04:29. MARTES 26 DE MAYO DE 2020

El PPSOE se hace un ‘selfie’

España
3 febrero, 2017
MARINA GARCÍA

Pedro Sánchez apostó por un gobierno ‘a la portuguesa’. Pablo Iglesias quería un gobierno ‘a la griega’ o ‘a la valenciana’. Felipe González reclamó un gobierno ‘a la alemana’, y cuando España iba camino de un gobierno caótico, intervenido, y ‘a la italiana’; Javier Fernández dio su bendición a un gobierno ‘a la asturiana’. El ‘PPSOE’ en versión nacional.

Javier Fernández y Mariano Rajoy son la pareja política del año (2016). El PP y el PSOE han con­sumado su incesto político. La ‘gran coalición’, o un gobierno a la ‘alemana’, que reclamó en mayo de 2014 Felipe González. Por entonces, Podemos no era más que un embrión en estado de gesta­ción. Y el ‘Ciudadano Rivera’ aún no había sali­do del cascarón catalán. Felipe, perro viejo de la política, se lo olía, y oteaba sangre en el horizon­te del crepuscular bipartidismo. Las elecciones europeas confirmaron sus negros nubarrones, el desplome del PSOE y el PP, y la irrupción de la llamada ‘nueva política’, capitaneada por un po­lítico con aire de corsario (Pablo Iglesias) y por otro, que ya conocíamos (Albert Rivera), mucho más aseado, y de verborrea trufada de eslóga­nes fáciles. El resto lo hicieron dos televisiones en manos de los italianos, o mejor dicho de Silvio Berlusconi, que actuaron como lanzadera de dos lideres y dos partidos imberbes (Podemos y Ciu­dadanos). En las elecciones navideñas de 2015, el partido morado y el partido naranja, le sacaron los colores dos partidos que se habían alternado en el gobierno durante los últimos -casi- cuaren­ta años. Fue el principio del fin del rodillo biparti­dista. Del oligopolio político. Y de la España dual, o PSOE o PP. El hartazgo ciudadano dio alas a la diversidad política, y confío su voto a los apósto­les de la nueva política. Se abrió una nueva era, y ya nada ha vuelto a ser igual en la alborotada política española.

España celebró un ‘doblete’ electoral, y a punto estuvimos del ‘triplete’. La atomización del voto y el asalto al poder de Podemos y Ciu­dadanos, bloquearon la investidura de Mariano Rajoy. Pedro Sánchez se atrincheró en el PSOE y se envolvió en la bandera del ‘no es no’. Y en és­tas llegó, desde Asturias, Javier Fernández para poner orden en el atribulado gallinero socialis­ta. Sánchez, fue ajusticiado por los suyos, y la cuartelada colocó al ‘SOE’ en manos del políti­co asturiano. Asturias, cuna de la Reconquista, salió al rescate de un partido centenario. Y Ja­vier Fernández Fernández, quién lo iba a decir, se convertía, de la noche a la mañana, es la gran esperanza roja de un partido decadente y moribundo.

Con mando y plaza en Madrid, Javier Fer­nández ha ‘copulado’ con Mariano Rajoy. Son pareja de hecho. Un matrimonio de convenien­cia para salvar del hundimiento político al ‘PP­SOE’. Y aunque nuestro honorable presidente astur se haga el estrecho, “el PSOE no apoyará los presupuestos del PP”, esta semana popula­res y socialistas han ido de la mano para apro­bar tres importantes leyes (bono social contra la pobreza energética, decreto ley para garantizar la devolución de las cláusulas suelo, y un impul­so de los programas europeos que combaten el paro de los jóvenes), además de bloquear una comisión de investigación sobre el rescate ban­cario. PP y PSOE ya cohabitan en la casa común del maltrecho bipartidismo. Y Javier Fernández, y Mariano Rajoy, o viceversa, se han retratado. Se han hecho un ‘selfie’ para dejar inmortalizado el nacimiento del ‘PPSOE.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter