15:55. VIERNES 14 DE DICIEMBRE DE 2018

Otero engañaba a sus amigos

Caso Marea
6 mayo, 2016
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

Almacenes Pumarín pagaba coches y viajes a María Jesús Otero, y ella los revendía a sus amigos. Al menos, así apuntan los testimonios, que dejaron en evidencia la codicia de la ex directora general. María Teresa Elizari, profesora en Gijón y amiga de Otero y José Luis Iglesias Riopedre, ha declarado que adquirió un Audi a través de Otero, por 18.000 euros (pagados en metálico), pensando que se lo estaba comprando a un empleado del concesionario. Sin embargo, el coche había sido un regalo de Almacenes Pumarín a Otero, como figura en los apuntes contables de la empresa. “María Jesús quiso hacernos un favor, pero era un favor envenenado”. Maria Teresa Elizari, junto a otras cinco personas (incluyendo a Otero), también aseguró haber pagado un viaje a Riopedre en 2009, a Tenerife, con motivo de su 70 cumpleaños. “Lo organizó todo María Jesús, y nosotros se lo pagamos a ella, en mano”. Las facturas aparecieron en el registro de la oficina de Almacenes Pumarín. María Jesús Otero se habría quedado el dinero de sus amigos. Sin embargo, su abogada insiste en que su cliente solo hacía favores de forma desinteresada, y que solo adelantaba el pago de los coches, los vuelos o las noches de hotel. Pero no explicó por qué esos ‘regalos’ eran abonados por la empresa.

Otra testigo, Carmen Priede, ex trabajadora de la Consejería de Educación y responsable del centro de adultos de La Arquera (Llanes), reconoció que las instalaciones se utilizaban como almacén, y no solo para material del Principado. En su primera declaración, en los juzgados de Gijón, aseguró que Otero era su jefa, y que había recibido pedidos de mobiliario y electrodomésticos, incluyendo muebles procedentes de un anticuario francés, adquiridos por Otero. Ayer cambió de versión. “Yo solo abría y cerraba la puerta”. Pero si reconoció que habitualmente, Lorenzo Santa Marta y dos mujeres, identificadas como Arancha y Maite, acudían al almacén a recoger paquetes o firmar albaranes. Los tres trabajaban para Otero en sus apartamentos de Llanes. Priede también declaró que el centro contrataban habitualmente con Almacenes Pumarín porque “eran los únicos que aguantaban sin cobrar”. Tras ella, los empleados de la empresa de mudanzas Azur, que trabajaba para APSA, reconocieron que “Lorenzo, Maite y Arancha” siempre estaban en el almacén de La Arquera, a donde enviaron “más de 10, y también más de 15 pedidos”. Los testimonios confirman que María Jesús Otero utilizaba instalaciones del Principado para recepcionar los ‘regalos’ que le enviaba Almacenes Pumarín para sus chalés y apartamentos, y que incluso contaba con la colaboración de la directora del centro, para facilitar el acceso a las instalaciones. Carmen Priede ha dado una versión diferente sobre su relación con María Jesús Otero, desvinculándose de la ex directora general y negando conocer el contenido de los paquetes, pero los albaranes de la empresa de mudanzas, demuestra que el Almacenes Pumarín llevaba a La Arquera sus ‘pedidos personales’.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter