04:37. SáBADO 19 DE OCTUBRE DE 2019

Liberbank paga sus atrasos al Instituto de Oncología

Oviedo
23 febrero, 2015
DAVID ASCASO

Liberbank pagó en diciembre la subvención de 2013 y 2014. El nuevo convenio vincula las ayudas a la consecución de objetivos

El Instituto Universitario de Onco­logía del Principado (IUOPA) esta­ba “al límite”, por el retraso en el pago de las subvenciones compro­metidas por Liberbank. La entidad, al desmantelar la Obra Social de Cajastur, no había pagado la ayu­da correspondiente a 2013 (600.000 euros) ni la de 2014 (una cantidad similar). Finalmente, el dinero llegó a finales del año pasado, tras las ne­gociaciones mantenidas por el rec­tor, Vicente Gotor, y la vicerrectora de Investigación, Maria Paz Suá­rez, por parte de la Universidad de Oviedo, e Ignacio Martínez de la Fundación Cajastur, y antiguo res­ponsable de la Obra Social.

El IUOPA recibió de una so­la vez los ‘atrasos’ de Liberbank, que ascendían a casi 1,2 millo­nes, equivalentes al 16% del pre­supuesto anual del Instituto (7,5 millones). Adonina Tardón, profe­sora de Medicina y secretaria del IUOPA, reconoce que “la transfor­mación de Cajastur a Liberbank y el parón que supuso, nos dejó en una situación muy compro­metida”. Lo define como un ‘im­passe’ que a punto estuvo de dete­ner la labor investigadora. “Ahora contamos con un nuevo acuerdo para 2015, que vincula la cuan­tía de la ayuda al logro de deter­minados objetivos y la puesta en marcha de proyectos”, apunta la profesora Tardón, mientras reco­noce que la cuantía final que lle­gará de Liberbank, “será más baja que la de años anteriores”. Según las memorias anuales del IUOPA, Cajastur aportó 780.000 euros en 2008 y 2009; elevó su colabora­ción a 900.000 en 2010 y 2011; y la redujo a 723.000 en 2012. Y no pa­gó los 600.000 euros de 2013 hasta diciembre de 2014. A lo largo del presente ejercicio, la aportación rondará el medio millón. El tra­bajo en el IUOPA, con sede en el edificio ‘Santiago Gascón’, en el campus del Cristo, está dividido en tres áreas (Investigación Bási­ca, Aplicada y Traslacional), y cada una emplea a unos 50 científicos. Además, otro medio centenar de profesores de la Universidad, co­laboran con el Instituto, compagi­nando la docencia con las horas de laboratorio, junto a becarios y estudiantes. “Si el dinero no hu­biera llegado, habríamos tenido que prescindir de mucha gente”. Los ajustes se limitaron a unas po­cas plazas de técnicos, “porque la Universidad adelantó el dinero de Cajastur”. De no ser así, las inves­tigaciones habrían quedado para­lizadas y los mejores científicos se habrían marchado a otros centros. De las subvenciones que recibe el IUOPA dependen casi 40 empleos (doctores, becarios, veterinarios…), vinculados a todas las áreas de in­vestigación, a Unidades de Apoyo y a grupos asociados de científicos (como el equipo de Biología Mo­lecular del Cáncer, dirigido por Carlos López Otín). “Si no es por la paciencia y el compromiso del rector, el instituto y las investiga­ciones se habrían ido al traste”, re­conoce Adonina Tardón. Algunos proyectos incluso habían quedado ‘en suspenso’ ante la falta de dine­ro para comprar simple material de laboratorio, a pesar de que las investigaciones son relativamente ‘baratas’. El 90% del presupuesto (6,7 millones al año) se destina a sueldos, y 750.000 euros al ‘gasto corriente’ y a la compra de elemen­tos para experimentos.

El IUOPA fue creado en 2000 con una subvención de la Obra Social de Cajastur y la intermedia­ción de López Otín, para poner en marcha un Instituto donde agrupar a los diferentes grupos de investiga­ción punteros de Oviedo. Además de la aportación de Liberbank, el IUOPA también participa el Princi­pado que financiará “líneas de in­vestigación en materia relacionada con el cáncer” según el presupues­to de 2015, que ha consignado me­dio millón de euros a tal fin, 50.000 euros menos que el año pasado. La Universidad aporta el resto de los recursos a través de los fondos para investigación (3,6 millones al año), y de becas y proyectos espe­cíficos financiados (2,2 millones). Además, el IUOPA redondea sus ingresos con donativos de parti­culares, o de la Asociación Espa­ñola de Lucha Contra el Cáncer. El IUOPA colabora con otros centros y universidades, y pone a disposi­ción de los científicos un banco de tumores y su servicio de Modelos de Animales Transgénicos (ratones de laboratorios para experimentos). En opinión de Adonina Tardón, “estuvimos a punto de echarlo todo por tierra”. Además, el Instituto es necesario para poder seguir ofreciendo el máster en Biomedicina y Oncología Molecular, que cada año cursan 20 profesionales en Oviedo (médicos, farmacéuticos, químicos, veterinarios, biotecnólogos…), impartido en la sede del IUOPA, que “capacita para desarrollar una carrera investigadora relacionada con la biomedicina, la biología y la clínica del cáncer”, según la Universidad. El objetivo es que cuando concluyan su formación, los nuevos investigadores puedan trabajar en el mismo centro donde cursaron el máster, poniendo en práctica los conocimientos adquiridos.

160 publicaciones al año

Los equipos de investigación del IUOPA publican más de 160 estu­dios al año en revistas científicas. En los últimos tres meses, los cien­tíficos del Instituto han participado en un proyecto mundial para des­cifrar el genoma de la ballena bo­real (y aprender sus mecanismos contra los tumores); han vincula­do el consumo de glucosa al cán­cer de próstata; y descubierto un gen responsable de la muerte sú­bita relacionada con un tipo con­creto de cardiopatía. Cada uno de sus avances, supone un paso para luchar contra el cáncer, prevenir­lo, y combatirlo. Entre sus últimos logros figuran terapias experimen­tales basadas en la biotecnología, el uso de nuevos antitumorales, o el estudio de mutaciones relacio­nadas con el melanoma (cáncer de piel), publicado por la Oxford University Press. De no ser por el acuerdo entre la Universidad y Liberbank, para que la entidad pagara las ayudas pendientes, sus investigaciones no habrían supe­rado la fase teórica, y sus autores tendrían que haber abandonado, o buscado financiación en otras uni­versidades y centros de investiga­ción. En 2015, el IUOPA dispondrá de menos recursos, pero “la activi­dad a corto plazo está asegurada”, apunta su secretaria, aunque la in­vestigación siempre necesita más y mayores fuentes de financiación. Con el recorte de Liberbank, unos 100.000 euros, y la reducción de la subvención del Principado en otros 50.000, el presupuesto final bajará de los 7,5 millones, cuando antes de la crisis llegó a alcanzar los 8 millones anuales, unas pérdidas que repercuten en la actividad del FINBA, y retrasan los resultados de las investigaciones. La rentabi­lidad de la inversión se traduce en 200 puestos de trabajo y la publi­cación de un nuevo estudio cada dos días, con claves que en el fu­turo permitirán tratamientos más certeros y menos dañinos contra el cáncer.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter