23:37. VIERNES 20 DE SEPTIEMBRE DE 2019

117 millones en avales

Asturias
29 febrero, 2016
DAVID ASCASO

La consejera de Fomento, Belén Fernández, aseguró en la Junta que el Principado tiene avales por valor de 71 millones en Sogepsa. Las cuentas aprobadas por el Consejo de Administración de la sociedad mixta, reflejan avales que alcanzan los 117 millones

Los avales comprometidos por el Principado para financiar a Sogepsa, ascienden a 117 millones de euros (29.382 millones de las antiguas pesetas), y no a 71. La cifra aportada por la consejera de Fomento, Belén Fernández, en sede parlamentaria, cuando desglosó los números de la sociedad mixta, está muy alejada de la realidad, como refleja la memoria de la empresa participada por el gobierno regional, aprobada por el consejo de administración el pasado mes de junio. A pesar de los esfuerzos del gobierno regional para refinanciar la deuda y dilatar los pagos, el tiempo se agota. Sogepsa debe 132 millones a los bancos, y tiene que amortizar 69 antes de fin de año.
El Principado actuó como único avalista de la sociedad ante cuatro entidades bancarias, en las operaciones firmadas entre 2006 y 2009. El préstamo más cuantioso corresponde al BBVA, que concedió dos créditos de 43 y 30 millones, 73 en total. El Banco Herrero y Liberbank aportaron 15 millones más cada uno, y el Banco Santander otros 14. En total 117 millones, para costear la promoción de suelo industrial. A 31 de diciembre de 2013, el ‘saldo dispuesto’ era el mismo. Sogepsa no había devuelto entonces ni un euro de los préstamos. Y tal como recoge la memoria, nadie más avaló a Sogepsa para respaldar sus operaciones de suelo industrial. Si no hace frente a sus obligaciones, el aval podría ser ejecutado, y ‘restado’ de las cuentas autonómicas. El 90% de los ‘números rojos’ de Sogepsa corresponden a los fallidos e inacabados políticos de Bobes (Siero) y Lloreda (Gijón), que ponen en peligro el equilibro presupuestario de la región. La venta de parcelas está paralizada, a pesar de la rebaja en el precio del suelo industrial, por la falta de demanda y la falta de accesos, y no se recuperará a corto o medio plazo. Mientras tanto, el Principado no puede eludir sus obligaciones como avalista, y la sociedad mixta, no tiene capacidad para hacer frente a los créditos, cuando el año pasado, su volumen de negocio se desplomó hasta los 1,2 millones y el gasto en personal, alcanzó los 1,6.
Aunque Sogepsa también está participada por ayuntamientos y constructoras, el 45% del accionariado está controlado por el Principado, la única entidad que comprometió avales, como reconoció el pasado mes de diciembre Belén Fernández, al explicar el proyecto presupuestario de la consejería de Fomento, y como recoge la Memoria de la sociedad. La consejera reconoció que el futuro de la sociedad “es incierto”, aunque niega que haya causas legales que conduzcan a su disolución, a pesar de encontrarse a un paso de la liquidación. Solo los avales que ‘atrapan’ al Principado, sostienen a la sociedad mixta, hasta que los bancos decidan ejecutarlos, reclamando al Principado 117 millones de euros. Además, existe un convenio firmando en 2009 que también compromete al gobierno autonómico, a través del IDEPA, a aportar fondos para lograr “el equilibrio de costes e ingresos”. Si Sogepsa entra en causa de acreedores, el IDEPA tendría que asumir el coste de las expropiaciones y las deudas con los proveedores, una doble garantía que ahora pone en riesgo la estabilidad de las arcas autonómicas.
Solo 414.000 euros en ventas

Bobes y Lloreda son un negocio ruinoso. A pesar de la inversión y los avales de 117 millones para financiar la operación, el año pasado solo se vendieron parcelas por valor de 414.000 euros. Sogepsa, tras dos años de pérdidas, que rompieron una ‘racha’ de 15 años generando beneficios, acumula una deuda de 167 millones a 31 de diciembre de 2013, y que ha continuado creciendo durante 2014. La Sociedad Mixta de Promoción y Gestión del Suelo no tiene capacidad para hacer frente a los vencimientos y amortizaciones, y su volumen de negocio ni siquiera es suficiente para pagar las nóminas de los empleados, a pesar del recorte en personal. De los 132 millones que debe a los bancos, 69 son deuda a corto plazo, que ‘vence’ este ejercicio. El Principado solo tiene dos opciones: refinanciar y pagar más millones en intereses a largo plazo, comprometiendo los futuros presupuestos, o arriesgarse a que los bancos reclamen la ejecución de los avales. En ambos casos, las cuentas públicas saldrán perdiendo, aunque la consejera Belén Fernández se empeñe en minimizar el volumen de los avales comprometidos, que podrían cargar a las cuentas de la comunidad, el fracaso económico de Bobes y la Lloreda.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter