11:03. JUEVES 27 DE JUNIO DE 2019

O blanco, o negro

Oviedo
30 mayo, 2015
Por MARINA GARCÍA

La política es una cuestión de colores. Oviedo se acostó azul el sábado pasado y se levantó roja el lunes. Para Wenceslao López (PSOE), lo que en Oviedo es blanco no puede ser negro en Gijón. Y en su simpleza, puede llevar su penitencia. ¿Permitirá, por una cuestión de colores que no son tal, que la derecha siga gobernando en Oviedo ahora que la izquierda supera al PP en número de votos? O blanco, o negro. No valen las medias tintas.

A Caunedo no le salen las cuentas, y está en manos de lo que decidan las izquierdas que, por primera vez, son mayoría en Oviedo. La ‘fumata’ electoral del pasado domingo, dejó al PP con los 11 concejales que tenía frente a los 14 concejales mancomunados de la izquierda. Somos obtuvo 6, el PSOE 5, e IU mantuvo las tres actas de concejal que ya tenía. Con Foro en caída libre en la capital asturiana, el PP manejaba otras cifras y otras encuestas, que le otorgaban entre 12 y 13 diputados, 5 o 6 para el PSOE, 4 para Podemos, 3 para Ciudadanos, y 2 para Izquierda Unida. Nada que ver con el veredicto final que alumbraron las urnas en la capital asturiana. Y tampoco con los antecedentes políticos de una ciudad que, en los últimos 24 años, siempre había votado mayoritariamente al PP. Agustín Iglesias Caunedo ha quedado en minoría, y solo le queda esperar al desenlace final de este complicado parto de los montes de la izquierda astur. Para colmo de males, el PP se ha quedado sin posibles aliados, ante la desintegración de Foro en la capital carbayona. ¿Dónde han ido a parar los votos, y los siete concejales, que el partido de Álvarez-Cascos consiguió en Oviedo en las anteriores elecciones? Probablemente, y ante el baile de candidatos, ora Caicoya, ora Carolina Morilla…, una buena parte de los votantes de Foro se quedaron en casa, y el resto optaron por meter en el sobre la papeleta de Podemos. Solo así se puede entender que el Partido Popular no haya sacado tajada de la desaparición de Foro en la capital.

Abortado el abordaje al Ayuntamiento de Gijón, que pretendía llevar a cabo la Federación Socialista Asturiana (FSA), vinculando su apoyo a Somos en Oviedo, a ser ‘correspondidos’ en Gijón, lo que vulgarmente se llama un cambio de cromos; el PSOE ahora tendrá que tomar partido en Oviedo. La FSA ha topado con Podemos, y sus muchachos, y sus círculos, y sus conceyus abiertos que tendrán la última palabra, en Oviedo, Gijón, o en el Principado. Por lo pronto, Podemos ha rechazado el “pacto global” que proponía la FSA. Y ahora, los socialistas carbayones tendrán que mover ficha, y decidir la orientación del voto de sus cinco concejales, en el pleno del próximo día 13, donde se constituirán los nuevos ayuntamientos. El PSOE tiene que decidir sí hace alcaldesa a Ana Taboada (Somos), o sí mantiene en la alcaldía a Agustín Iglesias Caunedo. O lo que es lo mismo, tiene que decidir entre entregar su voto a la “izquierda radical” -en definición de Javier Fernández-, o a la derecha, y al ‘gabinismo’ que representa Caunedo, según Wenceslao López. Así de simple, y así de complejo. No hay lugar para escapismos, ni para ‘terceras vías’.

‘Gato blanco, gato negro, lo importante es que cace ratones’, acuñó Mao Zedong (Mao Tse-tung). Una visión pragmática de la política, a la que también se apuntó Felipe González, y que ahora distorsiona Wenceslao López, candidato del PSOE y secretario general de la AMSO, que apela a la retórica y metáfora colorista (“sería difícil entender que lo que es blanco en Oviedo sea negro en Gijón”), para tratar de justificar el amaño del combate poselectoral. Un tongo para que en Oviedo gobierne Somos y en Gijón el PSOE, y un obsceno intercambio de sillones. Pero las ‘milicias’ de Podemos no están dispuesta a mercadear con sus votos, y mucho menos a ponerle el cascabel al gato del PSOE. Wenceslao no parece haber entendido ni sabido interpretar la sabia doctrina de Mao, y condiciona el voto de sus concejales a otros intereses. Y en ésas componendas mensajeadas desde la FSA, al PSOE se le puede escapar vivo un ratón por el que llevan suspirando 24 años.
Wenceslao López va camino de convertirse, dicho sea con todos los respetos hacía el minero prejubilado, en un ‘Carreño 2’. El todavía portavoz y concejal del PSOE, que por omisión del deber, permitió que Gabino de Lorenzo continuara un año más al frente de la alcaldía de Oviedo. Llegado el momento, y sí el PSOE torpedea a Somos, ¿podrá explicar Wenceslao López, a sus votantes, que le han perdonado la vida al heredero del ‘gabinismo’?, ¿permitirá, por una cuestión de colores que no son tal, que la derecha siga gobernando en Oviedo ahora que la izquierda supera al PP en número de votos? En buen lío se ha metido ‘Wences’. O toma partido por Ana Taboada (Somos), o apuntala en la alcaldía a la derecha. O blanco, o negro. No valen las medias tintas.

Solo buenas palabras

Ayer, Ana Taboada y Wenceslao López, quedaron para ‘conocerse’, y poco más. La primera reunión entre las candidaturas de Somos Oviedo y del PSOE no pasó de un leve acercamiento, un preludio de los próximos encuentros, que tendrán lugar la próxima semana. Hasta entonces, Wenceslao tendrá tiempo de leerse el programa de Somos, que por ahora, asegura desconocer. Los socialistas, siguen pendientes de la órdenes dictadas por la FSA, mientras que la abogada Taboada, recordó que encabeza una agrupación de electores “independiente y libre” para tomar sus propias decisiones. Por ahora, las “coincidencias en lo fundamental”, no son suficientes.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter