05:07. JUEVES 09 DE ABRIL DE 2020

Sin novedad

Opinión
6 agosto, 2011
Por SHARON CALDERON

En un tiempo en el que hasta el más desinformado de los ciudadanos conoce las empresas que conforman el IBEX35, vigila diligentemente los pasos del Dow Jones y, por supuesto, es capaz de ofrecer una clase magistral sobre la prima de riesgo… aventurarse a comentar (aunque sea someramente) la situación económica es una empresa muy arriesgada. Primero, porque te sometes al juicio experto de todos los ciudadanos (ya que todos son ‘economistas’ o, como mínimo, tienen la solución para la crisis), y segundo porque es poco probable que haya algo nuevo que contar.
Elena Salgado es un buen ejemplo de ello, y no porque nuestra ministra no domine la materia, sino porque en su comparecencia del miércoles no contó nada que no supiéramos. Aunque su intervención tenía la intención de tranquilizarnos a todos, el sólo hecho de su anuncio inquietaba notablemente: Rodríguez Zapatero interrumpe sus vacaciones en Doñana, Mariano Rajoy dice que no es tiempo de buscar culpables (desaprovechando así una excelente oportunidad para vapulear al Ejecutivo saliente), el Rey pide unidad… Y Elena Salgado habló: la situación de España es preocupante pero no gravísima. Y nunca un juicio fue más certero, porque lo que dijo bien podría aplicarse a todos los asuntos imaginables que conciernen a España.
Estamos a un paso de perder la cabeza, pero seguimos con ella sobre los hombros. Y si no se lo creen vean la enésima estúpida polémica a causa de la bandera asturiana con la selección de fútbol sub19. Y no es que no rezumen estas líneas amor por la bandera autonómica, sino que puestos a defender una bandera, la española está más desvalida (dentro y fuera del país) y no se le dedica, ni tan siquiera, la mitad de esfuerzo en su defensa.
Pero no todo son malas noticias: José Luis Rodríguez Zapatero ha cumplido 51 años. Como ya todos sabemos, no cumplirá 52 en La Moncloa, pero dada la situación, puede llegar a ser incluso un alivio.
La sensación que se está teniendo ante la ‘preocupante’ situación económica, unida a la convocatoria de comicios generales en noviembre, es que el Ejecutivo, si no está paralizado, va a un paso más lento del que debiera. Son muchos los que opinan que las elecciones servirán para darle un respiro a la economía española, pero también advierten que quizá lleguen demasiado tarde.
En Asturias, como en otras Comunidades Autónomas, el Gobierno regional tiene una nueva cara. Semana a semana vemos cómo se nos presentan Directores Generales, Consejeros, altos cargos… y en el empeño del ‘quién es quién’ andamos ahora metidos. Una nueva cara, pero los mismos problemas que solucionar. La seña de identidad del nuevo Gobierno asturiano no ha de residir tanto en la originalidad de sus soluciones frente a la crisis, sino en la valentía para llevar a cabo esas soluciones. Porque 2+2 es igual a 4, y no hay fórmulas mágicas, ni conejos que sacar de la chistera.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter