05:25. LUNES 23 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Andalucía, laboratorio político del PSOE

Política
31 enero, 2015
MARINA GARCÍA

Hace una semana, la atribulada clase política europea, miraba a Grecia, y en mayor medida, las tribus políticas españolas. Hoy la mirada apunta hacía Sevilla, donde el PSOE, por primera vez en unas elecciones ‘caseras’, se medirá al ciclón Podemos. El PSOE se la juega en Andalucía, donde Susana Díaz ha convocado elecciones autonómicas. Y el sol puede salir por Antequera. Desde 1982, y ya han pasado 33 años, el PSOE siempre ha gobernado en Andalucía. Y lo ha hecho ‘a la bulgara’, ganando ocho elecciones autonómicas de manera consecutiva, y cinco por mayoría absoluta. Pero las victorias no son eternas. En las últimas elecciones, por primera vez, el PP ganaba las elecciones, y obtenía 50 escaños frente a los 47 del PSOE. José Antonio Griñán, pudo seguir gobernando -hasta que los escándalos de corrupción le obligaron a pasarle los trastos de la presidencia de la Junta de Andalucía a Susana Díaz-, pactando un gobierno de coalición con IU. En las pasadas elecciones europeas, los socialistas andaluces volvieron a demostrar su poderío. El PSOE fue el partido más votado en Andalucía, y obtuvo 937.319 papeletas, o lo que es lo mismo, de cada tres votos que consiguió Elena Valenciano, uno procedía del Sur, de la mayor cantera electoral socialista.

En las elecciones municipales, autonómicas y nacionales, el PSOE siempre ‘juega’ en casa en Andalucía. Tal vez por eso, además de otras connotaciones y ambiciones políticas, Susana Díaz ha convocado elecciones anticipadas para el 22 de marzo que marcarán el rumbo de las elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán el 24 de mayo. Por primera vez, el PSOE y Podemos se verán las caras y medirán fuerzas en las urnas patrias. Y lo harán en Andalucía, donde las encuestas no conceden al partido de Pablo Iglesias, el tirón que tiene en otras provincias y comunidades. En las europeas, Podemos se estrenó con 189.000 votos en Andalucía, muy lejos de los 937.319 votos que consiguió el PSOE. Los últimos sondeos, sitúan al partido de Pablo Iglesias, por detrás de socialistas y populares; y su ‘cabeza’ más visible, y candidata a las autonómicas, Teresa Rodríguez, es una de las voces más críticas ante la ‘troika’ formada por Iglesias, Monedero y Errejón. Además del tacticismo de Susana Díaz que ha cogido a Podemos, y a IU, con el pié cambiado, en la repentina decisión de la emergente lideresa andaluza, ha pesado el pulso soterrado que mantiene con Pedro Sánchez. Susana Díaz pretende llevar a cabo una demostración de fuerza ante su propio partido y también ante la sociedad. Sí el PSOE vuelve a ganar las elecciones en Andalucía, donde siempre ha ganado a excepción de las últimas elecciones autonómicas (2012), subiría la autoestima de los socialistas en toda España, y actuaría como revulsivo en todas las encuestas que, a excepción de El País, colocan al PSOE por detrás de Podemos. Una ‘jugada maestra’, que también tendría notables efectos en clave interna, ya que Susana Díaz habría dado un paso más para ‘desembarcar’ en Madrid, y hacerse con las riendas del PSOE a nivel nacional.

Pero la maniobra de Susana Díaz, es de alto riesgo político. A la ‘ambición rubia’, solo le vale ganar por mayoría absoluta. Todo o nada, ahora que sus ex socios de gobierno se sienten despechados. Una mayoría simple, en la Junta, llevaría al PSOE, probablemente, a disolver la Cámara para volver a convocar elecciones en dos meses. Sería el peor de los escenarios -posibles- para Susana Díaz, y solo la abstención de IU o del PP, en la sesión de investidura, evitarían una nueva convocatoria electoral. Rotas las relaciones con Izquierda Unida, cuyos dirigentes nacionales y territoriales, ya no ocultan el amor platónico que sienten por Podemos; Susana Díaz esconde un ‘Plan B’, un pacto con el PP para lograr la investidura. Un ‘acuerdo de salvación’ del bipartidismo, frente al ciclón Podemos; que podría reeditarse en próximas entregas electorales. Andalucía como laboratorio político, al igual que Asturias, ante lo que pueda venir, y para frenar a las crecientes hordas de Podemos. “La Gran Coalición”, que ya profetizó Felipe González, antes de las elecciones europeas. El 22-M, en Andalucía, hay muchas ‘partidas’ en juego.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter