16:57. SáBADO 19 DE OCTUBRE DE 2019

La SOF redujo a la mitad las dietas de los concejales desde el inicio de la crisis

Oviedo
24 febrero, 2015

Todos los concejales, de todos los partidos, que han formado parte de la Junta de Gobierno de la SOF, han cobrado dietas por asistir a las reuniones ordinarias de la sociedad (unas once al año), que rara vez duran más de una hora. Y las retribuciones de anteriores legislaturas, eran más altas que las actuales. Llegaron a rozar los 300 euros, cuando ahora ascienden a 175 euros brutos. Tras las retenciones y la declaración a Hacienda, ‘menguan’ a unos 100 euros netos. Cada reunión de la SOF cuesta a los contribuyentes 700 euros, la suma de las cuatro dietas que perciben los portavoces del PSOE, Foro, IU y el representante de los socios.

En 2012, la actual presidenta de la Sociedad, Belén Fernández Acevedo, puso fin al cobro para los miembros del equipo de gobierno, una medida que le afecta a ella misma (con dedicación exclusiva), y a su compañera Silvia Junco (liberada al 75%). “Se entiende que ya tienen un sueldo como liberados, y el PP decidió acabar con las dietas”, apuntan desde la SOF. El año pasado, justo antes de dimitir, la concejal de Foro, Belén Arganza (quien ocupó el lugar de Arturo González de Mesa tras la renuncia al acta del primer portavoz de Foro) tomó la misma decisión, renunciando a la remuneración que le correspondía por asistir a cada reunión ordinaria (en las extraordinarias, no cobran dietas). Fue reemplazada por Juan Pérez Zaldivar, quien si recibe la ‘extra’, al igual que Manuel Ángel Rodríguez (PSOE) y Emilio Huerta (IU).

La pasada legislatura, según figura en la declaración de bienes de los concejales, la entonces edil Isabel Pérez-Espinosa llegó a cobrar 1.236 euros al año por las dietas de la SOF, por debajo de otros compañeros de partido: Silvia Junco (1.442 euros) y José Suárez Arias-Cachero (1.678). La cuantía total depende de la asistencia a las reuniones y del número total de convocatorias. Esta situación provoca importantes diferencias en la cuantía final recibida por algunos miembros de la junta de gobierno de la SOF.  Roberto Sánchez Ramos cobró 1.42 euros de la Sociedad en 2007, y 2.678 en 2009, casi el doble. Entre 2007 y 2011, las dietas fueron rentabilizadas al máximo por el PSOE. Las concejalas socialistas Dolores Fernández y Carmen Caballero, llegaron a percibir en un solo año 3.502 euros brutos cada una.

El actual representante de Foro Asturias en la SOF, Juan Pérez Zaldivar, recuerda que “siempre se cobraron dietas sin que nadie objetara nada”, defendiéndose de las acusaciones de “cazasubvenciones” lanzadas por sus ex compañeros Manuel Fernández y José Antonio Donate contra los concejales que siguen cobrando por debatir y votar el presupuesto del Antroxu o los conciertos de San Mateo.“Son 175 euros brutos por cada una de las diez u once reuniones que celebramos al año. Se ajustan al reglamento de la SOF y las declaro a Hacienda. No entiendo donde está el problema”. Además, sostiene que si las concejales del PP no las cobran, es porque “ya tienen un sueldo muy elevado por formar parte del equipo del alcalde”. Desde que se incorporó a la junta de gobierno, Zañdivar ha percibido unos 1.400 euros.

Además de los concejales, en las reuniones de la SOF también tienen voto el director, Javier Batalla; el vicepresidente, Francisco González Álvarez-Buylla; y el tesorero, Carlos Arboleya Castañón. Los trabajadores de la Sociedad renunciaron a las dietas, al igual que los concejales del PP, mientras Carlos Cristos, director de gabinete de Hostelería de Asturias y “representante de los socios” las cobra desde que se incorporó a la SOF, hace ocho meses.

El reparto de las dietas está recogidas en los estatutos de la SOF, y fue aprobado en junta de gobierno. Desde la Sociedad, apuntan que “nadie ha tratado de cambiar esta situación como tiene que hacerse, presentando una propuesta alternativa, para bajar o suprimir los cobros”. Trabajadores de la SOF sostienen que la crítica de los concejales no adscritos a los demás ediles, responde solo al “ruido político” previo a las elecciones. Además, no es necesario modificar la normativa. “Basta con que un concejal acuda a una reunión y comunique su intención de renunciar a las dietas. Cada uno es libre de cobrar o no”. Las convocatorias no tienen un calendario fijo, y dependen de la programación festiva a lo largo del año. Antes de San Mateo o la feria de La Ascensión, las reuniones son más frecuentes que en otras épocas, aunque en meses como agosto, justo antes de las fiestas mateínas, la mayor parte de las reuniones suelen ser extraordinarias, para ultimar detalles. Y no están ‘primadas’ con dietas.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter