05:09. JUEVES 17 DE OCTUBRE DE 2019

Colegio de Enfermería S.A.

Oviedo
10 marzo, 2015
DAVID ASCASO

El presidente del colegio, Emilio Losa, está imputado por apropiación indebida, y ha declarado dos veces ante el juzgado de Instrucción nº4 de Oviedo

Todo queda en casa. El presidente del Colegio de Enfermería de Astu­rias, Emilio Losa, es el apoderado de la empresa Loklark SL, que emite facturas a la empresa BV Asesores de Comunicación, quien a su vez co­bra del Colegio por la publicación de la revista de la asociación. Emilio Losa fundó y fue administrador úni­co de Loklark hasta 2008, cuando fue reemplazado por su hija.Marta Elena Losa , es actuamente la socia única de Loklark, con sede en Ma­drid. Según los datos del Registro Mercantil, Marta Elena Losa fue nombrada administadora única en 2009, y socia única dos años des­pués, en febrero de 2011. Loklark, como empresa de artes gráficas, comparte nombre y sede (calle Diego de León, 69, Madrid), con un negocio de ortopedia y podología. Y Loklark cobra de BV Asesores, por la publicación de la revista del Co­legio de Enfermería.

Según los enfermeros que de­nunciaron al presidente del colegio por apropiación indebida, en BV Asesores trabaja una “persona de confianza” de Losa, completando el círculo. Además, otros familiares de Losa se benefician de la revista, anunciándose gratis. Alberto Losa Espina, sobrino del presidente, pro­mocionó su estudio de arquitectura ubicado en La Felguera, en varios números de la revista ‘Impulso’. Emilio Losa aseguró que a cam­bio de los anuncios, las empresas ofrecen descuentos a los colegia­dos, aunque no es así en todos los casos. En ‘Impulso’ llegaron a publi­carse reportajes de varias páginas sobre una promoción inmobiliaria en Oviedo, y los enfermeros no te­nían descuentos en la compra de los pisos.

El abogado de los denunciantes, Alejandro Riera, que aún no ha teni­do acceso a la información sobre los presupuestos del Colegio de Aboga­dos y los contratos firmados, señala que existen múltiples facturas que prueban la relación entre las partes, con la revista ‘Impulso’ como nexo de unión. “Hay facturas pagadas por el Colegio a BV Asesores por la redacción de la revista, y otras por la impresión, aunque sabemos que no imprimen. Los conceptos son diferentes pero la cuantía es la misma”. ¿Qué trabajo desarrolla BV Asesores de Comunicación pa­ra el Colegio? Edita, selecciona los contenidos, diseña, redacta… Todo lo que haga falta, aunque ‘Impul­so’ cuente con su propio consejo de redacción, integrado por la directi­va del Colegio: Emilio Losa (como director de la revista), los vicepre­sidentes Alfonso Román López y  Ángeles Sánchez; la vicesecretaria Raquel Díaz; y la tesorera, Yolanda Junquera. “El supuesto consejo de redacción nunca se ha reunido”. La empresa BV Asesores está ‘es­pecializada’ en estas revistas, ya que según Alejandro Riera, edita otras publicaciones similares para los Colegios de Madrid o Valencia. Si BV Asesores hace la revista, ¿qué papel juega Loklark, la empresa de la familia Losa? “La revista puede ser utilizada para que Losa y quizá terceras personas, perciban can­tidades como regalo o agradeci­miento para que BV pueda seguir prestando servicios al Colegio”. Loklark, que figura en el Registro Mercantil como una empresa dedi­cada a las artes gráficas, ni siquiera imprime la revista. Lo hace una im­prenta de Siero, según los enferme­ros denunciantes, que cobra unos 10.000 euros al mes. La impresión es, en teoría, de 6.000 ejemplares (el número aproximado de enfermeros colegiados), “pero no hay garantías de que todas estén siendo enviadas a casa de los enfermeros. Podrían ser muchas menos”.

El primer número fue publica­do en enero de 2005, con un presu­puesto de 11.138 euros. Un año des­pués, la partida que figuraba en las cuentas como “gastos revista” ha­bía ascendido a 61.138, exactamen­te 50.000 euros más. Sin embargo, según las facturas mensuales de BV Asesores, el coste final fue de 101.449 euros, 40.311 euros más que los presupuestados, y aprobados en la correspondiente asamblea de so­cios. Los denunciantes advierten  que el Colegio habría podido ‘camu­flar’ los gastos de ‘Impulso’ en otras partidas, (nóminas, personal, suelos y salarios) para “ocultar el verdade­ro coste”. Con el paso de los años, la factura de BV Asesores se fue hin­chando, hasta que ‘Impulso’ le llegó a costar más de 200.000 euros al co­legio. En los últimos presupuestos, rechazados por la asamblea, se pre­supuestó en 122.000 euros. A lo lar­go de los 122 números publicados, no ha cambiado ni el contenido (no tiene carácter científico, sino simple­mente divulgativos e informativo) ni el número de páginas (16), ni la tira­da (no hubo cambios en el número de miembros) aunque los gastos no han dejado de subir.

Emilio Losa ha comparecido dos veces como imputado ante la juez Maria Luisa Llaneza. La pri­mera, en junio del año pasado. Y la segunda en septiembre. Entre medias, el presidente del Colegio cambió de abogado, y de estrategia. En su primera comparecencia, ne­gó cualquier ilegalidad, sin aportar pruebas, y meses más tarde, se pre­sentó en el juzgado con un contrato firmado entre el Colegio y BV Ase­sores, que no llegó a presentar como prueba y tampoco entregó a la ma­gistrada. En él, supuestamente, se aclaran el papel de la empresa y los servicios prestados. Sin embargo, el acuerdo fue firmado tras su prime­ra visita al juzgado. Según el letrado Alejandro Riera, “esta circunstan­cia ya es motivo suficiente para in­vestigar todo lo relacionado con la revista Impulso”. En su opinión, el contrato “es un intento de regularizar la situación”. Los denunciantes señalan otra irregularidad: el Colegio pagaba por la realización de una revista, que incluye publicidad, aparentemente gratuita. Entre las empresas anunciantes, además del estudio de arquitectura del sobrino del presidente, están mutuas, despachos de abogados, e incluso constructoras, y los supuestos ingresos por la publicación de anuncios, no aparecen por ninguna parte. Para la mayoría de los enfermeros, la revista no tiene ningún valor. “Va directa a la basura” o, “ni siquiera me molesto en mirarla”. “Me di de baja hace dos años, no me aportaba nada. Además, si quiero leer la revista, la tengo en la página web del Colegio”. Mientras otros colegios profesionales han ‘externalizado’ sus revistas, que redactan empresas de comunicación a cambio de la gestión de la publicidad, el Colegio de Enfermería sigue pagando más de 10.000 euros al mes para mantener una costosa publicación.

Las facturas de Román López

El diputado del PP, Alfonso Román López, técnico sanitario de profe­sión, es vicepresidente del Colegio de Enfermeros y del consejo de re­dacción de ‘Impulso’. La Asociación Enfermería de Asturias, persona­da en la causa contra Emilio Losa, aportó también a las diligencias seis facturas de 2.040 euros, emiti­das entre 2008 y 2009 por el político, a BV Asesores de Comunicación, “y podría haber más”. La providen­cia dictada por la juez Maria Luisa Llaneza, ordena remitir al juzgado todos los contratos firmados por la empresa y el diputado, quien apa­rentemente ‘asesoró’ a BV en la rea­lización de la revista. “Es llamativo que un miembro del consejo de re­dacción, que encarga la realización de una revista, después cobre fac­turas de 2.040 euros por asesorar en la publicación”. Los tribunales determinarán si hubo enriqueci­miento ilícito, y por qué las facturas comienzan a aparecer en 2008 y se producen pagos idénticos durante varios meses. Alfonso Román, el di­putado de la Junta General que más dietas cobraba en concepto de ki­lometraje (1.286 euros mensuales), también recibió, al menos, 12.240 euros de BV Asesores, además de las dietas del Colegio de Abogados, otros 420 euros.

La magistrada aprecia indicios de apropiación indebida en las re­laciones empresariales del Colegio de Abogados, y la próxima sema­na, cuando empiece a estudiar la documentación aportada (el juzga­do de Instrucción se encuentra esta semana de guardia), comenzará a aclarar conceptos, pagos e ingresos. La revista se financia con las cuotas que los 6.000 enfermeros colegiados pagan mensualmente (240 euros al año). El Colegio de Enfermería no es un organismo público, y no es­tá afectado por la ley de contratos. Es decir, puede encargar la revista a cualquier empresa, y al precio que ésta estime oportuno. Pero según los denunciantes, los lazos familia­res y contractuales entre el Colegio, sus directivos y las empresas que redactan, producen e imprimen la revista, son evidentes, desde hace más de una década. “La honestidad de Emilio Losa está en entredicho, y hasta ahora, la Fiscalía y la juez nos han dado la razón”, apunta el abogado Alejandro Riera. En sus providencias, solicitaron la misma información que los denunciantes. Cuando crucen datos, la posible tra­ma quedará en evidencia, aunque sea difícil probar la existencia de un delito de apropiación indebida.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter