05:02. MARTES 26 DE MAYO DE 2020

Las ‘embajadas’ asturianas en Madrid y Bruselas, cuestan 1,73 millones al año

Política
7 agosto, 2011
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

La rehabilitación del inmueble de la Oficina del Principado en Bruselas costó 4,3 millones de euros, en 2004. La
nueva sede de la Delegación en Madrid, inaugurada en 2006, supuso, entre su compra y su reforma, un gasto de 8 millones. Álvarez Cascos, en su discurso de investidura, anunció el cierre de ambas delegaciones

Las horas de las embajadas asturianas en Madrid y Bruselas están contadas. En su discurso de investidura, el nuevo presidente asturiano, Francisco Álvarez Cascos, anunció que suprimiría estas sedes por su elevado coste, dificil de justificar en tiempos de crisis.

Solo la adquisición y rehabilitación de los edificios costó 12,3 millones de euros, entre 2004 y 2006, cuando todavía la crisis apenas había comenzado a hacer notar sus efectos. El coste de mantener abiertas ambas embajadas, dependientes de la Presidencia del Principado, llegó a rondar los 2 millones de euros al año. Su asignación económica está incluida como un ‘Servicio de Carácter General’, en el presupuesto de la Presidencia del Principado. Bajo el epígrafe 121F-’Acción Exterior’, las cuentas públicas de 2011 les asignan una partida de 1,73 millones de euros, que confirma una tendencia a la baja que comenzó hace dos años. Las delegaciones ‘exteriores’ recibieron 1,96 millones de euros en 2007 y en 2008 -cuando se prorrogó el presupuesto-. En 2009 también recibieron la misma cuantía, para bajar en 2010 a 1,82 millones. A pesar del recorte de 260.000 euros en dos años, el PP criticó duramente durante la pasada legislatura un gasto que consideraba demasiado elevado. Ahora, Álvarez Cascos, en su condición de nuevo presidente, ha anunciado que cerrará ambas delegaciones.

De los 1,73 millones de euros que cuesta la denominada ‘Acción Exterior’, la mayor cuantía se destina al pago de los sueldos, 1,07 millones, mientras que los 604.000 euros restantes se destinan a gastos corrientes -limpieza, facturas, material de oficina…- y a ‘transferencias’, como becas y proyectos europeos. En el caso de Bruselas, la Oficina del Principado tiene en plantilla a seis personas. Su director, Javier Velasco, en el cargo desde 2007, tiene un sueldo de 52.300 euros. El salario de sus dos asesores, asciende a 48.000 euros per capita. Por otra parte, el poeta y periodista Miguel Munárriz, quien ya se ha despedido como Delegado del Principado en Madrid, tenía una remuneración de 68.000 euros, idéntica a la del ex presidente asturiano, Vicente Álvarez Areces. Munárriz, a la hora de hacer balance de estos tres años y medio al frente de la delegación, afirmó que se han impulsado “cientos de actividades en el ámbito de la cultura, el turismo y la empresa”. En Madrid, el Principado mantenía en plantilla a siete personas. Los asesores también disfrutaban de sueldos entre los 48.000 y 40.000 euros. La rentabilidad de estas embajadas es muy dificil de cuantificar, ya que sus objetivos son muy genéricos, como “incrementar y coordinar la presencia y la participación de la administración asturiana a nivel europeo”, o “promover los intereses propios del Principado, proporcionando apoyo para que el personal del Principado pueda desarrollar sus funciones en Madrid”. Sin embargo, los elevados sueldos sí son cuantificables, un gasto, aparentemente inútil, que el nuevo ejecutivo está dispuesto a eliminar.

Con el cierre de estas sedes, también se eliminarán, previsiblemente, las delegaciones de otros organismos ubicados en los mismos edificios. Es el caso de las oficinas que el IDEPA mantiene en Bruselas y Madrid, con un único empleado en cada una de ellas. También la TPA tiene un estudio en la Delegación del Principado en la capital española, donde trabajan media docena de empleados, eso sí, a través de una productora externa. Las instalaciones se inauguraron en noviembre de 2009, y hace un año se ampliaron con nuevos equipos y material técnico. Ahora tocará cerrar o buscar una nueva ubicación para este estudio, a menos que se pretenda mantener abierto todo el edificio, de 1.800 metros cuadrados, para realizar solo los directos de ‘Conexión Asturias’. Al mismo tiempo, Cascos ha anunciado su intención de enajenar la radiotelevisión asturiana y de auditar todos los entres y organismos públicos. La ‘poda’ ha comenzado por las embajadas del Principado, aunque dentro de un presupuesto global de 4.133 millones de euros, la supresión de las sedes externas solo supondrá un ahorro de 1,73 millones. Tanto la oficina de Bruselas como la apertura de la Delegación de Asturias en Madrid fueron promesas electorales de Areces, que ahora están a punto de ser desmanteladas. Será, el primer paso, que dará el nuevo gobierno con el fin de ‘adelgazar’ la pesada estructura de la administración regional. Tras el cierre de las delegaciones de Asturias en Bruselas y Madrid, el ‘turno’ será para los entes públicos, sociedades y organismos, dependientes del Principado.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter