17:24. SáBADO 19 DE OCTUBRE DE 2019

Escaparate

Cultura
6 octubre, 2011

Javier Aparicio Maydeu
El desguace de la tradición
Cátedra - 2011

Entre Las lecturas de ficción contemporánea: de Kafka a Ishihuro y El desguace de la Tradición, ambos manuales escritos por el profesor de literatura Comparada de la Universitat Pompeu i Fabra de Barcelona, Javier Aparicio Maydeu, media un abismo intelectual, que no temporal. Me explico. Las lecturas de ficción contemporánea: de Kafka a Ishihuro pretendían (y lo conseguían) ser un manual de criticas de los libros que debíamos leer centrándose sobremanera en el resultado final de los autores y de las obras que nos presentaba. En El desguace de la Tradición, como aquel detective que pretende anticiparse al crimen atrapando al asesino antes de que cometa el asesinato, Javier Aparicio Maydeu disecciona esa otra vida que todo escritor siempre tiene y que siempre permanece oculta al lector: la que le hace enfrentarse a la pagina en blanco, por qué los editores alteraron el estilo final de Carver, que relación hay entre el LSD y En el camino de Kerouac, por qué se recomienda leer en voz alta el Ulises, cuál era la inspiración de Delibes, cuánto vale una primera edición de «El gran Gatsby» de Fitzgerald… El desguace de la tradición es un taller literario y como tal hay que leerlo. Es, como dice un amigo escritor, un libro de carpintería literaria, inusual en estos tiempos que corren, fascinante y a la vez inabarcable. El obligado contrapunto a Las lecturas de ficción contemporánea: de Kafka a Ishihuro.

Joana Costa Knufinke / Jan Martin
Heroínas y víctimas del cine
Oceano Editorial 2011

¿Dónde comienza la heroína y donde termina la víctima?. ¿Cuándo la actriz se convierte en mito? ¿Cuándo, como dejo pronunciado muy acertadamente Sayuri en Memorias de una geisha, “dejaron de vivir una vida propia”?. Heroínas y víctimas del cine no es un libro más del Séptimo Arte, ya que se dedica a indagar sobre esa fábrica creadora de mitos, Hollywood, a la vez destructora de los mismos cuando estos ya no les servían a sus intereses. Todos hemos asistido al nacimiento de ‘una estrella’, de varias, de cientos: Gilda, Thelma y Louise, Escarlata O’Hara… Interpretadas por las grandes del momento: Rita Hayworth, Susan Sarandon, Vivien Leigh… Mujeres sexys a las que no les importó sacrificar su vida personal y sexual la mayoría de las veces por un sueño, por un lugar en el estrellato, por convertirse en mito, por ser Heroínas y víctimas del cine. Hay mujeres fatales y lolitas, ambiciosas y malvadas, locas de atar, abnegadas, enamoradas, mágicas aventureras, históricas… Pero yo siempre me quedaré con las rebeldes. Es muy posible que el arte lleve asociado la tragedia como condición humana. Es muy posible. Pero es cierto que ha sido en el cine donde con más virulencia se ha manifestado. Ha nacido una estrella, si, pero a menudo suele venir de nalgas.

Corrado Augias
Los secretos del Vaticano
Editorial Crítica – 2011

Hace bien el autor en escribir el somero prólogo (no mas de tres paginas) en el que intenta dejar claro la diferencia entre Iglesia e iglesia y todo cuanto se narra en el libro. Me explico. Los secretos del Vaticano no se refiere tanto a la Iglesia Católica como expresión de la fe o el sacrificio de sus ministros y fieles, sino a ese otro Estado (Vaticano) dotado de Órgano de Gobierno, Sedes Diplomáticas, embajadores, etc, que han llegado a fagocitar a la propia Iglesia. A partir de ahí, todo resulta mucho más sencillo: su lectura, su comprensión, sus secretos, los tiempos de la Inquisición, de los Templarios, del Grial… Esa diríamos que es la parte histórica de Los secretos del Vaticano más lúdica. La más reciente es diríamos la menos apacible por cuanto hace referencia a la parte mas escabrosa de las catacumbas de la Santa Sede: sus finanzas, sus conspiraciones, la extraña muerte de Juan Pablo I, el Banco Ambrosiano, su escaso compromiso con los mas necesitados… Los secretos del Vaticano es un libro polémico, si, pero también ayudará a muchos católicos a reflexionar en estos tiempos en los que parece que todo se justifica, incluidos los casos de pederastia o secuestros de niños.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter