00:36. MIéRCOLES 26 DE FEBRERO DE 2020

Los animales están fuera…

Política
29 septiembre, 2014
DAVID ASCASO

LA ASTURIAS DEL DESPILFARRO (2)
Centro de Recuperación de Redes

Al final de una estrecha carretera que se adentra en el Parque Natural de Redes, junto a una pequeña área recreativa, están enterrados más de 4,5 millones de euros. Camino de Ladines, y a unos cuatro kilómetros de Rioseco (Sobrescobio), el Principado decidió levantar un hospital para animales (Centro de Recuperación de la Fauna Salvaje), mitad clínica veterinaria, y mitad zoológico. Las obras comenzaron en 2007 y se detuvieron en el verano de 2010. Aunque parte de las instalaciones están finalizadas, quedan pendientes de ejecutar 2,5 millones más, una cantidad que coincide con el sobrecoste acumulado (35,8%). En los últimos cuatro años, solo ha tenido dos pacientes: Lara y Molinera, dos oseznas heridas. Las puertas se abrieron para recibirlas, y se cerraron a cal y canto cuando se recuperaron. En el interior, donde tenían que estar en funcionamiento quirófanos, laboratorios, aparatos de rayos X y salas de musculación para aves y mamíferos, solo hay un par de jaulas. Hacen falta, al menos, 617.500 euros más para equipar el Centro de Recuperación de la Fauna Salvaje, con cargo a los Fondos Mineros. Pero el Estado ha dejado de financiar proyectos a fondo perdido. En los Presupuestos Generales del Estado no hay dinero para el Centro de Recuperación de Redes, y en 2015 tampoco lo habrá. Mientras tanto, los caballos que pastan en fincas cercanas, se refugian de la lluvia en su hall, dejando un rastro de estiércol a su paso. Son los únicos ‘usuarios’ del inútil equipamiento.

Por Sobrescobio pasó Belén Fernández, en su etapa como consejera de Medio Ambiente, con las promesas de siempre: trabajo, actividad, un reclamo turístico para la zona… Pero a la hora de la verdad, las buenas palabras se quedaron en humo. No hay plazos para su apertura, y la maleza comienza a cubrir la valla y los desnudos muros del Centro de Recuperación de Redes, que contrastan con la frondosa vegetación. El ‘Castañeru Montés’, como conocen los vecinos el bosque que lo rodea, reclama su espacio, y va ganando terreno a un edificio que está plantado en mitad de la nada, como un bloque de hormigón.

¿Cómo iba a contribuir el Centro de Recuperación a la economía del concejo? Según el proyecto, los animales heridos que llegaran a él, y no pudieran ser devueltos a la vida salvaje, vivirían en un cercado de 8,5 hectáreas (la extensión del Campo San Francisco), rodeado por una senda peatonal, imitando el ‘cercado’ de la Senda del Oso. Y en sus aulas se harían talleres y charlas de educación ambiental, como complemento al Parque Natural de Redes. Pero todos los ‘extras’ del proyecto han quedado aparcados. María Jesús Álvarez, consejera de Agroganadería, anunció hace más de un año que la clínica comenzaría a abrirse por ‘fases’, pero en Sobrescobio siguen sin tener noticias. Según los cálculos de Ovidio Zapico, concejal de IU, “ya se han gastado casi 900 millones de pesetas”, uno por cada habitante del concejo. Aunque mañana el Estado desbloquease los Fondos Mineros y comprase el material necesario, el Principado no tiene presupuesto para contratar al personal y encargarse del mantenimiento. Lo más ‘cómodo’, para Asturias y Madrid, es olvidarse del Centro de Recuperación y dejarlo perdido en mitad del bosque de castaños. Cualquiera puede preguntarse qué utilidad puede tener un hospital para la fauna salvaje, sin pacientes. Por si fuera poco, a un par de kilómetros, iba a construirse el camping de Villamorey, también con cargo a los Fondos Mineros. Hace tres años, el Principado compró dos ‘praos’ (72.000 y 60.000 euros) y encargó un anteproyecto. En total, 140.000 euros gastados en balde. El Ayuntamiento anunció a principios de año que un empresario estaba interesado en retomar la iniciativa, pero nunca llegaron a concretarse las condiciones. Sin un cercado con osos, lobos, o al menos un par de raposos, acampar en Sobrescobio pierde atractivo. Y nadie está dispuesto a rascarse el bolsillo para financiar el resto del proyecto (2,5 millones) y el equipamiento médico (617.500 euros), aunque suponga el total abandono de otro inútil y costoso ‘cascarón’.


Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter