17:57. SáBADO 19 DE OCTUBRE DE 2019

Cajastur y el Banco Herrero pagan sus impuestos en Madrid y Barcelona

Oviedo
24 febrero, 2015
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

Cajastur y el Banco Herrero son dos entidades centenarias en el Principado, pero cortaron sus raíces asturianas cuando se integraron en Liberbank y en el Banco Sabadell, respectivamente. Mientras cierran oficinas y reducen la plantilla en nuestra comunidad, pagan sus impuestos en Madrid y Barcelona. Los beneficios obtenidos con los ahorros de los asturianos, y con los préstamos e hipotecas de empresas y particulares, no tributan en la Hacienda autonómica, sino a cientos de kilómetros de Oviedo, donde ambas entidades han trasladado sus sedes y también sus domicilios fiscales.

El Banco Herrero comenzó a perder su identidad en 1995, tras su venta a la Caixa, que en 2000 lo vendió al Banco Sabadell. En septiembre de 2002, el Herrero se fusionó con el Sabadell, tras un proceso de absorción. En el primer año, el Sabadell aumentó su beneficio un 8,7% (ganó 216,5 millones), y cerró 48 oficinas. La entidad catalana mantuvo iniciamente la imagen corporativa y el nombre de Banco Herrero, creando en 2013 la marca SabadellHerrero (fuera de Asturias sus oficinas operan como SabadellAtlántico). Desde su integración en la entidad financiera catalana, el domicilio fiscal del Banco Herrero se encuentra en la Plaza Sant Roc, en la ciudad de Sabadell (Barcelona), donde paga sus impuestos.

Según estimaciones de CCOO, Hacienda ha dejado de recaudar en Asturias unos 14 millones anuales con la venta del Banco Herrero y el traslado de su domicilio fiscal. Las pérdidas por el Impuesto de Sociedades ascienden a unos 12,5 millones al año (cerca del 10% de la recaudación del tributo en todo el Principado). Los 1,5 millones restantes corresponden al IVA y a los actos jurídicos documentados, que ya no se realizan en Asturias, y que son competencia de la administración tributaria autonómica.

La situación en Cajastur es similar. La antigua Caja de Ahorros de Asturias, fundada en 1946, desapareció en 2011, cuando se integró en Liberbank junto a Caja Cantabria y Caja Extremadura. Actualmente, Cajastur se ha transformado en una fundación bancaria, y Cajastur no es más que una marca comercial con sede en Madrid. Liberbank tiene su domicilio fiscal en el número 19 de la Carrera de San Jerónimo, y la comunidad de Madrid recauda el impuesto de sociedades y también la parte del IVA que le corresponde a las autonomías. Teniendo en cuenta el tipo medio del impuesto de sociedades en Asturias, y la participación de Cajastur en Liberbank (tiene un 30,1% de las acciones), la deslocalización de la extinta caja de ahorros supone una merma de ingresos para el Principado, que los sindicatos cifran en 36 millones anuales. La Fundación Caja de Ahorros de Asturias mantiene su domicilio social en la Plaza de la Escandalera y CIF propio, pero al no generar ningún beneficio o actividad (todo el dinero se mueve a través de Liberbank), no tributa. Solo cuando llegue el momento de pagar dividendos por el 30,1% de los títulos de Liberbank, o si hay una venta de de acciones, Cajastur tendría que tributar en Asturias. Con el ‘traslado’ a Madrid, Liberbank también se beneficia de impuestos más bajos. El tipo impositivo para los actos jurídicos documentados (AJD), se encuentra en Asturias entre el 1,2 y el 1,5%, mientras en Madrid, está entre el 0,75% y el 1,5%.

Al mismo tiempo que han dejado de pagar sus impuestos en la comunidad que las vio nacer, el Banco Herrero-Sabadell y Cajastur-Liberbank, han despedido a trabajadores y cerrado sucursales. El Herrero, desde el año 2000, cuando comenzó el proceso de fusión, ha reducido la plantilla en 361 trabajadores. Ha pasado de 1.038 empleados a 677, sin tener en cuenta a medio centenar que han sido trasladados a oficinas procedentes de la CAM o el Banco Gallego. Actualmente, cuenta con 145 oficinas, tras cerrar medio centenar. Otras 14 son ‘cajas desplazadas’, situadas en la zona rural, y que solo abren al público un par de días por semana. Esta fórmula de ahorro también fue aplicada por Cajastur durante el pasado verano. Cerró 19 oficinas, y abrió 4 de forma intermitente. Con un ERE en marcha que afecta a la totalidad de la plantilla de Cajastur (1.165 personas), y recortes de hasta el 30% en los salarios, Cajastur no disponía de personal suficiente para mantener abiertas todas las ventanillas cuando sus empleados se marcharon de vacaciones. La solución fue cerrar sucursales en lugar de contratar a trabajadores temporales. El comité de empresa asegura que tras el verano, todo volvió a la normalidad, y los cierres parciales no se convirtieron en definitivos. Aún así, los sindicatos no descartan nuevos ajustes, pese a los buenos resultados del pasado año, que cerró con unos beneficios de 117 millones para Liberbank, tras modificar a la baja las cuentas del anterior ejercicio, e imputar amortizaciones de 2014 a 2013, disparando el saldo positivo del pasado año, mientras mantiene los ajustes a todos los empleados.

Cajastur y el Banco Herrero, dos entidades centenarias en Asturias, además de pagar sus impuestos en Madrid y Barcelona, siguen adelante con su plan de desmantelamiento que comenzó cuando ambas entidades se ‘bancarizaron’ y vendieron sus activos al mejor postor.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter