06:08. MARTES 26 DE MAYO DE 2020

La casa de los horrores

España
8 mayo, 2017
MARINA GARCÍA

El ‘caso Gürtel’, el ‘caso Bárcenas’, el ‘caso Púnica’, el ‘caso Palma Arena’, el ‘caso Taula’, el ‘caso Auditorio’, y ahora el ‘caso Lezo’. El PP, de caso en caso. Y cada caso se cierra con un ‘continuará’. ¿Tolerancia cero contra la corrupción, o mangantes sin fronteras

Lo sabían hasta las ranas del Manzanares. El Canal de Isabel II atufaba, desde su na­cimiento (2012), a podrido y a mangancia. La trama del agua de la Villa y Corte. Y sus pestilentes ‘hilillos’ de corruptelas llegaban hasta Brasil, Venezuela, Haití o la Re­publicana Dominicana, con escala en Panamá para blanquear lo que el agua esconde. Los “casos aislados” no son tan aislados. El Partido Popu­lar es una olla podrida que se cuece, una y otra vez, en su apestada salsa. Todo comenzó en 2007 (caso Gürtel) y, diez años después, el PP sigue in­merso en una pesadilla que no parece tener fin. El ‘caso Gürtel’, el ‘caso Bár­cenas’, el ‘caso Púnica’, el ‘caso Palma Arena’, el ‘caso Taula’, el ‘caso Audito­rio’, y ahora el ‘caso Lezo’. El PP, de caso en caso. Y cada caso se cierra con un ‘continuará’. ¿Tolerancia ce­ro contra la corrupción, o mangantes sin fronteras?

El Partido Popular mete miedo. Génova es la casa de los horrores, y el kilómetro cero de la corrupción. El ‘tramabus’ se le ha quedado pequeño al comando Iglesias. Francisco Co­rrea, Jaume Matas, Francisco Grana­dos, Ignacio González, el insaciable y codicioso Rodrigo Rato, José Ma­nuel ‘Panamá’ Soria, el difunto Pe­dro Antonio Sánchez (‘caso Audito­rio’)…¿Quién será el próximo trincón en caer? ¿Zaplana? ¿María Dolores de Cospedal? ¿su consorte? Mariano, ¡sé fuerte!

PP S.A o PP.C.B. El Partido Popu­lar se ha convertido en una comuni­dad de galopantes bienes administra­da por políticos que hoy están entre rejas y personajillos que se hacen lla­man ‘Don Vito’, ‘el Bigotes’, ‘el Albon­diguilla’…Y el presidente plasma sin enterarse de lo que se cuece una plan­ta más abajo o en el despacho de al la­do ¿O sí? Los vergonzosos pagos en diferido, el formateo -35 veces- del or­denador de Bárcenas, los sobresuel­dos de los dirigentes del PP, las reda­das en Génova, y hasta la ‘caja B’ del partido, ya son pecata minuta en com­paración con el ‘caso Lezo’, la madre de todas las corrupciones que anida­ba en la Comunidad de Madrid. Un saqueo de fondos, a gran escala, y en parale­lo a la Gürtel y a la Púnica. La ‘tapadera’ del Canal de Isabel II. El ‘cártel’ de empresas al servicio de la ‘cosa nostra’ del PP de Madrid. Las cloacas del poder. La mangancia de sus señorías. La gota malaya de la corrupción.

Y en esto llegó Cristina Cifuentes y aireó las vergüenzas de los ‘amiguitos del alma’.

Los turbios asuntos internos se han convertido en una pesadilla interminable para Rajoy el impasible, para Rajoy el pu­silánime, para el primer presidente español que ha sido llamado a declarar (‘caso Gür­tel) acorralado por los continuos brotes de corrupción que florecen en un partido car­comido por el lado oscuro del PP. Primero cayó Francisco Granados y ahora Ignacio González, dos capitanes generales de Espe­ranza Aguirre, el segundo de ellos con ín­fulas presidenciales. Los dos, ya están a la sombra, aunque algún fiscal de fiscales haya tratado de encubrir a los quinquis. Las escu­chas (micrófonos escondidos en el despacho de Ignacio González) de esta ‘Gomorra’ a la española, han desvelado -por ahora- los vis a vis que mantenía el clan González con la cúpula del Ministerio del Interior, y también su complicidad con el ministro de Justicia, que también torpedeó el ‘caso Auditorio’ que hizo rodar la cabeza del ya presidente de la región de Murcia. “¿Quién la hace la paga?”, o vista gorda?, ¿tolerancia cero, o bacanal de corruptelas en el PP? Los ‘casos del PP’ son la ‘Tangentópolis’ española, veinte años después de la operación ‘Mani Pulite’ (Ma­nos Limpias) que en Italia destapó una tu­pida tela de araña de comisiones ilegales y sobornos, al servicio del Partido Socialista Italiano y de sus más altos dirigentes. Todo comenzó con una ‘tangente’ (mordi­da) en Milán por la concesióndel ser­vicio de limpieza a un empresario, ¿les suena?, y la investigación em­prendida por varios fiscales se sal­dó con 1.223 condenas. En España, la ‘cosa nostra’ del PP cuenta con el amparo de muchos jueces y fiscales (‘caso Camps’), y hasta con los soplos de magistrados que les avisan de que están siendo investigados. La Justicia no hace bien su trabajo, y tampoco Mariano Rajoy que, aunque confesó -en agosto de 2013- en el Congreso de los Diputados que se había equi­vocado (“me equivoqué, señorías, en mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no la merecía”); hacía meses que se sabía ‘urbi et or­bi’ que el exgerente y extesorero del PP, tenía cuentas ocultas y millona­rias en Suiza. Cuatro años más tarde, en febrero de este año, el PP se daba un homenaje en Sevilla (XVIII Con­greso Nacional) donde María Dolo­res de Cospedal daba a conocer que desde el anterior congreso (2012) la dirección nacional había dado el vis­to bueno a 5 expulsiones de dirigen­tes, a 20 expulsiones de militantes, y abierto un total de 63 expedientes in­ternos. Porca miseria para un partido que, un día antes, había conocido la primera sentencia del ‘caso Gürtel’: 80 años de cárcel para los 11 encau­sados que trapichearon con los con­tratos del stand de la Comunidad Va­lenciana en Fitur.

El quietismo de Rajoy se ha revela­do insuficiente para detener la gan­grena de la corrupción que aflige al PP. No ha cortado por lo sano y la co­rrupción del partido ya tiene efectos de metástasis interna. Y en la calle se suceden las preguntas. ¿El saqueo del Canal de Isabel II es un punto y segui­do o un punto y final? ¿Cuándo y don­de estallará el próximo ‘caso’? ¿Quién será el próximo en caer en este ham­pa de una corrupción interminable y sin límite? El ‘caso Gürtel’, el ‘caso Bárcenas’, el ‘caso Púnica’, el ‘caso Palma Arena’, el ‘ca­so Taula’, el ‘caso Auditorio’, y ahora el ‘caso Lezo’ son el lado más oscuro del PP. La casa de los horrores de la política española. Pesa­dilla en Genova Street.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter