10:36. JUEVES 27 DE JUNIO DE 2019

Laberinto político

Asturias
30 mayo, 2015
LUCÍA GARCÍA

El vendaval político del 24-M, ha dibujado un paisaje político imposible. Una galerna que no amainará hasta después de las próximas elecciones generales. Y un thriller que cada día escribe un nuevo capitulo. Hasta el sábado día 13, cuando se constituyan los nuevos ayuntamientos, las turbulencias van a hacer zozobrar a miles de ayuntamientos, y después será el turno de los gobiernos autonómicos, que tienen hasta finales de junio para tratar de alcanzar pactos y acuerdos, que garanticen la estabilidad en las trece comunidades donde el domingo se celebraron elecciones.

España ha dado un volantazo a la izquierda, y ha quedado abierta la era de los gobiernos tripartitos y cuatripartitos, de los frentes de izquierdas, de las mareas ciudadanas, y de las agrupaciones de electores. Podemos y Ciudadanos han puesto patas arriba la política española, que ya no volverá a ser como la conocimos hasta ahora, con dos partidos alternándose en el poder, y pactando unicamente con los nacionalistas catalanes. La política ha mudado de piel, un vuelco a velocidad de crucero, que deja pequeñas las cifras de las elecciones europeas que se celebraron el pasado año. Podemos y Ciudadanos, Albert Rivera y Pablo Iglesias, tienen el viento de cola a su favor, y ‘amenazan’ con asaltar los últimos reductos del bipartidismo antes de que acabe el año.

Mariano Rajoy ha conseguido estabilizar la economía, ha metido en cintura a las administraciones a pesar de que aún siguen siendo morosas, y la que más, la administración central; ha calmado los ardores de la fogosa prima de riesgo, y en su Arcadia feliz ve una España floreciente y trabajadora. Sin embargo, los ciudadanos no lo perciben así, y el domingo penalizaron al PP, y en menor medida al PSOE. Desde entonces, se ha abierto la caja de los truenos en un partido donde nadie rechistaba y todos sus dirigentes decían amén al padre prior. Hasta que a Rajoy le dio un ataque de narcisismo, se miró al espejo, y proclamó lo guapo y lo bello que es. Desde entonces, la veda está abierta en el PP, y la estampida de sus dirigentes está desmoronando como un castillo de naipes a este gigante que tiene los pies de barro. Tras el arreón electoral, Rajoy se canonizó asimismo, pero le ha salido el tiro por la culata.

España en el laberinto y Asturias en la montaña rusa, subiendo y bajando, en un viaje de incierto final. El ciclón Podemos también ha arrasado en la comunidad. El Principado, Oviedo, y Gijón, han quedado en manos de las nuevas hornadas políticas. Y el sol puede salir por cualquier esquina. A quince días para que los nuevos ayuntamientos se constituyan, es muy probable que el sábado 13, haya que echar mano de la ‘foto finish’ para poder precisar el nombre de los alcaldes victoriosos. En Oviedo hay tomate, y en Gijón hay doble ración de lo mismo. Solucionada la papeleta de los ayuntamientos, llegará el último asalto: la batalla del Principado, la joya de la corona astur.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter