21:49. SáBADO 21 DE SEPTIEMBRE DE 2019

La polifónica municipal

Opinión
30 enero, 2016
LUCÍA GARCÍA

Al trío municipal no le salen las cuentas, y al paso que van alumbrarán los nuevos pre­supuestos, bien entrada la primavera, y mucho más allá del Domingo de Resurrección. La ‘troika’ anunció, el 8 de enero, que los tres socios de gobierno habían alcanzado un “acuerdo político” para dar luz verde a las cuentas. Pero, casi un mes después, los presupues­tos permanecen en paradero desconocido, y Oviedo, al igual que Gijón o el Principado, está ‘tecnicamente’ en situación de prorroga presupuestaria, verbigracia -también- de un Interventor en estado de celo, tras haber he­cho, durante muchos años, la vista gorda a las fechorías y quebrantos perpetrados por el ‘gabinismo’.

La parálisis municipal afecta, funda­mentalmente, a las inversiones que no aca­ban de arrancar. Desde obras menores, co­mo el Quiosco del Bombé, a proyectos o in­fraestructuras de mayor calado, y que el an­terior gobierno dejó empantanadas como la Pasarela de La Florida o la Senda Verde, que ya tendría que estar abierta entre la ca­lle Asensio Bretones y el Parque de Invierno. Obras son amores, y buenas razones para evaluar la acción de cualquier gobierno. Por ahora, en el tripartito, mucho ruido y muy poca chicha. El trío ‘sietemesino’ aún no ha cumplido su cabo de año, y habrá que dar­le tiempo, hasta entonces, para precisar su grado de eficacia y cumplimiento.

Pero los días, y las semanas, vuelan, y Oviedo necesita soluciones y, sobretodo, nuevos presupuestos. Al ‘doctor’ Rubén Ro­són (Somos), le ha tocado bailar con la más fea, y en su condición de concejal de Econo­mía y Empleo, tiene que pergeñar y cuadrar unas cuentas que satisfagan a los tres socios de gobierno. Rosón, hace horas extras en el ‘gallinero’ con vistas a la Plaza del Ayunta­miento, y tiene guardados bajo siete llaves, en su despacho, los presupuestos en ciernes para evitar que alguna ‘topilla’ siga filtrando y aireando las primeras cuentas de la Repú­blica Independiente de Oviedo. Los recelos y la desconfianza, siguen anidando en las tres tribus municipales. He aquí, un gobier­no coral, con tres tenores, y distintas parti­turas. Nadie dijo que la cohabitación fuese a ser fácil, en un trío en régimen de custodia compartida.

Agustín Iglesias Caunedo aprobó las cuentas de 2014 a finales de marzo, y el tri­partito va camino de hacer lo propio a fina­les de abril. Puestos a comparar, no es tanto el retraso, y menos cuando siguen explotan­do las bombas de relojería que dejó activa­das el ‘gabinismo’, ora el penoso estado del Carlos Tartiere, ora las denuncias en bloque de los ‘temporeros’ municipales, ora el ‘pelo­tazo’ de Urvisa que no cuajó en los praos de Loma del Canto (La Florida)… Y lo que te rondaré. El ‘doctor’ Rosón, por si acaso, ha consignado en los presupuestos que nadie ha visto, dos millones de euros para pagar a los trabajadores de los planes de empleo (indemnizaciones), y tendrá que aflojar, en el mejor de los casos, 400.000 euros a fondo perdido por el ‘furaco’ de Loma del Canto. Y para evitar la ‘deslocalización’ del Real Oviedo, ‘Wences’ ha anunciado otro medio ‘kilo’ para adecentar el Carlos Tartiere. Pufos heredados del pasado, y vencimientos que ahora la polifónica ‘roja’ tiene que asumir.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter