05:54. MARTES 26 DE MAYO DE 2020

54 años de cine de autor

Cultura
17 noviembre, 2016
ALEJANDRO CAICOYA

Mañana se levantará el telón de la 54 edición del Festival Internacional de Cine de Gijón, con 160 películas que se proyectarán a lo largo de ocho días. Será una nue­va oportunidad para ver películas y documentales nacionales, interna­cionales, y también asturianos (32 films), que difícilmente llegarán a las salas comerciales. El FICX es un festival de cine independien­te, comprometido y políticamente incorrecto, pero lejos de los focos, el Festival atraviesa un momento delicado. La pérdida de patrocina­dores y el recorte en la subvención del Ayuntamiento, impuesta por la oposición, ha provocado una caída del presupuesto, que se había dis­parado en las últimas ediciones. En 2011, la última edición con José Luis Cienfuegos como director, el presupuesto fue de 850.000 euros (aunque dejó facturas millonarias en el cajón). El año pasado, sobre­costes incluidos, el gasto llegó a 1,16 millones. En esta edición, el FICX dispone de 800.000 euros, un presupuesto nada desdeñable. Aún así, el Festival ha programado un 40% menos de películas. Habrá un día menos de cine, 15 películas en la Sección Oficial (tres menos que en 2015), y también ha renunciado a proyectar películas en el Cen­tro Integrado Gijón-Sur, aunque la mayor parte del despilfarro -de ediciones anteriores- corresponde a los saraos nocturnos del Festival, heredados de los tiempos de Cien­fuegos, con miles de euros gasta­dos en fiestas, copas y taxis para la ‘troupe’ del FICX. A la ‘toleran­cia cero’ con el desenfreno, exigida desde el consistorio, se suma la si­tuación de interinidad del director Nacho Carballo, que podría despe­dirse del cargo tras su quinta edi­ción al frente del Festival, aunque sigue siendo optimista, “nos vere­mos el año que viene”. Carballo cuenta con el apoyo del equipo de gobierno (Foro), pero la oposición se ha aliado para forzar su relevo, y apartarle del Festival. Nacho Car­ballo ya ha presentado sus creden­ciales al concurso público que ele­girá al nuevo director, donde com­petirá con otros ocho candidatos. Y los pliegos encajan con su perfil. Será la primera vez que el máximo responsable del FICX, sea elegido por ‘méritos’. Cienfuegos fue nom­brado ‘a dedo’ por el PSOE para suceder a Juan José Plans, y tras su cese, Carballo ocupó su lugar a propuesta de Foro.

La austeridad impuesta en las alegres noches del Festival, (la opo­sición revisará con lupa las cuen­tas) y la precaria situación de Car­ballo en la dirección, tendrán un papel secundario en la 54º edición del FICX, aunque relevante. El aún director apela al victimismo “que nos podría hacer perder posicio­nes respecto a otros festivales es­pañoles”. Según Carballo, Gijón se encuentra “entre los cinco o seis mejores”, aunque afirmar que “es­ta es la edición más difícil de los 54 años del Festival”, parece exagera­do. El FICX, que según la organiza­ción, superó los 76.500 espectado­res en 2015, ha sido valorado como el Festival “número uno por el Mi­nisterio de Cultura”, entre las ci­tas que no reciben una subvención directa (San Sebastián, Málaga y Huelva), y según su director, afron­tar una nueva edición con menos recursos, “es un reto que nos hará crecer”. Ajeno a las polémicas, Na­cho Carballo pronostica un nuevo éxito, de crítica y público.

La selección de los títulos par­ticipantes se realizó entre más de 3.000 películas, y en la Sección Ofi­cial aparecen algunas de las nove­dades más interesantes para críti­cos y cinéfilos (siempre fuera del circuito de Hollywood). ‘La don­cella’, del director coreano Park Chan-Wook, premiada en el pa­sado Festival de Sitges, es una de las candidatas para hacerse con el principal galardón en Gijón. Y fuera de la Sección Oficial, los ci­clos paralelos siguen creciendo. Enfants Terribles llega a su IXX edición, y ‘Animaficx’, cumple cin­co años. El crítico y escritor, Jesús Palacios, destaca la importancia de ciclos como ‘Géneros Mutantes’. “La programación de 2016 cum­ple ampliamente con las expec­tativas del público que quiere ver películas interesantes, fuera de la cartelera comercial”, y pone como ejemplo el cine coreano. “Es impo­sible ver películas coreanas en una multisala de un centro comercial, pero este año, hay grandes títu­los”, como ‘Train to Busan’, que estará presente en el FICX. Una de las novedades de este año será la programación del primer ciclo dedicado al director italiano Ma­tteo Garrone en España. El reali­zador de la película ‘Gomorra’, un brutal retrato de los estratos más bajos de la mafia italiana, estará presente en el Teatro Jovellanos. También, con la colaboración de la Cátedra Leonard Cohen de la Uni­versidad de Oviedo, se han puesto en marcha los ‘Diálogos entre el cine y la Universidad’, con con­ferencias de productores, direc­tores, críticos y musicólogos. Y el Festival también mantiene su par­ticular ‘noche canalla’ (oficialmen­te, Noche Innombrable), donde se proyectará la primera película de superhéroes de la historia del cine italiano, ‘Lo chiamavamo Jeeg Ro­bot’, una ‘joya’ para los amantes del cine más friki. En opinión de Jesús Palacios, “el Festival sigue por el camino correcto y la elección de los títulos ha sido muy buena”. Sin embargo, también hay algunas crí­ticas a la deriva del Festival, que se repiten desde el cese de Cienfue­gos. Jesús Martinez Salvador, pre­sidente de Divertia (la empresa municipal que se ha hecho cargo del FICX), defiende la programa­ción y el ‘descubrimiento’ de títulos y directores, que tras pasar por Gi­jón, han sido candidatos al ‘Óscar’, y entre los ocho títulos de la sec­ción Gran Angular, hay películas que han triunfado en los festivales de Cannes, Annecy o Sitges.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter