20:40. JUEVES 21 DE NOVIEMBRE DE 2019

Cuenta atrás para la romería de El Carmín

Siero
20 julio, 2015
ALEJANDRO CAICOYA

La iluminación nocturna del ‘prao’ de la Sobatiella, principal novedadde la tradicional y multitudinaria romería

Hasta 30.000 personas, si el tiempo acompaña, tomarán a la carrera el ‘prao’ de la Sobatiella, cuando a las tres de la tarde, se abran los accesos a la romería, y una marabunta humana cubra toda la finca. Decenas de miles de romeros, once grupos fol­clóricos más de 50 autobuses, incon­tables litros de sidra y vino, y muchas ganas de fiesta, caracterizan el día grande de La Pola, y una de las jiras más esperadas de Asturias, que este año llega con novedades. Tras llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento, la Sociedad de Festejos mantendrá la iluminación nocturna en el ‘prao’ (en anteriores ediciones las luces se apa­gaban a partir de la medianoche), pa­ra alargar la fiesta. Contra todo pronóstico, los organizadores están ganando la lucha contra el botellón, iniciada hace dos años, para recupe­rar el carácter familiar de la fiesta. Los más jóvenes seguirán disfrutan­do del tradicional desmadre del Car­mín, pero quienes prefieran un poco más de calma, podrán tener una co­mida campestre más o menos tran­quila, sin guerras de comida, balo­nes volando por la finca, y altavoces en cada peña. La mayoría de los ro­meros ni siquiera suben la sidra a la Sobatiella, porque pueden adquirirla en el bar de la fiesta por 17 euros la caja. Otro objetivo, aún no cumplido, es que los romeros recuperen la ves­timenta tradicional de la fiesta (pan­talón azul, camiseta blanca y pañuelo azul), y que la guerra de agua que se organiza a última hora de la tarde, en la bajada hacia la Pola, respete a las bandas de gaitas.

El Carmín, que reune hasta 30.000 personas en la Sobatiella, dobla durante unas horas la pobla­ción total de Pola de Siero (menos de 13.000 vecinos), y supone un reto logístico, y de seguridad. Como cada año, más de 120 efectivos de la Poli­cía Nacional y la Guardia Civil, y 35 policías locales, intentarán que a los romeros no se les vaya la fiesta de las manos. Y para atender a las de­cenas de heridos por cortes, torcedu­ras, golpes y a los más afectados por la sidra, habrá dos ambulancias, dos hospitales de campaña y más de 15 médicos, enfermeros y auxiliares. A pesar de los preparativos, el Carmín de 2015, volverá a desbordar las pre­visiones de los organizadores, como cada año, convirtiéndose en uno de los lunes más populares del verano en Asturias. Ninguna otra fiesta de ‘prao’ tiene tantos participantes, tan­ta infraestructura ni tanta historia detrás.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter