04:49. JUEVES 27 DE FEBRERO DE 2020

Un adiós inesperado

Editorial
10 marzo, 2016

El Real Oviedo ha vivido su primera ‘Semana Negra’ desde que el Grupo Carso ‘desembarcó’ en la entidad carbayona. El inesperado ‘por­tazo’ de Sergio Egea ha dejado al descubierto las vergüenzas que el club trataba de ocultar. La aparente calma chicha, de los últimos meses, tenía ma­rejadilla de fondo. Pese a los buenos resultados solo em­pañados por dos derrotas consecutivas, Egea no contaba con el respaldo del club, que además de no ofrecerle la renovación, no atajó la rebelión del vestuario, ni tampoco las salidas nocturnas de algunos jugadores. El pasado lu­nes, Sergio Egea explotó, y al no sentirse respaldado por la entidad, precipitó su salida del Real Oviedo.

Desde entonces, en el Real Oviedo impera la ley del silen­cio, y ningún miembro del Consejo ha explicado aún, de manera convincente, los motivos que llevaron a Sergio Egea a abandonar repentinamente el banquillo. El mutis­mo del presidente, Jorge Menéndez Vallina, solo alimen­ta los rumores y las conjeturas. Pero a estas alturas, no es ningún secreto que, entre los jugadores y el ya ex técnico azul; Carmelo del Pozo y Joaquín del Olmo, se posiciona­ron a favor de quienes anteponen sus intereses personales y económicos, por encima del bien común y la estabilidad del Real Oviedo.

Los dos próximos partidos (Alcorcón hoy y la Ponferra­dina el próximo sábado en el Carlos Tartiere) serán deter­minantes y marcarán la ‘temperatura’ que se vive en las gradas, tras los últimos acontecimientos. El club ha puesto al frente del banquillo, al ex jugador David Generelo, sin ninguna experiencia como entrenador. Generelo, al igual que hacía Egea, tuvo que decidir ayer a qué cinco jugado­res deja fuera de la convocatoria. El amplió ‘fondo de ar­mario’, bendito problema, dinamitó la convivencia entre el vestuario y el banquillo, y ha desencadenado una crisis que, por ahora, no está cerrada.

Lo que ha sucedido, esta semana en el Real Oviedo, es un caso único en la historia del fútbol español. Egea ha re­nunciado al banquillo dejando al equipo en tercera posi­ción y acariciando el ascenso. No ha sido cesado, como suele suceder en el fútbol, por los malos resultados, más bien ha dejado el club harto de tanta mezquindad en lo que él siempre llamó “la institución”. Tras haberle hecho, lo que habitualmente se llama ‘la cama’, Sergio Egea se ha ido con elegancia y deportividad, pero también con el reconocimiento unánime de todo el oviedismo.

A punto de cumplir 90 años, y tras haber pasado por to­do tipo de miserias deportivas y extradeportivas, el Real Oviedo ha vuelto a las andadas y el Consejo ha permitido una situación que tendría que haber reconducido. Tanta torpeza, en un momento decisivo y cuando el Oviedo es­tá inmerso en la batalla final por un nuevo ascenso; tiene que tener consecuencias en la entidad mucho más allá de la inesperada renuncia de Sergio Egea. Arturo Elías, que hoy asistirá al partido que el Oviedo disputa en Alcorcón, y mañana ‘aterrizará’ en la capital asturiana; debe tomar medidas contra todos aquellos que no han estado diligen­tes en la resolución de un problema que ha acabado des­estabilizando al Oviedo en el peor momento posible. Los jugadores, esa casta de jóvenes caprichosos y con suel­dos millonarios, han quedado retratados, y ahora tienen que “competir, callar, y ascender”. Egea ha dejado al Real Oviedo en puestos de promoción de ascenso, y nadie le ha agradecido, ni siquiera, los servicios prestados. Se lleva, eso sí, el cariño y el reconocimiento de la afición azul.

La Variante, en vía muerta

Se han cumplido doce años desde que Francisco Álvarez-Cascos colocó la ‘primera piedra’ (dovela) de la Variante de Pajares, y siete desde que José Luís Rodríguez Zapatero fijó en el horizonte de 2009 la apertura de una infraestructura fundamental para el desarrollo de Asturias. Doce años después, y tras una inversión que supera los 3.000 millones de euros (498.000 millones de pesetas), las obras están prácticamente paradas, y la apertura de la Variante ha quedado en suspenso. Por el ‘camino’, la Variante se ha quedado sin uno de sus dos túneles, tendrá una vía única, tráfico mixto, y ‘ancho’ de Renfe, cuando algún día puedan circular los trenes por un túnel que sigue sin ver la luz.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció, hasta en cuatro ocasiones el año pasado, la apertura provisional del único túnel que ha sobrevivido a tan gigantesca y millonaria chapuza. Pero lo hizo por razones electorales, de la misma manera que en León anunció el soterramiento de un trazado de las vías que discurren por la ciudad, para acabar con el bochornoso ‘fondo de saco’ que obliga a los trenes que circulan desde Asturias, entrar marcha atrás a una estación provisional y que ahora ya es definitiva.

No es la primera vez, que la ministra patina en sus previsiones, y tampoco es la primera vez que incumple su prolongado calendario de incumplimientos. Tras el cambio de gobierno, Ana Pastor anunció que la Variante de Pajares entraría en servicio en 2014, pero en mayo de 2013, el entonces secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalán, visitó Asturias y confirmó los peores pronósticos. Fomento dejaba en suspenso la llegada de la Alta Velocidad a la comunidad, y la Variante perdía uno de sus dos túneles. Casi tres años después, seguimos igual, o peor, ya que en el horizonte no se atisba ninguna fecha para la apertura, ni siquiera provisional, del único túnel que sigue en pié.

Desde que Rajoy llegó a La Moncloa, todo han sido malas noticias para Asturias. La inversión que los Presupuestos Generales del Estado dedican a nuestra comunidad, año tras año, ha caído en picado. El gobierno central atribuyó los recortes en la inversión, a las obras en la Variante de Pajares. Sin embargo, las obras no avanzan, los tramos no se licitan, y tampoco se ejecuta el presupuesto asignado a un túnel que está en vía muerta.

Asturias está marginada por el gobierno central, pero nadie alza la voz. Y así nos luce el pelo. Más le valdría a Javier Fernández reclamar un calendario de plazos para que Fomento proceda a la apertura de la Variante, que anunciar un consorcio de municipios del área central -otro ‘ente’ más-, que nadie le ha pedido, y que no es más que una maniobra de distracción ante su pasividad y parálisis política.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter