06:00. MIéRCOLES 19 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Cinturón Verde: el negocio del PP que se convirtió en una ruina para Oviedo

Opinión
8 noviembre, 2014
PATRICIA DÍEZ ISLA Concejal de FORO en el Ayuntamiento

Cuando el pasado mes de abril la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Oviedo acordó iniciar los trámites de disolución de la Sociedad Cinturón Verde, el concejal Jaime Reinares manifestó que esto no plantearía problemas porque “el Ayuntamiento ya había amortizado con cargo a los presupuestos del 2013 treinta millones de euros de deuda, de modo que era una sociedad saneada”. El 30 de junio, los accionistas de la entidad acordaron su disolución y liquidación, acordando también que el Principado, por su cuota de participación del 8% en la sociedad, recibirá 54 plazas de aparcamiento por valor de 583.207 euros y 12.245 euros en pago. Esta solución no ha gustado a la Administración regional, que reclama al Ayuntamiento de Oviedo que su cuota de participación en Cinturón Verde le sea abonada en metálico, rechazando la propuesta de la sociedad.

Lo que se ideó y se ‘vendió’ por el equipo de Gobierno del PP, siendo Alcalde Gabino de Lorenzo, como un gran negocio -la venta y comercialización de aparcamientos en Oviedo a través de Cinturón Verde- es evidente que no lo fue, y prueba de ello es que la sociedad llegó a tener una deuda de 50 millones de euros por la construcción de 11 aparcamientos subterráneos y los bancos en 2012 se negaron a renovar la financiación con la empresa, por lo que el Ayuntamiento desembolsó en 2013 los 33 millones de euros que debía la sociedad a los bancos (con un total de 57,3 sumados intereses).

Pero para entender la operación hay que remontarse al menos hasta el año 1999, cuando el equipo de gobierno municipal del PP encargó a Cinturón Verde la construcción de 11 estacionamientos. La sociedad estaba entonces participada por Ayuntamiento (75%) y Principado (25%), obligándose la Sociedad a comprar todas las cocheras que no se vendieran a las empresas que los construían. Así, en 2003, había más de 4.800 plazas sin comprador, que Cinturón Verde ve vio obligada a comprar a las constructoras mediante un crédito bancario y, como contrapartida, el Ayuntamiento firmó un convenio con la sociedad en el que se comprometía a transferir 1,94 millones de euros cada año para pagar los intereses porque, en teoría, el principal del préstamo se pagaría con la venta de plazas de aparcamiento.

Tal fue el ‘éxito’ de la construcción de aparcamientos, que Cinturón Verde entró en causa de disolución y tuvo que pasar por una ampliación de capital de 3,9 millones. De los dos socios (Ayuntamiento y Principado), sólo concurrió al proceso el Ayuntamiento, reduciéndose entonces la participación del Principado en la sociedad, que quedó en un 8% del capital.

Y así llegamos al año 2013, cuando el Ayuntamiento asumió íntegramente la deuda de Cinturón Verde, de 33 millones de euros (más intereses), y se quedó con la titularidad de las plazas de aparcamiento sin vender y que a día de hoy siguen sin venderse (durante todo el ejercicio 2013 se vendieron 11). Desde entonces, el Ayuntamiento es el propietario de casi 3.000 plazas de garaje que no le sirven para nada y que no se venden.

Ya en el año 2013 desde FORO advertimos que asumir la deuda quedándose el Ayuntamiento con las plazas era asumir un grandísimo agujero económico; el concejal de Economía de entonces, el sr. Jaime Reinares, decía que no, pues el Ayuntamiento se quedaba con un patrimonio (las plazas) y cuando se vendieran recuperaría el dinero.

El problema es que esta valoración es muy superior al valor de mercado, pues no es necesario recordar que el mercado inmobiliario ha sufrido una importante caída, de modo que las plazas debieron valorarse por su valor real. No haberlo hecho conlleva que ahora, a la hora de liquidar la sociedad la participación de los socios también esté sobrevalorada. El Principado, por su 8% deberá recibir casi 600.000 euros, pues se valora el patrimonio inmobiliario de la sociedad (las plazas en el parking de Ferreros) en más de 4 millones de euros (el valor medio de cada plaza está en 10.000 euros). Prueba de que las plazas están valoradas por encima del valor de mercado es que no se han vendido y, aún a riesgo de ser considerados visionarios, tampoco se venderán a corto o medio plazo.

Pues bien, volviendo a los socios de la sociedad Cinturón Verde, en liquidación, lo curioso es que el Principado de Asturias, que no asumió ninguna deuda de Cinturón Verde a pesar de contar con el 8% de participación en la Sociedad, ahora, a la hora de liquidarla, sí manifiesta su intención de percibir su parte y en metálico por importe de casi 600.000 euros, pues dice “no tiene ningún interés” por las plazas de garaje, de modo que Oviedo tendrá que seguir ‘cargando’ con ellas.

La operación de Cinturón Verde fue nefasta. Gabino de Lorenzo decidió construir plazas de aparcamiento, a cualquier precio. Para conseguir su propósito se presentó ‘voluntario’ para asumir las consecuencias económicas, pero a costa del dinero de los ovetenses, que ahora lo estamos pagando.

Ahora entendemos por qué Oviedo es la ciudad con mayor presión fiscal de Asturias y por qué suben los impuestos todos los años; el motivo es pagar los pufos que dejó Gabino de Lorenzo, el mentor del actual Alcalde.

Lamentablemente llueve sobre mojado porque hoy es Cinturón Verde, pero hay más: Calatrava, Villa Magdalena o El Asturcón, todos ellos ejemplos de la nefasta gestión del PP que ha llevado a la ciudad a asumir deudas millonarias. No vale seguir tapando estas operaciones, el dinero ya lo hemos perdido y alguien debe asumir las responsabilidades

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter