23:32. VIERNES 20 DE SEPTIEMBRE DE 2019

“Este título vale más que los ‘Pichichis’, la Liga y las Copas”

Medallas de Plata de Gijón
29 junio, 2016
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ
Fotografía: Gabino Jove

Enrique Castro ‘Quini’ (1949), una leyenda viva del sportinguismo, siete veces ‘Pichichi’ -cinco con el Sporting y dos con el Barcelona-, y el octavo máximo goleador de la historia de Primera, solo superado por Messi, Cristiano Ronaldo, Za­rra, Hugo Sánchez, Raúl, Di Sté­fano y César, y 35 veces delantero de la Selección Nacional, acaba de recibir la máxima distinción que concede el Ayuntamiento de Gi­jón. ‘Quini’ es querido dentro y fue­ra de los terrenos de juego, empe­zando por Gijón, la ciudad que lo acogió hace casi medio siglo. Lejos del césped, la vida de ‘Quini’ no ha sido fácil. Su secuestro dejó en vilo a toda España, la muerte de su her­mano conmocionó al fútbol, y tam­bién tuvo que enfrentarse al cáncer. Pero a pesar de los golpes, ‘Quini’ ha seguido adelante, volcándose en su Sporting de Gijón, y celebrando los últimos éxitos de su equipo del alma, con el que marcó 227 goles en 441 partidos. Eran otros tiem­pos, donde todo era mucho más difícil, se jugaban menos partidos y se marcaban muchos menos go­les. Por eso, los registros y los go­les de Quini hoy tienen mucho más valor. Probablemente, sí ‘El Brujo’, que compartió vestuario con Ma­radona o Schuster, hubiese nacido en otra época, estaríamos ante un goleador de la talla de Messi y Cris­tiano Ronaldo. Aún así, Quini sigue siendo el cuarto goleador español de toda la historia.

.-¿Es, este título, el premio más im­portante de su vida?

Sin duda. Los ‘pichichis’ y las Co­pas valen mucho, pero este recono­cimiento no se lo dan al deportista, sino a la persona. Es especial por­que no solo han tenido en cuenta el fútbol, y por eso siempre estaré agradecido a este Ayuntamiento.

.-También le propusieron para el Premio Princesa de Asturias de los Deportes.

Alguien tuvo esa osadía, pero no me considero merecedor de ese ga­lardón. Yo nunca he pedido nada.

.-Gijón le quiere. Una calle lleva su nombre, y un parque su apellido.

Por suerte me quieren en Gijón, mucho, y en todos los sitios. Allá donde viaje ‘Quini’, siempre hay alguien que le recibe. Ya estoy acostumbrado, pero me sigo emocionando.

.-¿Por qué cree que es usted tan apreciado?

No lo sé. Supongo que siempre le he caído bien a la gente. En toda Asturias me saludan y me abrazan, y cuando viajaba como delegado del Sporting también me expresa­ban su cariño en todos los campos. Desde el Santiago Bernabeu hasta el Nou Camp…

.-La temporada acabó con dos buenas noticias. El título de Hijo Adoptivo, y la permanencia del Sporting. ¿Cómo vivió el partido?

Yo tenía mucha confianza en el equipo, aunque no dependíamos de nosotros mismos. Estaba con­vencido de que si el Betis ganaba o empataba con el Getafe, nosotros nos salvaríamos, porque íbamos a ganar al Villarreal. Y ganamos. Va­ya alegría.

.-El Barça tiene a Luis Enrique, y el Sporting a Abelardo. Menudo acierto.

Por edad, y por cariño, el ‘Pitu’ es casi un hijo para mi. Es nuestro gran entrenador, y no se le podía pedir más, ni a él ni a todo el cuer­po técnico. A ver si el año que vie­ne, no sufrimos tanto, y quedamos más arriba.

.-A pesar de los problemas, el equi­po, lleno de jóvenes canteranos, también estuvo a la altura.

El esfuerzo de los ‘guajes’ fue impa­gable. Yo he visto crecer a muchos, los conozco desde el filial, y han de­mostrado una fuerza y un compro­miso increibles. Pero el equipo no es nada si la afición.

.-Y la ‘mareona’ nunca falla.

Nunca. Allá donde juega el Spor­ting, está presente la ‘mareona’. La afición tiene un papel muy impor­tante en este club, y ellos nos hacen grandes. Y nuestra afición siempre será de Primera.

.-¡Ahora, ahora, ahora, ‘Quini’, ahora! Cuando el fondo grita su nombre, todo El Molinón se estremece.

Para mí no hay nada más bonito. En el fútbol, a veces se gana y a ve­ces se pierde, pero el cariño no se puede comprar.

.-Dos veces ‘pichichi’ en Segunda, y cinco en Primera. Sigue por de­lante de Cristiano y de Messi.

Eran otros tiempos, maravillosos, cuando todo se hacía de manera distinta.Y siempre tuve olfato, lo daba todo, y tenía algo de suerte.

.-La suerte también le acompañó, incluso durante su secuestro. Des­pués de 25 días, fue liberado sin un rasguño.

Fue una de las peores experien­cias de mi vida, y también para mi mujer, mis padres, mis hermanos y todos mis amigos. Son cosas que quiero dejar atrás.

.-Pero no denunció a sus secues­tradores, les dirigió buenas pala­bras, y hasta renunció a su indemnización.

Los perdoné porque lo hicieron por necesidad, y en el fondo no eran malas personas.

.-Kubala le llamó para la Selección en 1970, y marcó en su debut con la ‘Roja’.

Fui convocado 35 veces, y marqué 8 goles. Recuerdo un partido ante Escocia, en Glasgow. Anoté 3 tan­tos, el último de cabeza, que me anularon inexplicablemente. Con la Selección no tenía tanta libertad como en el Barcelona o el Sporting para jugar como 9.

.-El fútbol ya no es lo que era…

Todo ha cambiado. Yo ahora igual no tendría equipo, porque ya no se juega con un delantero centro. Antes éramos más físicos, más va­lientes. No hay más que ver a los jugadores de hoy en día, y compa­rarlos con las plantilla de entonces. No nos parecemos en nada.

.-¿No se siente identificado con el fútbol actual?

No a todo el mundo le gusta en qué se está convirtiendo este deporte, y es normal. Ahora todo es mediáti­co. Cualquier mínima cuestión ex­tradeportiva se magnífica y se lle­va a las portadas. La vida privada de un jugador vende más que el resultado de su equipo, interesa negociarlo todo y mover miles y miles de millones. Ese no es el de­porte que yo conocí. Pero no dura­rá mucho.

.-¿Se romperá la burbuja?

Supongo que si, y cuando pinche espero estar lejos. Si acaba reven­tando, se va a llevar por delante a este bonito deporte.

.-‘Quini’ es una leyenda viva.

Todavía sigo vivo, y me queda mu­cha cuerda, asi que por ahora, no soy ninguna leyenda. Soy solo un veterano jugador que ha intenta­do siempre ser buena persona, y doy las gracias por todo el cariño que recibo. Nunca me cansaré de hacerlo.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter