05:54. MARTES 26 DE MAYO DE 2020

Los vecinos de Indalecio Prieto, se quejan de la altura que están alcanzando las torres de El Vasco

Oviedo
7 agosto, 2011

La resignación de los vecinos de la calle Indalecio Prieto, y de la plaza de la Noceda, se ha transformado en indignación por los planes de Jovellanos XXI para la parcela del Vasco. El proyecto planteado por la constructora ‘encajona’ sus viviendas bajo la rasante de los edificios en construcción, cuya primera planta, en el punto más elevado, se encuentra casi tres metros por encima del nivel de sus portales. Al menos, tras negociar con Jovellanos, han conseguido que parte de ese ‘muro’, sea sustituido por una rampa que dará acceso a la zona comercial -situada en el centro del futuro complejo urbanístico-, desde la plaza de la Noceda, a la misma altura. “Ahora solo nos podemos aguantar. Las obras avanzan muy rápido y ya no hay marcha atrás”, afirma Nuria Arias, vecina de la calle. Eso sí, se mantienen las quejas contra el Ayuntamiento, que no atendió a las peticiones y denuncias de los cerca de 200 propietarios afectados. José Manuel González, representante de los vecinos, solicitó en marzo una reunión con el concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, que no le fue concedida. La respuesta del edil llegó a través de una carta, en la que se limitaba a decir que las obras se ajustaban al proyecto aprobado, y que el consistorio se limitaría a “garantizar el cumplimiento legal de supresión de barreras arquitectónicas”. Las obras de Jovellanos XXI, además de levantar un ‘muro’ frente a las viviendas, también se ‘comerán’ parte del ancho de la calle Indalecio Prieto. “Pasaremos de tener casi 12 metros de ancho, a apenas 7,5 en el punto más estrecho, dificultando el acceso del servicio de recogida de basuras, y también el acceso a los garajes”. Indalecio Prieto tiene un desnivel de 1,76 metros, pero como denuncian los afectados, Jovellanos XXI elaboró su proyecto teniendo en cuenta un desnivel de solo 0,74 metros. De esta forma, y con el viejo ‘truco’ de las rasantes, los arquitectos han elevado los nuevos bloques por encima de la altura real de la calle.

Manuel Rodríguez, vecino y portero de los inmuebles de esta calle -del número 4 al 14-, apunta que al menos, han conseguido llegar a un acuerdo con Jovellanos XXI. “Las nuevas rampas evitarán que tengamos que vivir de cara a un muro escalonado a lo largo de toda la calle”. Los edificios, que crecen al ritmo de una planta por semana, ya han llegado al forjado de la cuarta planta. “Al final hicieron lo que quisieron, sin tener en cuenta a los vecinos. Nos han enterrado”, se queja Javier Pastor, quien tiene un piso alquilado en la zona. La calle Indalecio Prieto y la plaza de la Noceda, que solo tienen salida por Gascona y Martínez Vigil, se ha convertido en una zona angosta, cercada por los trabajos de construcción Al igual que ocurrió con las grietas aparecidas desde 2004, cuando comenzó a ‘vaciarse’ la parcela de El Vasco, los vecinos han tenido que llegar a un acuerdo con Jovellanos XXI sin el apoyo municipal. Hace dos años, tras varios pleitos, los propietarios de los portales 2 y 4 de Gascona, consiguieron que la constructora se hiciera cargo de los desperfectos ocasionados por las obras en sus pisos. Y el año pasado, también hubo acuerdo con los seis portales de Indalecio Prieto por el mismo problema. El actual proyecto, el noveno presentado para el ‘socavón’ del Vasco, tiene un plazo de ejecución de 30 meses, y habrá que esperar al menos dos años más para verlo finalizado, si no hay nuevos retrasos, grietas o denuncias.

La diferencia de cotas entre Indalecio Prieto y la plataforma sobre la que se están levantando tres de los seis bloques que formarán parte del proyecto para El Vasco, no es el único problema. Los vecinos también denuncian que su calle se ha convertido en una ‘zona de aparcamiento’. “Por mucho que se llame a la grúa, nunca pasan por aquí, y con una fila de coches mal aparcados junto a la valla de obra, queda mucho menos sitio para pasar”.

La lista de quejas vecinales no se limita a las obras y al ‘cerco’ que sufren. También denuncian botellón en la Noceda cada fin de semana, y dificultades para acceder a sus plazas de garaje a través de Gascona, por culpa de las terrazas de las sidrerías. En total, los inmuebles cuentan con unas 300 plazas de aparcamiento, que se encuentran bajo los portales de Indalecio Prieto, y cuyo único acceso es la calle vecina. También han presentado una queja por ruidos en el Registro Municipal, por la presencia de gaiteros en Gascona. Por el momento, tampoco han recibido respuesta.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter