21:58. JUEVES 02 DE ABRIL DE 2020

Otra ruinosa expropiación en la calle Gil Blas de San Lázaro

Oviedo
22 junio, 2016

El Ayuntamiento tiene la ‘negra’ con las expropiaciones. A las cuentas pendientes por el palacete de Villa Magdalena (unos 30 millones), y las fincas de Rodríguez Cabezas ( 2,3 millones), y Loma del Canto (4 millones), se suma otra fallida operación urbanística en la calle Gil Blas, en el barrio de San Lázaro, que le costará al consistorio más de 400.000 euros, cuatro veces más de lo previsto. Según el concejal de Economía, Rubén Rosón (Somos), “se parece al ‘caso Villa Magdalena’, pero a pequeña escala”. El Ayuntamiento inició a finales de 2012 la expropiación de una parcela de 326,59 metros cuadrados, junto al colegio Veneranda Manzano. Según el PGOU, el suelo está reservado para construir equipamientos educativos. Sin embargo, el colegio no tiene problemas de espacio y no ha solicitado una ampliación (su única reclamación, desde 2007, es el arreglo de los cierres). Los técnicos municipales valoraron el solar en 113.463 euros, mientras los propietarios, cinco miembros de una misma familia, reclaman 1,92 millones, según la hoja de aprecio presentada en junio de 2012. La Junta de Gobierno rechazó su petición el 26 de junio de 2014, y el desencuentro llegó a los tribunales. El jurado de expropiación forzosa dictó el mes pasado, que el precio del suelo era de casi 402.500 euros, multiplicando por cuatro la valoración del Ayuntamiento. Un sobrecoste que tendrá que asumir el tripartito a través de los presupuestos, y que forma parte de los ‘pufos’ del PP, según Rubén Rosón. Además, debe hacerlo esta legislatura, y antes de dos años. Aunque la Junta de Gobierno del 13 de mayo acordó recurrir el justiprecio ante los juzgados de lo Contencioso-Administrativo, el recurso no le exime de depositar el dinero, para evitar una retasación. Si no lo hace, cometería el mismo error que el PP en Villa Magdalena o en la expropiación de Rodríguez Cabezas, dando a los propietarios derecho a solicitar una revisión, que elevaría el precio del suelo. Por ahora, el coste para el Ayuntamiento se ha multiplicado por cuatro, y podría seguir subiendo. Según la sección de Planeamiento y Gestión Urbanística municipal, la finca, que ocupa el número 13 de Gil Blas, es “suelo urbano consolidado y urbanizado” y no está afectado por ningún plan de desarrollo urbanístico. Con la actual calificación, solo podría construirse un colegio o un instituto en la parcela, una situación que, según la valoración de los técnicos, reduce su precio.

El concejal de Economía, Rubén Rosón, no encuentra motivos para explicar por qué el PP decidió expropiar una finca en el barrio de San Lázaro en 2012, de escaso interés para el Ayuntamiento, cuando ni entonces, ni ahora, hay necesidad de ampliar los centros educativos (ya en 2012, el Ayuntamiento conocía su calificación ‘especial’). Ahora, el Ayuntamiento es propietario de parcela de cuestionable interés público, y sin ningún proyecto de futuro, a cambio de 1.226 euros por metro cuadrado. El equipo de gobierno tendrá que renunciar a más inversiones, para asumir el depósito del justiprecio, en los presupuestos de 2017 y 2018. Y el capítulo ya se ha reducido tras los varapalos por Villa Magdalena (30 millones) y el Calatrava (25), que obligarán a recortar el gasto para hacer frente al coste de las millonarias sentencias judiciales.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter