06:08. JUEVES 27 DE FEBRERO DE 2020

Duelo nocturno en Singapur

Deportes
20 septiembre, 2014

A falta de seis grandes premios, el Mundial de Fórmula 1 está decidido. Ganará, por goleada, Mercedes, y solo queda por saber quién saldrá airoso del fraticida duelo que mantienen, desde la primera carrera, Lewis Hamilton y Nico Rosberg. El británico, por ahora, ha ganado seis carreras, y cuatro el piloto alemán, que aún tiene un ‘colchón’ de 22 puntos. La superioridad de los Mercedes sigue siendo aplastante, desde los entrenamientos libres, al desenlace de los grandes premios -han ganado 10 de las 13 carreras disputadas-, y tan solo Daniel Ricciardo con tres victorias, ha sido capaz de romper la hegemonía de la escudería alemana. Además acumulan 11 poles -6 a 5 para Rosberg), y aventajan en 72 y 50 puntos, respectivamente, al piloto australiano de Red Bull. Y le sacan 117 y 95 puntos a Fernando Alonso -Rosberg le dobla en puntos- que, a este paso, acabará peleando por la cuarta posición.

Tras el periplo europeo, la Fórmula 1 ‘aterriza’ este fin de semana en Asia, donde la primera parada será Singapur, una carrera nocturna que se corre en dirección opuesta a las agujas del reloj. El Gran Premio de Singapur es la carrera más larga del calendario (casi dos horas) y una de las más duras para la mecánica de los monoplazas, especialmente para los frenos. Las estrechas calles del trazado, donde los errores o las colisiones se pagan con la retirada, llevan hasta el límite a los pilotos, que deben enfrentarse a temperaturas altísimas y a una humedad superior al 70%. Las características técnicas del circuito, con altas cargas aerodinámicas, tampoco ayudan a los pilotos. En ‘Marina Bay’ la salida es clave ya que adelantar en Singapur es muy complicado, y ganar posiciones antes de la primera curva es vital. La estrategia también supone un reto para los equipos en un circuito (el que más curvas tiene de todo el Mundial, veintitrés) donde siempre se ve obligado a salir el ‘safety car’. El coche de seguridad ha intervenido en las seis ediciones que se han disputado hasta el momento del Gran Premio de Singapur, que se ‘estrenó’ en 2008 haciendo historia al convertirse en la primera carrera nocturna de la Fórmula 1. Desde entonces, la escudería Red Bull ha sido la gran dominadora sobre el asfalto urbano, y nocturno, de Singapur (Sebastian Vettel ha ganado las tres últimas ediciones), aunque parece que este fin de semana la historia será bien distinta. La ‘parrilla’ llega a ‘Marina Bay’ en plena recta final del Mundial, cuando la lucha por el título entre Nico Rosberg y Lewis Hamilon es más cruenta que nunca. La fraticida batalla que están librando los dos pilotos de Mercedes se acentúa carrera tras carrera. La presión puede jugarle una mala pasada a Rosberg frente a Hamilton, mucho más acostumbrado que el alemán a competir en situaciones límite. Mientras tanto, Mercedes parece haber comenzado a mirar hacia otro lado, consciente de que tiene el Mundial ya en el bolsillo de uno de sus dos pilotos. Si tenemos en cuenta lo bien que se le ha dado siempre a Red Bull el Gran Premio de Singapur, Ricciardo será un rival a tener en cuenta este fin de semana sobre el asfalto de ‘Marina Bay’. También lo será, aunque en menor medida, su compañero Sebastian Vettel. El actual Campeón del Mundo, que está firmando su peor temporada, buscará en Singapur la primera victoria del año. Le avalan los tres últimos triunfos consecutivos en ‘Marina Bay’, aunque el monoplaza de este año no tiene nada que ver con sus predecesores. Valtteri Bottas, por su parte, ya ha superado a Fernando Alonso en la clasificación general después de que el asturiano abandonara en Monza. Si los Williams mantienen el ritmo de las últimas carreras, la lucha por el cuarto puesto del Mundial podría decidirse en las dos últimas carreras. De nuevo, Fernando Alonso llega a Singapur (un circuito en el que ya ganó en 2008 con Renault y en 2010 con Ferrari, y en el que se ha subido al podio en cinco de las seis ediciones) rodeado de incógnitas. Los rumores sobre su futuro no cesan. El último le sitúa en Red Bull la próxima temporada, mientras que Vettel ocuparía su puesto en Ferrari. La escudería italiana, y el propio Alonso, lo niegan, pero la continuidad del ovetense en Ferrari, donde se está acometiendo una profunda remodelación interna, podría complicarse, y más ahora ahora que se ha quedado sin su principal mecenas (Emilio Botín). La incertidumbre sobre su futuro puede pasarle factura a Fernando Alonso, que se encuentra luchando por finalizar el Mundial, al menos, en cuarta posición. Sin coche, un año más, para ganar, al asturiano sólo le queda la ‘honrilla’.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter