01:41. MARTES 12 DE NOVIEMBRE DE 2019

La deuda supera, por primera vez, el presupuesto del Principado

Asturias
25 noviembre, 2016
DAVID ASCASO

La deuda del Principado carcome las cuentas del gobierno regional para el próximo año, y también para el siguiente, y el siguiente, y el siguiente… La deuda de Asturias crece a velocidad de crucero -2,2 millones cada día-, y volverá a ser el tercer gasto, tras Sanidad y Edu­cación, en los próximos e inciertos presupuestos. Un gasto, eso sí, im­productivo, y que sólo genera inte­reses (unos 63 millones en 2016). Asturias debía a los bancos, al em­pezar el año, 3.876 millones, a 30 de junio -al cierre del primer semes­tre- ya eran 4.278 millones. Amor­tizaciones aparte (445 millones), no es descabellado aventurar que la comunidad acabará el año con un ‘agujero’ que podría rozar los 4.500 millones de euros. O lo que es lo mismo, la deuda, por primera vez en la historia del Principado y de la Asturias autonómica, podría supe­rar al presupuesto que rondará los 4.226 millones, para el próximo año, siempre y cuando sus señorías den su bendición -o no- a unas cuentas atrofiadas, que solo contemplan el pago del gasto corriente, y que vuelven a estrangular el capítulo de inversiones que cae hasta los 300 millones. Crece el presupues­to en unos 79 millones, pero se des­ploma la inversión que ya estaba en mínimos históricos, y en paralelo la galopante deuda va camino de al­canzar cifras estratosféricas. Pri­mera conclusión: sí el Principado fuese una empresa, hace ya tiempo que estaría en quiebra o, en el mejor de los casos, en causa de disolución.

Sanidad, Edu­cación, y el pago de la deuda, se lle­varán, el próximo año, la mayor ta­jada del presu­puesto, con cuentas, o prórro­ga pre­supues­taria. O lo que es lo mismo, se ‘come­rán’2.890 millones de un pre­supuesto cifrado en 4.226 millones, dejando en tan solo 1.390 millones el ‘fondo de maniobra’ del Principado para todo un ejercicio presu­puestario. Segunda conclusión, las cuentas de la lechera del gobierno regional, no se sostienen. Puro y simple artificio contable.

Si hacemos caso al llamado bo­rrador presupuestario, que el ejecu­tivo ha remitido a la oposición, para su consideración y posterior -o no- aprobación. Sanidad, Educación y ‘deuda’, consumirán cerca del 70% del presupuesto. La consejería de Sanidad recibirá 1.680 millones (el 40% de los recursos disponibles), 31 millones más que en el anterior y fallido presupuesto; Educación dis­pondrá de 780 millones (el 18,5%), 7 millones más; y el pago de la deuda, intereses incluidos, alcanzará los 430 millones (en torno al 10%). La devolución de los préstamos (360,82 millones) y el abono de los intereses (cerca de 70 millones), supera am­pliamente al capítulo de inversio­nes, cifrado en 300 millones (7,1% del presupuesto). La inversión del Principado no ha dejado de caer en los cinco últimos años. En 2012, el Gobierno regional destinó 426 millones a inversiones. En 2013 y 2014, con las cuentas prorrogadas, bajó a 364 millones; 328 mi­llo­nes en 2015; 302,7 en 2016; y 300 el próxi­mo año. Se desploma la inversión, pero crece la deuda de Asturias. En 2015, el Principado pagó 351 millo­nes a los bancos. Este año la factu­ra se elevará a 445, y el próximo, a 430, por la bajada de los tipos de in­terés. El Principado presupuestó pa­ra 2016, un desembolso de 70 millo­nes en concepto de intereses, aun­que la cantidad final se situará por debajo de los 63 millones, según las correcciones realizadas por la Con­sejería de Hacienda a lo largo del ejercicio. Pero el precio del dinero, tarde o temprano, volverá a subir (el calendario de vencimientos del Principado llega hasta 2030), enca­reciendo aún más los crecientes ‘nú­meros rojos’. Para hacer frente a la devolución de 430 millones en 2017, el ejecutivo de Javier Fernández re­currirá, una vez más, al endeuda­miento. El Principado solicitará nuevos préstamos por valor de 551 millones, lo que supone amortizar un crédito con otro crédito. Un cír­culo vicioso que consume recursos públicos, mientras la deuda sigue desbocada.

Al Principado no le salen las cuentas y además es reincidente en sus previsiones a la baja. En no­viembre de 2015, cifró en 3.662 mi­llones la deuda a final de año. Pero los debitos alcanzaron los 3.876 mi­llones, un ‘desfase’ de 214 millones. Para 2016 pronosticó una deuda vi­va consolidada de 3.760 millones. A 30 de junio, el ‘agujero’ ya alcanzaba los 4.278 millones, o lo que es lo mismo, 518 millones más. El gobierno re­gional siempre se queda corto, muy corto, en sus previ­siones de deu­da que van ca­mino de pulverizar todos los registros y de batir un nuevo récord en el ha­ber, y en el debe, del pre­sidente Javier Fernán­dez. Mientras tanto, el gobierno regional sigue cebando el endeudamiento para afrontar el im­parable gasto en Sanidad o las po­líticas sociales (el Salario Social ya supone un desembolso de más de 109 millones al año).

Negociación a contrarreloj

La cuenta atrás ha comenzado pa­ra la aprobación, o no, de los pre­supuestos del Principado para el próximo año. El PP podría volver a salir al rescate del PSOE. Ya lo hi­zo en 2015, y podría volver a dar su respaldo a las maltrechas cuentas socialistas, “no por el ejecutivo de Javier Fernández, sino por Astu­rias y los asturianos”, como seña­ló Mercedes Fernández tras la re­unión que esta semana mantuvo con el presidente del Principado. Al PP no le entusiasman las cuentas del PSOE, pero lo ven como un mal menor, siempre y cuando, el ejecuti­vo acepte sus recortes en el Impues­to de Sucesiones, o lo que es lo mis­mo, que ‘modere’ su voracidad fiscal y recaudatoria. El PP es, por ahora, el único partido que se muestra dis­puesto a apoyar los presupuestos, ya que Podemos, el tercer partido en número de diputados (9) sigue desconfiando de los socialistas, y más aún cuando los ‘subalternos’ de Javier Fernández les atribuyen a los ‘podemitas’ políticas de “postu­reo” y de llevar a cabo un “simula­cro” de negociación presupuestaria. Desde que en mayo de 2015, Pode­mos irrumpió en la Junta General, no hay ‘química’ entre el partido mo­rado y los socialistas, y cada vez que se sientan a negociar, las distancias aumentan. Toda una torpeza del PSOE, alimentada por su soberbia, ya que entre ambas formaciones (14 y 9 diputados) al­canzarían la mayoría absoluta (23 diputa­dos) para gobernar sin sobresaltos, y sin pró­rrogas presupuestarias.

El PSOE ningunea a Podemos, y subestima a los 5 diputados de Izquierda Unida, que mantienen un ‘sí pero no’ y también un ‘no pe­ro sí’ a las cuentas del próximo año, aunque IU vuelve a reclamar un pacto de izquierdas. La utopía del tripartito que comande una Astu­rias ‘roja’. Finalmente, Foro Astu­rias también ha fijado su posición, y lo ha hecho de una manera muy clara,“un Presupuesto que destina 445 millones al pago de la deuda y 300 a la inversión es un Presupues­to enfermo y un disparo en el pie al futuro de Asturias” (Cristina Coto).

El lunes, el gobierno registrará en la Junta General el proyecto de ley de Presupuestos 2017 con la in­tención de someter la votación de las cuentas en la víspera de Noche­vieja. Todo un clásico de Navidad desde los tiempos de Areces. Aun­que, este año, por primera vez en la historia de Asturias, la galopante deuda ya supera al ‘aborto’ presu­puestario que está en camino

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter