21:09. VIERNES 22 DE NOVIEMBRE DE 2019

El gobierno tiene que rendir cuentas

Editorial
13 agosto, 2014

Asturias cerró el segundo trimestre del año con una deuda pública que alcanzó los 3.402 millones de euros, según los datos que dio a conocer ayer el Banco de España. En comparación con el segundo trimestre de 2013, la deuda de la comunidad ha aumentado un 26,8%, al pasar de 2.683 a 3.402 millones de euros, y se ha elevado del 12,5 al 15,9 por ciento en relación al PIB. En términos interanuales, los números también pintan ‘rojos’, ya que la deuda se ha incrementado en 719 millones, y en 350 millones desde que comenzó el año.

Asturias cerró 2013 con una deuda que alcanzó los 3.052 millones, hoy debe 3.402 millones, o lo que es lo mismo, el gobierno de Javier Fernández, después de haber estrangulado cualquier inversión y tras haber congelado la oferta pública de empleo, ha incrementado la deuda en más de 58 millones de euros, cada mes. Traducido en pesetas, el gobierno de Javier Fernández, el mismo que hace alarde de superávit en sus cuentas, tiene un desfase de 9.628 millones al mes.

Los nuevos préstamos y créditos extraordinarios, han elevado el ‘agujero’ hasta los 3.402 millones, rozando la ‘línea roja’ de los objetivos de déficit impuestos por el ministro Montoro. Y si no fuese por la corrección al alza de los objetivos de déficit marcados por el Estado, al Principado solo le quedaría un ‘colchón’ de 9 millones hasta finales de año. Así quedó escriturado en el Plan Económico-Financiero de Asturias, que fijó un límite de endeudamiento de 3.411 millones a 30 de diciembre.

Asturias ha multiplicado por más de tres, su déficit en tan solo cinco años. La comunidad cerró 2009 con una deuda de 1.080 millones, y hoy debe 3.402, con vencimientos anuales que superan los 300 millones, y que el próximo año alcanzarán los 360 millones, cuando en 2010 los vencimientos no superaron los 100 millones. Crece la deuda y también los intereses. Los préstamos extraordinarios, aprobados por el PSOE con el voto favorable del PP, añadirán otros 90 millones en concepto de intereses.

Los galopantes ‘números rojos’ de Asturias merecen una detallada explicación, ahora que el PSOE gobernante va a tener que someterse al control de la oposición cada 15 días, siempre y cuando, el PP no vote en contra en la Junta de Portavoces del próximo lunes. Amputada la inversión, precarizado el empleo público (eventuales), despedidos o ‘amortizados’ un millar de trabajadores de la Sanidad, y con cientos de niños recibiendo clases en casetas de obra en Oviedo; Javier Fernández tiene que empezar a rendir cuentas de su nefasta gestión al frente de un gobierno que no gobierna.

El ‘sablazo’ de los libros de texto

El abusivo precio de los libros de texto, es un asunto de ‘interés general’, aunque sus señorías sigan ancladas en las antípodas de las preocupaciones ciudadanas. Y así lo reflejan las colas que se han registrado, esta semana, en el banco de intercambio de libros, impulsado por el Ayuntamiento de Oviedo y la Cruz Roja. Un remedo de la Cocina Económica, solo que para conseguir una ‘ración’ de libros de textos. Las ayudas para comprar material escolar, es una responsabilidad compartida, que debería de estar al margen de politiqueos y demagogias. Mariano Rajoy ha decretado el fin de las ayudas estatales, mientras que el PP de Asturias reclama la gratuidad de los libros de textos, y que el Principado se haga cargo de una factura que podría superar los 12,5 millones de euros anuales, según el Principado. En paralelo, el gobierno regional ha recortado las ayudas que concede, bajando hasta los dos millones, que apenas llegan a unas 19.000 familias que reciben un ‘cheque’ de tan solo 105 euros por cada hijo en edad escolar. Sin embargo, el precio de los libros alcanza entre unos 140 y 170 euros, en Educación Infantil; y roza los 300 euros en Primaria, que multiplicado -por ejemplo- por dos hijos, supone un desembolso extra de entre 280 y 340 euros en Infantil, y unos 600 en Primaria, solo en libros de texto. El gobierno regional no debe ser tan cicatero en su aportación anual, y más aún teniendo en cuenta las dificultades económicas que padecen miles de familias que apenas pueden llegar a fin de mes. Por su parte, el gobierno de Rajoy tiene que poner fin al ‘sablazo’ de los libros de texto, y meter en cintura a un sector que pacta los precios, y que factura -solo en septiembre- unos 3.000 millones de euros, a costa de encarecer el precio de los libros y, por consiguiente, la educación de nuestros hijos.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter