05:35. MIéRCOLES 19 DE SEPTIEMBRE DE 2018

‘Vividores’ de la política

Asturias
1 diciembre, 2014
DAVID ASCASO

La ‘vida laboral’ de los principales dirigentes del PSOE asturiano, cabe en media cuartilla

Javier Fernández, el presidente del Principado, es un funcionario en continua excedencia. El diputado y ‘número dos’ de la FSA, Jesús Gutiérrez, apenas pisó el pozo Santa Bárbara, donde era liberado sindical del SOMA, antes de prejubilarse en las confortables oficinas de HUNOSA. El portavoz de los socialistas en la Junta General, Fernando Lastra, lleva tres décadas dedicado por completo a la política. Nunca ejerció como profesor, y su único trabajo fue de repartidor de bombonas de butano -en Cangas del Narcea- durante seis meses. Guillermo Martínez, consejero de la Presidencia, fue becario y personal de confianza en la Delegación del Gobierno -con Antonio Trevín-, antes de llegar al gobierno regional. A sus 39 años, este licenciado en Geografía e Historia, aún no ha trabajado. Adriana Lastra, miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, ni siquiera acabó los estudios universitarios. La diputada nacional, Maria Luis Carcedo, solo ejerció como médico 6 años. Y José María Pérez, candidato a la alcaldía de Gijón, a sus 42 años solo ha cotizado cuatro años como trabajador, más allá de las ‘puertas giratorias’ de la política. Para los principales paladines socialistas, el trabajo no es un hábito, ni una necesidad. Su única profesión, es la política.

Javier Fernández, el de ‘les cases barates’, como se le conocía en Mieres antes de su ascenso, apenas ha ejercido como ingeniero de Minas, aunque en varias ocasiones, ha sacado a relucir su diplomatura universitaria durante los debates en la Junta General. Tras acabar Minas, abrió un pequeño despacho de ingeniería mientras preparaba las oposiciones. En 1985 las aprobó, entrando en el Cuerpo de Ingenieros de Cantabria, aunque en 1991 fue nombrado Director Regional de Minas del Principado. Solo cuando Sergio Marqués ganó las elecciones (julio de 1995), Fernández se vio obligado a volver al trabajo. Mientras el PSOE le buscaba un nuevo destino, pidió reincorporarse como inspector. Su reinserción laboral duró muy poco, tan solo unos meses, ya que el PSOE le encontró acomodo en Madrid, (marzo de 1996). Desde entonces ha sido diputado nacional (1996-1999), consejero de Industria del Principado (1999-2000), y senador (2003-2012), hasta ser nombrado presidente autonómico, además de dirigir la FSA desde el año 2000, encadenando cargos y nombramientos, y acumulando un importante patrimonio. Tiene cuatro pisos, una hipoteca de 280.000 euros, un Audi y un Volkswagen Golf, además de un plan de pensiones (unos 123.000 euros). Camino de los 67 años, Javier Fernández ya se podría jubilar aunque solo haya cotizado 6 años y medio como funcionario. Muy cerca de la casa de Mieres donde se crío, junto a la Plaza Requejo, también vivió su mano derecha en la FSA, Jesús Gutiérrez. A sus 49 años, está prejubilado de HUNOSA, sin haber bajado a la mina. En 1988 comenzó a trabajar en el histórico pozo Santa Bárbara, y en muy poco tiempo, como aseguran sus conocidos en el valle de Turón, ya era liberado sindical por el SOMA. En 2003, solicitó el traslado a las oficinas centrales, en Oviedo -al departamento de Recursos Humanos-, donde acabó su ‘minicarrera’ laboral. Entre su colección de cargos figura su puesto en la FSA y el escaño de diputado.

Fernando Lastra no conoce más profesión que la política. Aunque estudió Ciencias de la Educación y Pedagogía, nunca trabajó como profesor. Comenzó su carrera en el Ayuntamiento de Cangas del Narcea en 1983, con 25 años, nada más salir de la facultad, y allí estuvo hasta 1992. Entre tanto, ‘promocionó’ a diputado en 1987, convirtiéndose en el ‘sempiterno’ y vitalicio portavoz del grupo socialista. Desde su escaño ha visto pasar a Pedro de Silva, Sergio Marqués, Antonio Trevín, Vicente Álvarez Areces, Francisco Álvarez-Cascos y Javier Fernández, a quien, posiblemente, también ‘sobrevivirá’. Tras más de tres décadas viviendo a cuenta del PSOE, y una pequeña aventura en la hostelería (sus hermanos regentan un bar en Cangas) tiene un piso y 90.000 euros en los bancos. Los dos coches que utiliza, según su declaración de bienes, están a nombre de su mujer.

Una de las políticas socialistas más beneficiadas por la llegada a Ferráz de Pedro Sánchez, también se apellida Lastra. A sus 35 años, Adriana Lastra es una ‘criatura’ que solo ha ejercido la carrera política. De las Juventudes Socialistas, al PSOE gobernante en Asturias, y ahora forma parte de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE -la ‘cuota’ asturiana-. Lastra se afilió al partido a los 18 años, y su amistad con el hijo de Ramón Canal (secretario de la agrupación local, y alcalde entre 2007 y 2011), le sirvió para ir subiendo en el escalafón socialista. En el año 2000, con 21 años ya se sentaba en la ejecutiva de la FSA, y en 2007 consiguió un acta de diputada. No hay ‘antecedentes políticos’ en su familia (su padre es taxista y su madre, peluquera), pero su dedicación total al PSOE le ha servido para ganarse la vida. Aún no ha acabado la carrera de Antropología Social, pero la falta de un título no le ha impedido ahorrar más de 42.000 euros, comprarse un piso en 2009 con una hipoteca de 100.000 euros (le quedan por devolver menos de 22.000), y adquirir la totalidad de la casa rural, que heredó al 50% hace dos años.

Otro valor en alza del PSOE es el diputado José María Pérez, titulado en Turismo, y con la carrera de Economía a medio terminar. Durante 13 años fue concejal con Paz Fernández Felgueroso, en Gijón, donde presidió la Sociedad Mixta de Turismo y el Centro Municipal de Empresas. Tras su paso por la Junta General, volverá a Gijón (es el candidato del PSOE a la alcaldía). Su precocidad política (entró en el Ayuntamiento con 27 años) le impide tener un mayor currículum laboral, aunque durante algún tiempo se ganó la vida repartiendo pizzas en Gijón. Ahora gana, igual que sus compañeros en el hemiciclo, 2.715 euros netos al mes (más dos extras).

Otra ‘vividora’ de la política, es María Luis Carcedo, actual diputada nacional. Médico y cirujana, trabajó entre 1978 y 1984 en Atención Primaria, hasta que fue nombrada Directora Regional de Ambulatorios. Después pasó a ser directora de Salud Pública, Consejera de Medio Ambiente, y diputada de la Junta General (1991-2004), antes de poner rumbo al Congreso. En su registro de intereses figura su renuncia a la plaza de médico en el Sespa (abril de 2012). Hasta entonces se encontraba en excedencia, o “situación de servicios especiales”, aunque con plaza reservada en el centro de salud de El Natahoyo. En el registro de bienes y rentas, actualizado en mayo del año pasado, figura aún el cobro de 5.931 euros del Sespa (aunque no ejerce la profesión desde mediados de los años 80) y el sueldo del Grupo Parlamentario Socialista (4.264 euros). Accionista de Telefónica, BBVA, y Liberbank, fondos de pensiones,113.000 euros en fondos de inversión, Carcedo tiene un piso en Gijón, además de la vivienda rural y varias fincas que tiene en San Martín del Rey Aurelio.

Entre los privilegios sindicales, las prematuras prejubilaciones, las interminables excedencias, y los sueldos públicos, los ‘vividores’ de la política no necesitan trabajar,

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter