15:39. SáBADO 21 DE SEPTIEMBRE DE 2019

La ‘madre’ de todas las vueltas

Deportes
30 junio, 2017
ALEJANDRO CAICOYA

La 104º edición de la ronda gala saldrá mañana desde Düsseldorf, y llegará a la capital francesa el 23 de julio, tras recorrer 3.540 kilómetros. El británico Chris Froome busca su cuarto Tour, tras ganar en 2013, 2015 y 2016

Es la ‘madre’ de todas las grandes citas ciclistas. ‘Le Grande Boucle’. El Tour de Francia, y después todo lo demás, incluida la devaluada –por los tramposos y también por los ‘vampiros’- Vuelta a España. Quién se corona, de amarillo, en los Campos Elíseos, ocupa un lugar destacado y vitalicio, en la gran historia del ciclismo. La centenaria ronda gala, echa mañana a caminar, o mejor dicho a pedalear. Y lo hace, en Dusseldorf (Alemania), como anteriormente lo hizo en Utrecht (Países Bajos), o en Leeds (Reino Unido) para seguir haciendo caja, a costa de perder un poco de sus hondas raíces francesas. Aún así, el punto de partida, afortunadamente, no deja de ser una anécdota que se olvidará mañana. El pelotón tendrá que recorrer, y pedalear, 21 etapas y 3.540 kilómetros. Y subir montañas que parecen paredes, en los temidos Alpes y también en los Pirineos. Por eso, el Tour es la ‘madre’ de todas las vueltas.

Cuando se cumplen diez años de aquél épico Tour de Francia que conquistó por los pelos y 23 segundos de ventaja, Alberto Contador -en 2009 hizo doblete, y en 2010 los ‘vampiros’ hicieron de las suyas-, no hay favoritos en una edición muy abierta y que se anticipa reñidisima, y con muchos gallos en el mismo corral. El británico, Chris Froome, está en horas bajas. El colombiano, Nairo Quintana, llega al Tour sin apenas descanso (fue segundo en el Giro de Italia). Alberto Contador está en la recta final de su carrera, tiene 35 años, y en lo que va de año, solo ha conseguido ‘segundos’ puestos. Aún así, la competencia será grande en el pelotón, ya que los nuevos vienen pedaleando fuerte, como el francés, Romaní Bardet.

El británico Chris Froome intentará conquistar su cuarto Tour (el tercero consecutivo), aunque no oculta que el australiano Richie Porte viene pisando muy fuerte (hizo una gran actuación en el Criterium de Dauphiné). Frente a ellos, el colombiano Nairo Quintana, que a punto ha estado de ganar la ronda gala en dos ocasiones (2013 y 2015). Un paso por detrás está Alejandro Valverde (5º del ránking mundial), el belga Greg Van Avermaet (líder de la clasificación UCI), el eslovaco Peter Sagan (campeón del Mundo de Ruta), el irlandés Daniel Martin, o Vicenzo Nibali, un clásico de las grandes vueltas y ganador del Giro de 2016. Cualquiera podría dar la sorpresa y liderar la 104º edición del Tour de Francia.

Por cuarta vez en su historia, la ronda gala saldrá de Alemania. También pasará por Bélgica (una salida y una llegada), y Luxemburgo (una salida). El trazado de la edición de 2017 beneficia a los escaladores puros, ya que las dos contrarrelojes solo suman 37 kilómetros. No será un Tour para velocistas. La montaña llegará muy pronto, en la tercera etapa (el próximo lunes), con la rampa de Longwy. En la quinta jornada habrá un nuevo final en alto, la ascensión a La Planche del Belles Fines, mientras el domingo, el Tour subirá al puerto de Biché, inédito en más de un siglo de Tours, junto al Grand Colombier y el Mont du Chat, con un inclinaciones del 10% y un desnivel acumulado de más de 4.600 metros. Tras la primera jornada de descanso y dos etapas de transición, el pelotón llegará a los Pirineos, con una etapa larga (214 kilómetros) y otra corta (101), ambas con tres puertos. En la última semana del Tour, los ciclistas afrontarán las subidas al Croix de Fer y el Galibier, antes de llegar al Izoar, una llegada en alto de 14 kilómetros. La crono de Marsella, corta y plana (23 kilómetros), definirá la clasificación antes del paseo por París. Para entonces, el pelotón habrá menguado (el año pasado hubo casi 60 abandonos) y el podium ya estará decidido. Por delante, quedan 3.540 kilómetros de asfalto (como ir de Gijón a Cádiz, y vuelta, dos veces) y unas 100 horas de carrera, bajo el sol y la lluvia.

Quinquenio británico

Los ciclistas británicos han dominado el último lustro en el Tour de Francia. En 2012, la victoria fue para Bradley Wiggins (inglés aunque nacido en Bélgica), y un año después, Chris Froome logró su primer Tour, victoria que repetiría en 2015 y 2016. Solo Vincenzo Nibali logró romper el dominio de Gran Bretaña en 2014. El último italiano que había levantado el trofeo en los Campos Elíseos, había sido Marco Pantani, en 1998.

Un solo asturiano

Solo 13 españoles tomarán mañana la salida, en un pelotón de 198 corredores. Imanol Erviti, Jonathan Castroviejo, Jesús Herrada y Alejandro Valverde forman parte del Movistar Team. Alberto Contador, Haimar Zubeldia y Markel Iritzar (Trek Segafredo); Mikel Landa y Mikel Nieve (Team Sky); Ion Izaguirre y Javier Moreno (Bahrain-Merida); y Luis Ángel Maté y el asturiano Dani Navarro (Cofidis) completan la representación nacional.

El ‘rey’ de la montaña

El 19 de julio se disputará la etapa reina del Tour 2017, entre Le Mure y Serre Chevalier. 183 kilómetros de terroríficas rampas de los Alpes, después de una semana de cuestas empinadas, que serán la gran criba de cara a la clasificación final. Las subidas a Col d’Ornon (5 kilómetros, 6,7% de inclinación), Col de la Croix de Fer (24 km, 5,2%), el mítico Telegraph (12 km, 7,1%) y el Galibier (18 km, 7%) decidirán quién es el rey de la montaña.

El Movistar, 35 años

Movistar, una edición más, es el único equipo español que tomará mañana la salida en Düsseldorf. El Movistar, que afronta su 35º ronda gala, está capitaneado por el colombiano Nairo Quintana, dos veces segundo y una tercero en la ‘Grande Boucle’. Alejandro Valderde volverá a ser su escudero de lujo, aunque también esperará su oportunidad para conquistar alguna etapa, y escalar puestos en la clasificación.

Comparte:
  • Print
  • Add to favorites
  • RSS
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • email
  • Live
  • MySpace
  • Netvibes
  • Technorati
  • Twitter