04:17. SáBADO 19 DE OCTUBRE DE 2019

ARCO abre mañana sus puertas sin la presencia de ninguna galería asturiana

Cultura
24 febrero, 2015
ALEJANDRO CAICOYA

Con el mismo presupuesto que en 2014 (4,5 millones), 218 galerías (una menos que el año pasado), y cientos de artistas contemporá­neos, la Feria Internacional de Ar­te Contemporáneo (ARCO) abrirá mañana miércoles las puertas de su 34 edición, en el pabellón de Ife­ma de Madrid. Este año, los organi­zadores se han volcado con Améri­ca Latina, Colombia será el país in­vitado, y además acogerá las obras de 47 galerías, procedentes de 10 países sudamericanos. Hace un año, la feria recibió más de 100.000 visitantes (entre ellos, 24.800 profe­sionales), con un ligero incremento de las ventas. El director de ARCO, Carlos Urroz, ha invitado a 300 co­leccionistas y 285 expertos, inverso­res y marchantes, para superar el bache y mejorar las ventas de una feria, que como todas, tiene como objetivo hacer negocio, más allá de la proyección del arte y los nuevos artistas emergentes. Un tercio del presupuesto (1,5 millones), se des­tinan a la promoción. Un rey inau­gurará la feria, y un presidente la cerrará: por primera vez, Felipe VI y Letizia, cortarán la cinta inaugu­ral como monarcas, y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, clausurará la exposición, el próxi­mo 1 de marzo.

Como cada año, ARCO se con­vertirá en un escaparate mundial, con galerías procedentes de 29 paí­ses. 160 participan en el Programa General, y 10 galerías forman par­te de #ArcoColombia, el país que sucede a Finlandia como invitado. Las salas de Bogotá, Medellín y Cali presentarán a 20 artistas, se­leccionados por Juan Gaitán (di­rector artístico de la Bienal de Ber­lín), mientras el ‘stand’ institucional del gobierno colombiano, ofrecerá una muestra de su mestizaje cultu­ral. Otras 28 salas estarán integra­das en el proyecto ‘Openings’ (re­servado para galerías con menos de 7 años de historia), y 24 más a ‘SoloProyects’, exclusiva para salas latinoamericanas que acuden con nuevos talentos, y que presentarán en España las obras de 87 artistas venezolanos, colombianos, peruanos o chilenos, en su puesta de largo en Europa. Carlos Urroz, durante la presentación de esta edición, aseguró que “hay indicadores que auguran el éxito”, como una cierta recuperación de la economía en general, y también del mercado del arte. Y las promesas iberoamericanas forman parte de la nueva generación de artistas buscados por los coleccionistas. Los colombianos Doris Salcedo, Restrepo y Óscar Muñóz, comienzan a ser muy apreciados por los expertos, y sus obras serán, posiblemente, algunas de las que despierten mayor curiosidad entre los críticos. ARCO, desde sus inicios en 1982, siempre miró más hacia Europa y sus vanguardias que hacia el arte iberoamericano, una tendencia que este año comienza a invertirse, con casi medio centenar de galerías de América Latina (un 52% más que en 2014), llegadas desde Argentina, Brasil, Uruguay o Guatemala. Según Urroz, los artistas americanos “devuelven el optimismo a la feria”, tras varios años de crisis. Además, “Colombia se está convirtiendo en un punto clave para el arte, no solo en Latinoamerica, sino también en el resto del mundo”, fortalecida por la Feria de Arte de Bogotá, que desde hace una década, sirve de nexo de unión entre los artistas locales y el circuito internacional del arte, junto a la Bienal de Arte y la feria Odeón (especializada en arte contemporáneo), también celebradas en la capital colombiana, donde hay más de 60 galerías y medio centenar de museos. El Salón Nacional de Artistas de Medellín (con 43 ediciones celebradas) y la Bienal de Arte Contemporáneo de Cartagena de Indias, son otros focos culturales del país, que han facilitado la expansión de sus creadores, y ayudado a cambiar la imagen de Colombia, vinculada a la violencia y a la guerra interna. No todos los artistas colombianos estarán en el Ifema. En paralelo a la feria, se ha programado un desembarco de sus creadores en la capital. Estos días se podrán visitar 20 exposiciones, al margen de ARCO, en distintas salas de exposiciones de Madrid, protagonizadas por un centenar de artistas plásticos y visuales.

Por su parte, Luis Eduardo Cortés presidente del Ifema, converti­do en la mayor galería de arte del mundo durante unos días, afirma que el momento es “favorable para ARCO, y y este podría ser un gran año para la feria”. Sin embargo, la reticencia de los galeristas y la or­ganización a concretar las cifras de ventas, deja el balance a la in­terpretación de sus responsables. Por ahora, los únicos datos tangi­bles que muestran cierta mejoría, son el aumento del número de pe­ticiones de galerías para acudir (un 24% más que el año pasado), y el mayor número de coleccionistas y marchantes confirmados. Al man­tener el número de expositores pe­ro recibir más solicitudes para asis­tir, los organizadores afirman que aumenta la calidad, con salas más grandes, y con mayor experiencia internacional. Por otra parte, el de­bate sobre el IVA cultural sigue abierto, y las galerías no renuncian a una rebaja que beneficiaría a ar­tistas, vendedores, y compradores. Las 100.000 visitas que ya se supe­raron en 2014 y que la dirección de ARCO aspira a superar, no sirven para hacerse una idea de las ven­tas, y menos cuando algunos de los principales compradores, son insti­tuciones como el Museo Reina Sofía, que en la pasada edición, adquirió 17 obras, por 204.625 euros.

Los nombres asturianos

ARCO se ha quedado huérfana de galerías asturianas, tras la des­aparición de algunas de las más veteranas (Vértice), y la ausencia de Espacio Líquido, que este año no estará presente en Madrid. Pe­ro sí habrá artistas asturianos. La galería Marlborough expondrá obras de Pelayo Ortega, y Pablo Armesto; y Avelino Sala, gijonés afincado en Barcelona, y también del fotógrafo Dionisio González. El pintor Hugo Fontela también vuelve a ARCO, y de nuevo lo hace con Malborough, junto con las esculturas de mármol del japonés Tanadori Yamaguchi, afincado en Asturias. Otro escultor, Hermino, un habitual en ARCO, acudirá con la galería Cayó.

La representación de Asturias será mucho menor que en años anterio­res, cuando acudían galerías espe­cializadas en arte contemporáneo, como Altamira, que poco a poco, se han ido quedando fuera de una feria cada vez más internacional, e iberoamericana.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter