05:04. SáBADO 19 DE OCTUBRE DE 2019

“Un político no debe ser moral, debe ser efectivo”

Cultura, Oviedo
7 septiembre, 2016

A continuación, reproducimos la entrevista que José Ignacio Gracia Noriega concedió a este periódico el pasado mes de junio, donde repasa la situación política, y sus últimos escritos.

Retirado desde hace una década en el pequeño pueblo de Sevares (Piloña), el periodista y escritor Ignacio Gracia Noriega repasa los clásicos de la literatura, recopila sus ensayos (la Fundación Gustavo Bueno publicará próximamente más de 3.000 textos), y reflexiona sobre las lecciones que nos dejaron los libros de Shakespeare, mientras lucha contra el insomnio. A sus 71 años, se niega a reemplazar sus viejas máquinas de escribir por el ordenador, y desconfía de la lectura-electrónica. Narrador, ensayista, crítico literario y gastronómico, autor de libros de viajes y Cronista Oficial de su Llanes natal, Gracia Noriega no podía dejar pasar el 400 aniversario de la muerte de Shakespeare (“un magnífico creador de situaciones y personajes”) y de Cervantes (“el inventor de la novela”) sin dedicar a ambos algunas letras. Rodeado de libros y de sus tres gatos (‘Diana’, ‘Panzarriba’ y ‘Pepe Avello’), Ignacio Gracia Noriega, uno de los últimos periodistas asturianos ‘de raza’, no puede vivir sin escribir.

.-No había mejor momento, que el 400 aniversario de la muerte de Shakespeare, para reunir sus en­sayos sobre el escritor inglés en un único libro.

El aniversario es uno de los moti­vos. He escrito sobre Shakespeare durante toda mi vida, y ahora he podido reunir obras antiguas, y otras más recientes, sobre sus te­mas, personajes y su relación e in­fluencia en España.

.-¿Qué nos puede enseñar Shakes­peare, cuatro siglos después?

Todo. Es el mejor escritor de la his­toria. Según Harold Bloom, en él se encuentra la sabiduría. Y también en Homero, Cervantes, Montaigne, Bacon y Goethe.

.-Pero, ¿cómo se ‘traducen’ sus pensamientos al siglo XXI?

Sería un error intentar trasladar a Shakespeare del siglo XVII a la actualidad sin entender su contex­to. En apariencia, era un hombre conservador, creía en el derecho divino de los reyes, y en sus obras, cuando alguien usurpaba el trono, al final siempre se impone el suce­sor legítimo. El rey representa la contención ante el caos, así ocurre en ‘El Rey Lear’ y ‘Macbeth’. Al me­nos, es una interpretación.

.-¿Qué aporta hoy leer a los clásicos?

Toda la vida está contenida en los clásicos, son historias universales. Es leernos a nosotros mismos.

.-¿Cree que en los colegios e insti­tutos, no se les da importancia? De ‘El Quijote’ apenas se leen un par de capítulos…

Es un asignatura pendiente. Pe­ro en España siempre se ha leído poco. El que tenía costumbre des­de pequeño lo sigue haciendo, y el que nunca lo hizo, no va a empezar ahora porque sea el 400 aniversa­rio de la muerte de Cervantes.

.-En su opinión, ¿las nuevas tecno­logía perjudican a la lectura?

Los contenidos audiovisuales tie­nen otro público. Y yo distingo en­tre lectura-papel y lectura-electró­nica, que son muy diferentes. Para mi, solo tiene valor la primera.

.-Las editoriales y los libreros vi­ven en una crisis perenne.

No irá tan mal, cuando hay edito­riales y librerías abiertas. Todas las economías están en crisis, ya que sino no existirían.

.-Sin embargo, Internet les hace daño.

Pensemos en los periódicos. Ha­ce mucho tiempo que perdieron la batalla de la rapidez, pero si­guen ofreciendo la opinión y la reflexión. Puede que dentro de 50 años desaparezcan, pero no me interesa, porque ya no estaré pa­ra verlo. Ahora el periódico es imprescindible.

.-No tanto para los más jóvenes.

Las nuevas generaciones ya ma­durarán, y elegirán qué hacer. Pe­ro hoy, no concebimos un bar sin periódico, o sin 3 o 4, al menos en Asturias. En Andalucía, no son imprescindibles.

.-¿A qué se debe esa diferencia?

España es muy grande y variada. Y en el norte siempre se ha leído más. Es una cuestión cultural.

.-Tal vez por ese motivo, aquí hay buenas editoriales.

Tenemos una de las mejores de Es­paña, KRK, que edita trabajos lim­pios e impecables. Otra cosa son las editoriales que ponen en mar­cha cuatro amigos, y publican solo un par de cosas que les interesan. Esas no aportan tanto.

.-Volvamos a Shakespeare. Es­cribió sobre intrigas, gobiernos y traiciones. Tal vez nuestros políti­cos deberían releerle.

Ojalá. Podría enseñarles mucho, y no solo por la situación que vivi­mos ahora.

.-Pronto habrá nuevas elecciones.

Es inevitable en democracia. Pe­ro si nos cansamos de escucharles hay una solución maravillosa. Apa­gar la televisión y coger un libro.

.-¿Qué opina de las campañas y el ‘ruido’ electoral?

Es excesivo. Estuve en Portugal en octubre del año pasado, duran­te sus elecciones presidenciales. Y allí no había coches por la calle cargados de altavoces lanzando proclamas, por ejemplo. Aquí so­mos más escandalosos.

.-¿Por qué?

Copiamos las campañas america­nas, que siempre han tenido mu­cho de circo. Ahora el circo lo te­nemos en España.

.-Vivimos un momento de cambio, con partidos nuevos que se quie­ren hacer oír.

Son nuevos, pero no novedosos. Sus ideas ya son antiguas.

.-Todos reivindican el espíritu de la Transición.

No tiene nada que ver. Las perso­nas que estuvimos perseguidas por la Policía, como yo, sabemos muy bien cómo fue la Transición, el cambio de un régimen que no po­día mantenerse en pie a la demo­cracia. Y que no olviden, que parte del franquismo, se mantuvo en la vida política.

.-El PP, el PSOE y Ciudadanos rei­vindican la figura de Adolfo Suárez.

Es curioso que todos pretendan acercase a un Ministro General del Movimiento, nada menos. De­muestra que el franquismo no des­apareció. Algunos de sus elemen­tos sobrevivieron y buscaron aco­modo. Otro ejemplo es Francisco Fernández Ordoñez, ministro de Justicia y Hacienda con Franco, miembro de UCD, y al final, mi­nistro del PSOE con Felipe González.

.-Pero Adolfo Suárez tuvo un pa­pel importante para afianzar la in­cipiente democracia.

Hizo lo que le mandaron, y lo hizo bien. El que cortaba el bacalao era Torcuato Fernández-Miranda.

.-Regresemos a la actualidad. ¿La repetición de las elecciones es un fracaso de los políticos?

No creo que el 20-D fueran unas elecciones fallidas. Simplemente, asistimos a la irrupción de nuevas fuerzas políticas que no han en­contrado su espacio en el gobier­no, y lo siguen buscando.

.-Vaya ‘papelón’ le ha tocado al Fe­lipe VI.

Yo prefería al padre, Juan Carlos me parece mejor rey que su hijo. De todas formas, el Jefe del Esta­do tiene poco poder de decisión, y por tanto, poca responsabili­dad. Es un elemento representati­vo que solo recibe a los políticos y echa cuentas.

.-Y también asiste a las finales de fútbol…

Ahí actúa como Don Tancredo, aquel personaje que salía al rue­do y se quedaba quieto esperando que el toro no lo arrollase. Hoy el rey se sienta en un palco, y espera la pitada.

.-En Asturias, ¿tenemos políticos de nivel?

Si no los hay a nivel nacional, ¿có­mo los vamos a tener en Asturias?

.-Alguno se salvará.

Si tuviera que destacar a un políti­co asturiano, sería Rafael Fernán­dez. Y sin duda, el más influyente fue José Ángel Fernández Villa. Nada se movía en Asturias, en el PSOE ni en el sindicato sin que él lo permitiera.

.-Al final, salió ‘rana’.

¿Vamos a rasgarnos ahora las ves­tiduras, como si fuésemos herma­nitas de la Caridad? Villa tenía el poder, y quien tiene el poder, esta cerca de la caja. Y mete la mano. A mi no me sorprende.

.-No parece indignado.

En este sentido, soy bastante ma­quiavélico. Un político no tiene que ser moral. Tiene que ser eficaz. Y Vi­lla lo fue.

.-Actualmente, en la Junta Gene­ral, ¿hay algún político que destaque?

No conozco a ninguno. Fui muy cercano a Juan Luis Rodríguez-Vigil, y a Rafael Fernández, pero de los de ahora, nada.

.-¿Qué opina de Javier Fernández?

La escuché una vez en Gijón, du­rante una cena. Decía cosas sensatas.

.-¿Y de Mercedes Fernández?

Cherines es como Javier Fernán­dez, pero sin sensatez.

.-¿Francisco Álvarez-Cascos?

No me hable de Cascos.

.-También ha sido importante pa­ra Asturias, como ministro y como presidente.

Cascos tiene buenas ideas y mu­cha energía. Pero no encaja en la política democrática occidental. En este contexto, parece un ele­fante en una cacharrería.

.-¿Y los portavoces de los demás partidos?

Si no conozco, prefiero no opi­nar. Es un ejercicio muy sano, co­mo leer.

.-¿Y qué está leyendo ahora?

Estoy releyendo a Joseph Roth, y también crítica literaria anglosajo­na, una lectura recurrente.

.-¿No ha aprovechado para releer también a Cervantes?

Siempre tengo presente al inven­tor de la novela, cuya obra ha sido eclipsada por ‘El Quijote’.

.-Si no hubiera escrito su novela más conocida, ¿por qué se le recordaría?

Le estudiaríamos como el autor de ‘Numancia’, ‘Los trabajos de Persiles y Sigismunda’, las ‘Nove­las ejemplares’… Fue un hombre de mundo, que viajó por el Medi­terráneo, tal vez llegó a Inglaterra, y trabajó de funcionario. Por cier­to, era corrupto. No se libran ni los autores clásicos.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter