16:04. VIERNES 14 DE DICIEMBRE DE 2018

Marta Renedo reconoce ilegalidades en la Consejería de Cultura y señala a sus superiores

Asturias, Caso Marea
25 abril, 2016
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

La ex jefa de Servicio del Principado, Marta Renedo, ha reconocido esta mañana en su declaración ante la sala Tercera de la Audiencia Provincial, la existencia de ilegalidades en la contratación de la administración, apuntando hacia sus superiores en la consejería de Cultura. «Había fraccionamiento de contratos, cargo de facturas electorales, facturas fuera del presupuesto, gastos que no podían justificarse y otras irregularidades». Renedo, una de las principales acusadas del ‘caso Marea’, también ha asegurado que los directores generales Carlos Madera y Alberto Pérez Cueto ordenaban estas prácticas, que eran conocidas por la consejera Ana Rosa Migoya, y que incluso le ofrecieron utilizar una de sus empresas para obetener «financiación ilegal», aunque sin citar expresamente al PSOE.

Marta Renedo solo ha respondido a las preguntas de su abogado defensor, después de escuchar, aparentemente tranquila, las más de 80 cuestiones planteadas por la Fiscalía, y el  largo listado de expedientes investigados, ingresos en sus cuentas procedes de Igrafo y Almacenes Pumarín, cobros y partidas sin justificar. La ex funcionaria ha reconocido que durante los periodos electorales, y a finales de año, era habitual realizar más gastos (contrataciones, mobiliario, obras) de los previstos en el presupuesto, para después «dejar las facturas en un cajón, y esperan que el siguiente equipo de la consejería se hiciera cargo». También ha señalado que recibió instrucciones de Carlos Madera y de Alberto Pérez Cueto para actuar de esta forma. «Me encargaron que solicitara facturas falsas a proveedores habituales», como Igrafo y Alamcenes Pumarín. Además, ha asegurado que después no se hacían comprobaciones, por la «ingente cantidad de facturas acumuladas».

Sobre las cinco contrataciones realizadas a través de la empresa ASAC Comunicaciones, para cubrir puestos en bibliotecas o el Archivo Provincial, Marta Renedo ha indicado que «Carlos Madera me pasó los nombres de las personas que debían ser contratadas. Se ideó una ficción de inversión pública» para camuflar sus sueldos en otras partidas (el gasto superó los 100.000 euros).

Marta Renedo ha apuntado que la ex consejera Ana Rosa Migoya estaba al tanto de todo, y que la documentación presentada por Alberto Pérez Cueto como pruebas en su contra, es falsa. «Me reunió con Pérez Cueto, y me propuso utilizar mi empresa para realizar facturas falsas y conseguir financiación ilegal, igual que hacían con Igrafo. Cuando me negué, comenzaron mis problemas». Ha indicado que las pruebas recogidas en su despacho durante la investigación, fueron ‘colocadas’. «Yo no me dejé nada», indicando que fue víctima de una ‘trampa’. También ha explicado con detalle que la reforma de la Biblioteca del Fontán (800.000 euros) sobrepasó el presupuesto, y que con el conocimiento de Carlos Madera y Ana Rosa Migoya, se camufló el gasto realizado como equipamientos en el centro ‘Belén de la Montaña’. «Se disstribuyó el gasto a a través de contratos menores y se asignó a Igrafo». «Las facturas eran falsas, y Madera y Migoya lo sabían».

Cuando su abogado, José Carlos Díaz, le ha preguntado si actuaba como «el ‘fontanero’ administrativo de Pérez Cueto y Ana Rosa Migoya», Marta Renedo ha respondido que «intentaba dar apariencia de legalidad a procedimientos que no lo eran».

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter