04:35. MARTES 26 DE MAYO DE 2020

El Ayuntamiento tiene que intervenir al Real Oviedo

Editorial
6 agosto, 2011

El Ayuntamiento de Oviedo tiene que intervenir urgentemente en el Real Oviedo. Los sucesivos planes de rescate con dinero municipal entregado -a fondo perdido- al actual máximo accionista, no han servido para enderezar el rumbo de un Club que se reitera en sus errores y en sus fracasos deportivos. Entre la compra de las marcas y el escudo, el consistorio ovetense ha dilapidado, en tan solo dos años, 3 millones de euros. A estas alturas, no es preciso recordar, que el dinero de los contribuyentes no se puede utilizar para tapar los ‘agujeros’ de las sociedades anónimas deportivas, ni tampoco para pagar los salarios de los jugadores o la ‘minuta’ millonaria que Mediapro (La Sexta) le calza al Real Oviedo por una gestión cuyos resultados se desconocen ya que, posiblemente, sean irrelevantes. Cuatro años y medio después de hacerse con el control del Club de una manera, cuando menos extraña, el máximo accionista, Alberto González, solo ha demostrado tener una extraordinaria capacidad para malgastar, temporada tras temporada, el dinero que recibe de los socios y de las instituciones públicas.

Este alcalde errático que un día se levanta manirroto y le concede varios millones de euros al Real Oviedo, y a los pocos meses manda publicar una manifiesto anunciando que “se acabó el dinero para el Oviedo”, tiene que instar a la dimisión a todo el Consejo -o a lo poco que queda de él- y nombrar una Comisión Gestora que se haga cargo circunstancialmente de un Club que está al borde de una suspensión de pagos y de un nuevo concurso de acreedores que podría conducir a la disolución definitiva de la sociedad. Gabino de Lorenzo, convertido en el segundo máximo accionista del Club, tiene capacidad suficiente para intervenir en el Real Oviedo y para desalojar de la entidad al máximo accionista, que sigue empeñado en sacar tajada de un paquete accionarial que, lógicamente, se ha depreciado y ya no vale ni una cuarta parte de lo que pide. En la misma y ruinosa dirección, hay que situar los 2 millones de euros que el Ayuntamiento inyectó en el Real Oviedo en las dos últimas ampliaciones de capital.

La situación en el Real Oviedo, además de crítica, es tan insultante como grotesca. Los continuos episodios (‘culebrón’ mexicano, acciones de Control Sport pignoradas por un banco, contactos de pim-pam-pum con Mario Conde…) reflejan el poco apego que Alberto González tiene por unos colores y un sentimiento carbayón, que está dispuesto a vender al mejor postor. Por eso, y por muchas otras razones, el Ayuntamiento de Oviedo tiene que asumir el control de una entidad que el máximo accionista dirige con las mismas trapacerías que aplica a sus problemáticas empresas. Declarado en rebeldía judicial, y también deportiva, el máximo accionista del Oviedo tiene que hacer frente antes de que se acabe el verano a una deuda de 500.000 euros -intereses incluidos- que contrajo con un empresario de Gijón en una de sus habituales operaciones de compra-venta de terrenos rústicos; pero también tiene que hacer frente a ordenes de embargo de Hacienda y la Seguridad Social que ya superan los 970.000 euros, incluyendo los últimos impagos del convenio de acreedores que, el próximo 20 de agosto, añadirá una nueva factura de 150.000 euros que el Club tampoco podrá abonar a la Agencia Tributaria. La deuda del Real Oviedo no deja de crecer, al igual que las deudas personales de su máximo accionista. Hasta los escapismos, o las huidas hacía delante, tienen un límite que conviene no traspasar.

Acosado por las deudas y los tribunales -tiene pendiente dos condenas personales por valor de 2,5 millones de euros-, embargado por la Agencia Tributaria y por la Seguridad Social; y con su paquete accionarial (39,81%) pendiente de una subasta judicial; ha llegado la hora de que Alberto González abandone el Real Oviedo. Si no lo hace, Gabino de Lorenzo tiene que instar urgentemente su cese o dimisión. No hay ninguna otra salida. Y si nadie mueve ficha, tendrán que asumir tal responsabilidad los grupos de la oposición que, desde las últimas elecciones, son mayoría en el Ayuntamiento.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter