser demasiado abstracta. Que me califiquen como quieran. Estoy muy cómodo en mi limbo.

.-Se siente incómodo a la hora de explicar tu pintura?

Tengo mi propio mundo artístico, e imágenes que me atrapan. No me preocupo por la definición de mis pinturas.

.-Muelles de Nueva York, palmeras de México… ¿Algún proyecto más cercano a las urbes de su tierra?

Mi primera etapa, más industrial, estaba ligada a Asturias, aunque también podía confundirse con NY. No me cierro a futuros proyectos, en los que vuelva a reflejar nuestros paisajes, pero también de un modo universal.

.-¿Cómo?

Buscando puntos en común, con imágenes que se puedan interpretar en todo el mundo, al igual que los muelles. Pueden estar en la desembocadura del Nalón, en Nueva York o en Japón.

.-Asturias ha quedado desdibujada en sus obras…

Siempre hay un poso de Asturias. Mi serie ‘Trees’ nació tras una estancia en la región, y este año podría llevarme de regreso un nuevo estímulo.

.-La inspiración, ¿siempre le coge viajando?

Viajar es una forma de romper la monotonía y ser más receptivo a la inspiración, abriendo la mente. Pero no estoy todo el día trabajando. Recojo imágenes en mi retina, o en mi cámara de fotos, que después pueden madurar y servir de base a una serie.

.-¿Cuándo volverá a exponer en Asturias?

No lo sé. La última muestra, en 2011, fue en el Centro Niemeyer, y el proyecto tardó dos años en gestarse, tras mi primera visita a Brasil, para conocer a Óscar Niemeyer.

.-¿Qué recuerdo guarda de aquel paso por Avilés?

El Niemeyer es un espacio único, vacío en su interior y un marco muy difícil donde exponer, aunque agradecido. Por allí pasaron 20.000 personas para ver los cuadros.

.-Ahora, la programación se ha devaluado.

Tuve la suerte de exponer en la primera etapa del Niemeyer, en una buena época.

.-¿Cómo valora la situación actual?

Es distinta. Han optado por otro formato, tal vez menos ambicioso. Tiene poco que ver con sus primeros años.

.-Por cierto, utiliza las redes sociales para ‘colgar’ sus obras. ¿Es promoción?

Cada cual puede ver aquello que quiera. Para mi es compartir mi arte, de una forma rápida, directa, simple y divertida, con un público que tal vez no me conoce. Como todos los pintores, trabajo mucho, y expongo poco.

.-Al fin y al cabo, usted vive de su arte, de vender cuadros.

El médico vive de su sueldo, pero su objetivo es salvar vidas. Para mi es algo parecido. Pinto por necesidad. Y exponiendo en Internet, espero que alguien le entre el gusanillo, comience a seguirme, y la incite a acudir a una exposición en el futuro. Por suerte, una fotografía no sustituirá nunca a la contemplación del cuadro, en vivo.

.-¿Cómo ve Asturias, desde la lejanía?

Mejor ahora que hace dos años. Las nuevas generaciones han decidido actuar, y buscar su futuro fuera. No es algo negativo.

.-Pero se pierde talento.

Debemos intentar que la autopista que toman los jóvenes para marcharse, sea de ida y vuelta. En algún momento, deben volver. La crisis, más allá de los dramas personales y familiares, ha estimulado la creatividad.

.-Es un mensaje repetido, pero no minimiza el impacto.

Todos estábamos cómodos dentro del sistema. Solo cuando falló y se derrumbó, nos planteamos salir de él. Esa es la parte buena, pero nadie se olvida de todo el sufrimiento.

.-Si quisiera imitar a Goya, ahora hay inspiración de sobra para una larga serie de ‘pinturas negras’.

Prefiero inspirarme en la naturaleza. Además, debemos ser optimistas. La realidad ya es bastante pesimista, y no podemos dejar que nos supere y nos envuelva.

.-¿Pintaría a Asturias, más verde o más negra?

Con más luz. Al menos con luz al final del túnel. Hay más trabajo, más esfuerzo y más pasión en todo. Ese es el camino.

.-¿Dónde le gustaría exponer su próxima muestra?

Por una parte, cualquier nuevo país o ciudad, donde no me conozcan, es un acicate, un reto para acercarme a un público nuevo. Pero al mismo tiempo, volver al lugar donde ya te conocen, resulta aún más difícil y atractivo. Ya no solo tienes que sorprender o emocionar. Además debes convencer.

“El Rey representa a la nueva generación de este país”

.-La entrega del Premio Príncipe de Gerona, no fue su primer encuentro con Felipe VI.

No, como Príncipe de Asturias, inauguró la exposición ‘Caminos de tierra, caminos de mar’, en el Museo de Montserrat, en 2011.

.-Y después hubo otras reuniones.

Coincidimos en algunos actos, tanto en España como en Nueva York.

.-En varias ocasiones, ha agradecido el papel de la Corona como ‘mecenas’ y protectora del arte.

El Rey, y la Casa Real, son un pilar fundamental de la cultura como país, y de la identidad de los propios españoles.

.-¿Es monárquico?

Apoyo a monarquía, o más bien a Felipe VI. Representa a la nueva generación de este país. Yo nací en democracia y no tengo ningún complejo social. No viví la represión de otros tiempos, y creo que tenemos el sistema más acertado en este momento.

.-Eso le convierte en monárquico.

No soy ni de izquierdas ni de derechas, ni monárquico ni republicano, pero el Rey es una figura excepcional, cuenta con una gran preparación, y puede hacer mucho por España.

.-Usted que lo conoce, ¿cómo lo definiría?

Es una persona honesta y comprometida con el país. Representa a España en el extranjero mucho mejor que cualquier político, y llega al trono sin ningún lastre. Es nuestra ‘marca blanca’ más allá de las fronteras.

.-Insisto, parece un monárquico convencido.

También comparto algunas posiciones republicanas. Hacer las cosas bien debe estar por encima de la ideología. Felipe VI tiene mi compromiso y afecto. Si el tiempo me quita la razón, y no cumple las expectativas, no tendré ningún problema en corregir mis palabras.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter