16:29. MARTES 16 DE JULIO DE 2019

Sogepsa, un entramado político y familiar

Asturias
15 noviembre, 2016
PEDRO ALBERTO ÁLVAREZ

La empresa pública encargó informes a abogados vinculados a sus directivos, por más de 928.000 euros (de 2009 a 2012)

Todo queda en casa. Aunque Sogepsa tiene un departamento jurídico formado por seis empleados -y dirigido desde hace 26 años por Rafael González-, gastó más de 928.000 euros en informes externos y facturas de abogados y procuradores entre enero de 2009 y abril de 2012, según desveló Podemos Asturias. Muchas de las empresas (15 en total), están directamente relacionadas con la cúpula directiva de Sogepsa (mujeres, hijas, cuñados, compañeros de colegio…). Mientras Rafael González del Santo Fernández, con un sueldo de 77.800 euros, y los abogados de Sogepsa (con salarios de entre 27.202 y 42.380 euros), apenas tienen trabajo por la nula actividad de la empresa mixta. Esta semana, Sogepsa comunicó a la plantilla el inicio de un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), con reducciones de jornadas y sueldos, a partir de enero.

Sin apenas actividad, Sogepsa ha pagado millonarios estudios jurídicos, que superaron los 161.260 euros, al despacho de abogados Uría Menéndez, de Oviedo. No todos los informes tenían que ver con la promoción urbanística, expropiaciones y reclamaciones de propietarios. El informe de Uría Menéndez de 2009, sirvió de coartada legal a Sogepsa, para negarse a entregar información sobre su gestión a la Sindicatura de Cuentas (rechazó la petición trece veces en dos años). Adolfo Menéndez, abogado del Estado en excedencia y experto jurista mercantil, aportó los argumentos necesarios para impedir que la empresa mixta, que tiene entre sus socios al Principado, ayuntamientos y constructoras, fuera fiscalizada. Un costoso informe, hecho a la medida, para no rendir cuentas y para eludir el control de la Sindicatura. Pero no fue el único trabajo realizado por Uría Menéndez para Sogepsa. En 2010, el despacho facturó 37.763 euros, y en 2011, otros 185.248. Entre enero y abril de 2012, ya había realizado trabajos para Sogepsa por valor de otros 85.604 euros, como figura en la auditoría ordenada por el Juzgado de lo Social nº5 de Oviedo.

Según ha podido conocer este periódico, una de las trabajadoras de G-B Procuradores (42.111 euros en tres años), María Cristina García, es la mujer de Miguel Álvarez, Jefe de Gestión de Sogepsa, y también hermana de la cuñada de Rafael González. Por otra parte, la procuradora Marta Suárez, recibió 42.826 euros en el mismo periodo. Es la mujer de otro directivo, Andrés López, jefe del área técnica. El procurador Juan Carlos González (compañero de pupitre de Rafael González y Gregorio Albajara -Jefe de Administración-), percibió 25.098 euros en 2009, 25.299 en 2010 y 25.425 en 2011. En algunos casos, la relación ‘comercial’ entre Sogepsa y los abogados externos, se remonta a las primeras etapas de Sogepsa. El abogado especialista en derecho civil y de familia, Miguel Guisasola, fue socio de Agustín Muñiz, ex gerente de Sogepsa y fallecido en 2009. Guisasola lleva la mayoría de los contenciosos, y recibe un sueldo fijo (47.473 euros en 2009; 47.853 en 2010; y 48.092 en 2011) sin tener en cuenta el número de pleitos. En la práctica, está ‘en plantilla’. Guisasola está a su vez relacionado con otro procurador, Sergio Pérez, su yerno. Pérez percibió 3.695 euros en 2009, 23.227 en 2010, y hasta 33.532 en 2011. Otro de los nombres que se repiten en las facturas de Sogepsa es María González-Portal Díaz, que llegó a cobrar más de 5.000 euros al año de Sogepsa. Forma parte del nuevo gabinete de asesoramiento jurídico del Ayuntamiento de Gijón, respecto al Plan General de Ordenación. En su haber, figuran la anulación del PGO de 2011, y varios pleitos contra la Consejería de Administraciones Públicas. Para Sogepsa, realizó la redacción de numerosos expedientes de expropiación.

Sogepsa tiene la ‘costumbre’ de encargar informes, tasaciones de suelo y viviendas, expedientes expropiatorios y obras a las mismas empresas desde hace años, dentro de un reducido círculo de profesionales. No está considerada una empresa pública, y los contratos con familiares directos de sus responsables, sin concurso, no son ilegales. Sin embargo, la externalización de informes, adjudicados a ‘dedo’ a las mujeres de los directivos (como confirma el informe firmado por el ex gerente de Sogepsa, José María Quirós Zarauza), es al menos, cuestionable. Los lazos del ‘clan’ de Sogepsa también llegan a los servicios jurídicos y a los departamentos de administración y gestión de la empresa. Entre los 22 trabajadores actuales de Sogepsa hay también vinculaciones familiares con políticos y cargos del PP y del PSOE. De nuevo, todo legal. Aunque reprobable, en una empresa de mayoría pública, donde el Principado es el mayor accionista (45%), y el resto de la participación se reparte entre constructoras privadas (42%), y una treintena de ayuntamientos (13%) de la región.

La relación más directa es la de Marta Goñi Merino, hermana de Fernando Goñi, ex secretario del PP de Asturias, y actual senador. Marta Goñi, abogada, entró en Sogepsa hace dos décadas, durante el gobierno de Sergio Marqués, cuando su hermano ya era diputado en la Junta General. Otro de los asesores jurídicos es Gonzalo Canga, quien trabajó como secretario técnico de la Consejería de Infraestructuras, a las órdenes de Francisco González Buendía (consejero de 2003 a 2011), a pesar de no ser funcionario. Cuando Buendía, que también era presidente de Sogepsa, dejó el Principado, Gonzalo Canga volvió a la empresa mixta, como abogado de planteamiento. Por su parte, Luis Carlos Iglesias, es otro abogado, contratado como autónomo, aunque con despacho en Sogepsa. Fue Director General de Urbanismo, en la etapa de Felipe Fernández (consejero con Pedro de Silva y Juan Luis Rodríguez-Vigil, y es director general de Cajastur), antes de recalar en Sogepsa.

En el área de administración, Paula Bertrand (economista), es hija de Benno Bertrand, ex Director General de Vivienda, durante los primeros gobiernos socialistas (fue cesado en 1989). Y María González, es la hermana de Rafael González, su superior, como Jefe Jurídico. Los vínculos familiares continúan hasta Susana Villar, graduada social, e hija de la secretaria de la consejera Belén Fernández (también fue secretaria de sus predecesores, Juan Ramón García Secades, Buendía, e Isabel Marqués). La plantilla de Sogepsa es, en su mayoría, un círculo cerrado de familiares y amigos, con ramificaciones en el gobierno asturiano y en el PSOE.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter